domingo, 6 de marzo de 2011

HEX HALL. Rachel Hawkins.

Estoy leyendo un libro sobre una bruja adolescente, enviada a un colegio interno (Hecate) para brujas y prodigios rebeldes. Se llama Sophie y es lo menos parecido a una bruja prodigiosa, en principio...
El caso es que sólo quería echar un vistazo, pero el libro me ha enganchado y casi lo he terminado. No lo quería leer porque, siempre que se trata de magia, tengo recelos. Cada autor que aborda el tema de lo imposible establece sus propios códigos, y lo que es áltamente improbable en Harry Potter es perfectamente posible, por ejemplo, en Algo más que magia o en Crepúsculo. O en mi propio libro, El medallón de la magia, una historia que ya publicaré algún día. Y otra cosa que me hace gracia: en todas y cada una de las historias, la bruja o el brujo protagonista son, sin lugar a dudas, el mejor que ha existido en toda la historia del mundo mundial. ¡Qué poco originales somos!
Mi tío Manolo dice que creando personajes irreales, es facilísimo sacarse de la manga trucos para resolver una historia que se te ha quedado atascada, y tal vez lleve razón. Es siempre más fácil mover la varita que pensar. Lo difícil es crear un mundo mágico, un universo increible como el que plantea J.K.Rowling en Harry Potter. Incluso una historia que enamora, como Crepúsculo (sólo ese libro, ninguno más de la saga). Si buscas eso, Hex Hall no es tu libro. Si quieres leer un libro entretenido, ¿a qué estás esperando?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Me dejas tu reflejo?