lunes, 12 de febrero de 2018

ATAJOS, TRAMPOSOS Y LA PÉRDIDA DE LA ILUSIÓN.



Desde que empecé a publicar -antes de Amazon-, este blog ha sido mi cuaderno de bitácora sobre la escritura. Muchas de mis experiencias, de mis enfados cuando algo no parecía justo, están aquí. Los logros y los fracasos. Los principios, los finales, mis lecturas y lo que escribo.

He recogido mi experiencia en la autoedición en Amazon desde principios de 2012 y mi salto a la publicación tradicional, y hoy me veo en la obligación de hablar de lo que ha pasado este fin de semana. Porque creo que el silencio ha sido una consigna que hemos respetado todos -algunos más que otros- durante demasiado tiempo y ese silencio está costando mucho.

A algunas personas se les ha ido la salud, todos hemos perdido dinero -luego explico por qué- y muchos, muchísimos, hemos perdido la ilusión. Aunque no sea autoeditada, quiero que sepáis que me afecta exactamente igual. Amazon es también el escaparate de los autores que no somos superventas y he sido eclipsada del mismo modo que los demás.

Todos, autoeditados y autores con editorial, sobre todo quienes escribimos romántica, hemos sido víctimas en esta locura.

A todo esto, ¿qué ha pasado?

Pues lo cuentan muy bien en un blog, si queréis podéis mirarlo. Alguien se ha cansado del despropósito que llevamos sufriendo mucho tiempo y ha abierto la boca en el momento que ha tenido pruebas en la mano. Y se ha liado la de Dios es Cristo.

Se han descubierto plagios, se han puesto encima de la mesa prácticas que no son ilegales -la republicación no lo es-, pero que se saltan los principios básicos de la ética y ha hecho reventar el chiringuito que tenían montado a costa de hacernos perder dinero a los demás.

¿Lo explico ya?

No sé si conocéis el programa unlimited. Consiste en que los clientes de Amazon, a cambio de una tarifa plana de alrededor de diez euros pueden acceder gratis al préstamo de las novelas que están incluidas en el programa.Cada vez que una de estas personas toma prestada una novela en unlimited y la lee, el autor recibe una pequeña aportación por página. Diminuta y variable, que depende de una cosa que es el fondo mensual para unlimited. Ese fondo es el dinero que han aportado todas las personas que tienen el programa contratado. Cuantas más páginas se lean en total, menos cobrará cada autor por página porque se reparte ese fondo entre todos.

Si dos personas son las que tienen en el top la mitad de las novelas que lo componen -a saber cómo, que eso deberían explicárnoslo porque me despierta muchísma curiosidad-, significa que de sus novelas se están leyendo muchas páginas. En realidad les dará un poco igual cobrar un pelín menos por página, porque casi todas las que se leen son suyas. A mí, que en todo el mes me han leído, pongamos 2000, me irán restando poco a poco. Perjudicándome de alguna manera.

No sé si se entiende del todo lo que quería decir cuando me refería a que todos perdemos dinero. Ya, si te han plagiado, ni te cuento lo que pierdes. Mis personajes son mis otros hijos...

En realidad esto a mí me da igual, con mis páginas leídas al mes no tengo ni para tomarme tres cervezas, pero hay mucho más detrás de todo esto. Estos atajos, estas trampas, ni me extrañan ni me preocupan en absoluto. Siempre se dice que la verdad tiene las patitas muy cortas y todo, tarde o temprano, se acaba sabiendo. Y pudiéndose demostrar.

Lo que me molesta, de verdad, es otra cosa: la pérdida de la ilusión.

¿Sabéis lo que cuesta escribir una novela? Desde luego, sin copiarla de nadie, sin plagiar, no se escribe en una semana. Ni estando ocho horas al teclado, y menos de 300 páginas. Por muy mala que sea, por muy poco planificada que esté, por horrorósamente puntuada que te la encuentres. NADA. En una semana es imposible.

¿Os creéis que no lo he intentado y que hablo solo de hipótesis? Pues no sé si habrá alguien más loco que yo por ahí y que le dé por experimentar más, no sé si muchas personas son capaces de meterle a las novelas empujones de diez mil palabras, pero lo he intentado. Ni aun así se escribe tan rápido. O sí, pero el cagarrio que sale no vale ni para borrador del borrador. No os creáis a los gurús que están intentando convencer a medio mundo de que todos tenemos un escritor dentro del alma porque NO. Ni somos unos genios ni hay tiempo suficiente.

Para traducir una novela desconocida con el traductor de Google, mandarle a alguien por cuatro duros que le dé una vuelta para que no suene tan raro y publicarla con una portada chula y una sinopsis llamativa pues igual con una semana llega. ¡¡¡Pero no me digáis que no es cutre!!!

Además de ilegal, feísmo porque sería un plagio, horrible porque te apropias del trabajo de otra persona que, igual ni se entera, pero como se entere como poco perderá dos kilos y se pegará una panzada a llorar. Esto tampoco es una hipótesis. Dos veces me han plagiado Su chico de alquiler, que hace falta ser imbécil para plagiar esta novela con la cantidad de veces que la he promocionado. Era cuestión de tiempo que alguien me lo dijera.

Lo dicho, que perdí un par de kilos, lloré como una boba y tardé dos horas en lograr que la quitasen. Y le lancé una maldición -permítalo Dios que te toque la lotería- a la persona que puso la segunda porque le puso una portada que era para castigarla a copiar mil veces: "Esta aberración de protagonista no es Javier Muñoz, el mío es mucho más guapo".

Por cierto, ahora que he llegado a Javier, os cuento lo de la ilusión. Acaba de hacer un año que publiqué Entre puntos suspensivos. La novela se mantuvo en el top de Amazon un par de días, justo el del lanzamiento y otro, y después se perdió en el maremagnun de novelas publicadas a un ritmo exponencial. Y aquí viene la pérdida de la ilusión y volvemos al programa unlimited.

Si una novela está en este programa, cada página leída tiene dos premios. Uno, el dinero que lanza a la cuenta corriente del autor. Dos, las posiciones que sube en el ranking. Eso se llama visibilidad.

Entre puntos suspensivos salió sin unlimited, como la mayoría de las novelas de editorial, a las que se les da un tiempo para que se defiendan solas. Vamos, como si te sueltan en una batalla que se libra a espadazos con un silbato: no duras diez minutos. No tuvo opciones. Daba igual lo que se promocionase, total, "si tú ya tienes editorial", me decían, no te estreses. Coño, como si eso fuera todo, como si me pagasen los royalties sin vender. "si tú ya la tienes papel", como si la visibilidad el papel no tuviera nada que ver con que la gente hable de la novela.

Mi novela, en realidad como las novelas de muchísima gente, se perdió.

Un trabajo largo. Dos meses de borrador. Dos meses de reposo. Dos meses de reescritura. Dos meses de espera hasta que supe que se publicase. Dos meses para la primera revisión del digital. Dos meses para la revisión del papel. ¡Ostras! ¡Un año!

Y esta ha sido la novela que más rápido he escrito porque llevaba AÑOS pensándola. Documentándome. Soñando con los personajes. Lo tenía todo tan claro que salió a borbotones. Pero sin simultanear con otra, sin publicar nada más.

Lerda que es una y no es capaz de ir más deprisa. Y total, para nada, para que la gente prefiera leer esas otras cosas.

Aunque, ¿de verdad alguien leía eso? Porque nadie lo reconocía pero ahí estaban.

Tal vez es que hay algo más que se nos está escapando.

Por cierto, otra vez la romántica ha sido el género al que le ha caído una tonelada de mierda encima y ¿sabéis por qué? Porque consentimos demasiadas veces que todo el mundo se crea que es un género en el que vale todo, que se diga que no exigente. Porque este todo vale del que han sido un nefasto ejemplo ha hecho que proliferen auténticos horrores que le dan una patada en la boca a la verosimilitud y se pasan por el forro las mínimas normas de sintaxis y ortografía. Pero claro, es que todo valía.

Pues no, no vale todo.

Ya está bien.

Como lectores deberíamos empezar a ser más justos. Elegir con más criterio. Yo os juro que lo intento y cuando encuentro novelas que valen la pena, lo cuento. Y cuando no me gustan, no me dedico a machacarlas. Hago algo mucho más útil: me quedo calladita, que estoy más guapa y no le hace daño a nadie.





20 comentarios:

  1. Igual ha llegado el momento de no quedarse calladita cuando se lee algo malo o se encuentran cosas raras...
    Y, sobre todo, no tires la toalla, los buenos ganan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que haya sido un bache, pero no por mí, por toda la gente que trabaja y tiene talento.

      Besos

      Eliminar
  2. Razón te sobra para estar molesta, para denunciarlos, para reclamar lo justo, pero sabes qué, no pierdas la ilusión.
    No pierdas la ilusión primero que nada por tí misma, para que tu mente siga motivada creando esas bonitas historias y para que sigas disfrutando de hacer lo que te gusta: escribir. No pierdas la ilusión por los que te apoyan en casa, aunque eso les cueste tenerte menos tiempo para ellos. Por la familia, los amigos y los lectores que confían y creen en tí. Por nosotros, tus lectores, esos que no te conocíamos hasta que leímos uno de tus libros y quisimos leerlos todos y cuando los leímos todos estamos esperando el próximo. Cuando sientas que vas a perder la ilusión piensa en todo lo que vale y tienes.
    El mal, la injusticia y los tropiezos siempre van a existir. Nos toca enfrentarlos, denunciarlos, reclamar derechos y no permitir que nos roben la ilusión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes cómo cuesta, pero sé que hay quien sí valora esto y creo que es lo que hace que al final saque los bolis de colores, las libretas, el taco de marcadores y abra un archivo.

      Capítulo 1...

      (Se me olvidó leer las fotografías, mañana sin falta)

      Besos!

      Eliminar
  3. Como dice Elena, razón te sobra para estar enfadada, molesta, irritada... Pero no pierdas la ilusión. Piensa en las alegrías, en todas las historias que nos has contado, con las que hemos disfrutado. No pierdas la ilusión por culpa de gente que no merece la pena.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si yo no voy a dejar de escribir, eso lo sé porque soy incapaz. Lo he intentado, pero al final acabo cayendo, soy adicta a esto, como otros lo son al tabaco o al alcohol. Pero es verdad que muchas de estas cosas te hacen preguntarte para qué. Y en esos para qué a veces me he atascado meses.

      Besos

      Eliminar
  4. Mi admirada Berenice... Tendrás que superar estas cordilleras artificiales. Tus personajes te necesitan. Ánimo.

    Rafael

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Les dedico el tiempo que me queda entre hacer la comida, ocuparme de mi trabajo y sacar al perro. Menos mal que soy multitarea y soy capaz de contestarte mientras preparo un arroz con verduras, a la vez que echo un vistazo a los apuntes de la novela que estoy terminando y anoto algo que se me ha ocurrido para el blog.

      Esto te afecta hasta a ti, porque también te ha ocultado. Y tú eres de los que hay que leer.

      Besos

      Eliminar
  5. Mayte Esteban...He llegado a tu blog por un amigo en común, y soy una de esas escritoras, que como tú, se hinchan a llorar y se desilusionan, pero seguimos luchando (lo de los kilos, solo te pasa a ti, la vida no es justa)
    Nos plagian, te descargan gratis, las editoriales cutres, con quienes una vez trabajaste se crean con derecho de seguir robándote impunemente año tras año. Es la barra libre de la desfachatez por parte de algunos, y la mayor cobardía al apuñalarte por la espalda, al robarte tu trabajo por parte de otros.
    Menos mal, que existe también su parte amable: Las amigas y compañeras que te ayudan, apoyan o animan cuando estás a punto de tirarlo todo por la borda. Con las que te ríes de cada tropiezo, te ayudan a buscar soluciones, o nuevos caminos.
    ¿Sabéis lo que se oculta detrás de un libro? Miles de horas de una vida, de sentimientos vertidos directamente de tu corazón, ilusiones, sueños, esperanzas, imaginación, quebraderos de cabeza, escenas que retocas una y mil veces, sentimientos que extraes de lo más profundo de ti, cientos o miles de correcciones, dinero en portadas, maquetaciones, nervios, impaciencia...Lucha y más lucha para hacerte un huequito difícil entre aquell@s que te leen y asisten a todas las presentaciones que sufres para conseguir, para quienes te regalan un "me gusta", una crítica o un mensaje privado que compensará todos esos desvelos, en noches largas delante de un folio en blanco, mientras tu cabeza diseña esas historias maravillosas que quieres compartir.
    Algo debe cambiar...y todo empieza por el hecho más simple, comenzar a luchar contra todas esas prácticas.
    Encantada de leerte. H.D.CRUZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa parte amable es siempre la que quiero. Estar cuando alguien me necesita y contar con alguien cuando soy yo la que duda. Entiendo las miles de horas, los sentimientos, el hacer equilibrios con el tiempo para poder llegar. Los sueños que descargas, las emociones muy tuyas que vas poniendo en los personajes para que vaya alguien y se los adjudique por la cara.

      De momento, esto ha puesto a la vista la punta del iceberg, pero hay más. No me cabe en la cabeza que haya libros que se suben al top de personas anónimas que ni tienen Facebook, Twitter o cualquier otra red. De verdad, si alguno sabéis cómo lo hacen, me lo contáis. No atender las redes y estar visible no siendo superventas no sé cómo se hace.

      Me lo puedo imaginar, pero nada más.

      Un beso y encantada de que pases por mi blog.

      Eliminar
    2. Creo que la ignorancia, a veces, es una bendición Mayte. Solo podemos seguir y dar lo mejor de nosotras mismas, no somos responsables de los actos de otros, pero si de nuestro esfuerzo, de creer en nosotras mismas y en nuestros libros.
      Un beso grande y suerte!!

      Eliminar
    3. Mira si no cabía en cabeza humana y si el iceberg era del tamaño del que hundió al Titanic que estoy leyendo que han desaparecido un montón de perfiles en Amazon hoy. Y alguien cuenta que empiezan a pedir número de registro para subir obras.

      Veremos qué más sale.

      Besos

      Eliminar
  6. Mayte suscribo cada palabra que has escrito. Ser escritora es un gran sacrificio que nadie valora, y gracias al pirateo y todas estas sucias tetras de unas y otras, es cierto que se te quitan las ganas de dedicar tu vida a esto. Pero creo que es algo que llevamos dentro y que necesitamos tanto como respirar, somos contadoras de historias y yo no podría vivir sin ello. Lo único que hay que hacer es luchar por la causa, porque todos reconozcan al género como algo de calidad y no nos comparen con esas tiparracas. Porque se tarda mucho tiempo, nos cuesta salud y esfuerzo, además de dinero, poner una novela EN CONDICIONES en el mercado, y esa es nuestra lucha, dignificar el género. Yo creo que merece la pena y te invito a que me acompañes. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo mismo que llevo intentando años, escribir novelas que no sean tramposas, que tengan una escritura por la que merezca pasearse y una trama que de un paso más allá de la mera historia romántica. Me han pasado tantas cosas por el camino que me dan ganas de bajarme del tren muy de vez en cuando. Un ejemplo, mío siempre, no necesito involucrar a nadie porque tengo historias para aburrir. Acabo de entrar en Amazon y he visto los comentarios de una estrella que tengo en una de mis novelas. Yo sé las circunstancias de cada uno. Sé cuándo llegaron. Sé dónde estaba la novela y por qué le llegaron justo ese día y no poderlo decir, porque lo siguiente que hace alguien es decirte que te calles, que no admites una crítica, me da mucho coraje. Las admito, y no solo las admito, las necesito para crecer, pero estos comentarios se limitan a decir cosas como que no trabajo las novelas o que son una pérdida de tiempo. Razonamiento cero.

      Espero que algo cambie, aunque no sé.

      Besos

      Eliminar
  7. Maravillosa entrada y grandes verdades. Yo soy prácticamente invisible, una completa novata que lucha por dar visibilidad a sus novelas, que intenta ser original y que sus historias estén lo mejor posible antes de que salgan a la venta. Es una pena que las que trabajamos por hacerlo cada vez mejor, pasemos desapercibidas, o incluso nos metan en el mismo saco que esta gente que se dedica a desprestigiar y tirar por el retrete el género literario que tanto amamos.
    Personalmente intento no meterme en estos follones y me dedico a escribir cada rato que puedo, así me centro en lo que me gusta; aún así, estoy afectada por lo que ocurre...
    Ojalá no se pierda la ilusión y continuemos trabajando para dar lo mejor de nosotras sin quitar nada a nadie.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Igual si me hubieran dejado en paz desde el principio yo también me habría mantenido al margen, pero me han hecho tantas cosas que llega un momento en el que dices "hasta aquí". Es un género que bien llevado puede aportar mucho, pero caemos todos en ese cajón de sastre que se ha convertido. Duele.

      Un beso y a seguir. No queda otra.

      Eliminar
  8. POr mi parte, gracias por abrirme los ojos ante una realidad que no conocía.
    No tengo unlimited, pero por lo que has compartido, te prometo que nunca tendré. ME parece muy fuerte.
    ESto desilusiona a cualquiera.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad el programa está bien, es el uso fraudulento que se hace de él lo que no está bien. Creo que si no contase en el top como las ventas, otro gallo cantaría. En todos los sentidos.

      Eliminar
  9. Hola Mayte! Como bien has dicho, el género romántico ha vuelto a recibir una paliza por culpa de ilegalidades, chanchullos y plagios varios. Un género ya bastante denostado por muchos, pues lo único que necesitaba era esto.
    He de decir que yo me leí un libro, sólo uno, de estas personas y no he repetido, ni repetiría. Y supongo que como yo ha habido muchas personas, porque además de mal escritos no eran historias coherentes. Así que yo siempre he tenido mis dudas sobre que se leyeran tanto. El motivo de estar entre los más leídos y en el top de los rankings, lo desconozco, aunque lo único que se me ocurre son trampas y más ilegalidades para conseguirlo.
    Yo discrepo contigo en lo que comentas de callarse si no te gusta un libro. Yo si NO me gusta un libro, lo digo abiertamente. No pretendo que mi opinión sea la única válida ni imponer a los demás en que no lean ese libro en concreto, pero como adicta lectora me siento obligada a dar mi sincera opinión. Luego que cada cual haga lo que quiera.
    Por último, me gustaría decir que estas personas de las que se ha descubierto todo lo que hacían, yo no las considero escritoras y los que de verdad escribís, y lo hacéis bien no debéis dejaros hundir por esto. Ni perdáis la ilusión. Como bien has dicho, al final todo se sabe y aquí ya ha llegado el momento para que se les descubriera.
    Un besote y a seguir escribiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me llegaron a decir que si estaban ahí era porque tenían su público, pero el caso es que con todos los lectores que conozco, nadie reconocía leer esos libros, así que yo ya no sabía qué pensar. Yo lo intenté y no lo conseguí, pero es verdad que soy exigente y no vale cualquier cosa.

      Me parece muy bien que comentes todo y digas lo que te parece, porque he leído tus reseñas y sé que eres respetuosa, pero hay mucha gente que no lo es en los blogs, y te lo digo desde el punto de vista de autora a la que han insultado y de lectora que ha visto cómo se decían burradas de un libro que yo había leído. Pero no burradas del tipo no me gusta, sino frases que directamente eran un insulto. Te puede no gustar un libro, pero o lo justificas bien y con respeto, o mejor no lo hagas. Y te aseguro que cuesta más decir los errores de un libro y yo no tengo tanto tiempo.

      Sobre lo de ser o no ser... he ahí el dilema. Yo creo que hay menos escritores de lo que parece. Usamos la palabra un poco a la igera.

      Besos!!

      Eliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.