Así comienza...

En esta página quiero ir poniendo los primeros párrafos de mis historias.


El principio de LA CHICA DE LAS FOTOS

TOMA 1

Cocina del hotel. Lunes por la tarde.

Rocío irrumpió en la cocina del hotel empujando la puerta con energía y se dejó caer rendida en la silla más cercana al acceso del restaurante. Las bisagras batientes tardaron un poco en encontrar de nuevo el punto de reposo.
—¡Catorce habitaciones terminadas! ¡Odio los lunes con todas mis fuerzas! —dijo mientras se servía agua de una jarra.
—No te quejes tanto, sabemos que te encanta venir a vernos cuando acabas de borrar el rastro de los clientes del fin de semana.
Daniel, el cocinero, acercó a Rocío un café recién hecho y el último trozo de la tarta de chocolate que había preparado para celebrar su entrada en la treintena. 
—¡Felicidades! —dijo ella levantándose para darle sonoro beso. Apretó los labios contra su mejilla dejando un bonito estampado de carmín digno de protagonizar una camiseta.
—Ya pensaba que se te olvidaba, por eso he decidido guardarte una pista —aclaró Daniel—. Estos buitres no han dejado nada más.
Desde el otro extremo de la cocina se escuchó un gruñido, un murmullo ininteligible al que ninguno de los dos prestó la más mínima atención. Luisa, ayudante de cocina y camarera ocasional, limpiaba la plancha con energía. Para ella la jornada laboral se terminaba en el instante en el que decidía que se podía ir a casa. No le preocupaba si había llegado la hora, solo si le parecía que el trabajo estaba terminado.
—¿Qué hora es? —preguntó Rocío. Se había vuelto a olvidar del reloj en el cuarto donde se cambiaban.
—Las cinco y media. Hoy has acabado antes que otros días. ¿No te habrás dejado alguna habitación a medias?
—¿Dudas de mi profesionalidad, Daniel? —Sonrió Rocío—. ¡Esta tarta está deliciosa! Me tienes que dar la receta —dijo, saboreando los restos de chocolate prisioneros en la comisura de sus labios.
—¿Y se puede saber para qué quieres mi receta de la tarta de chocolate? Reconócelo, no tienes ni idea de repostería, te acabarás cargando esta obra de arte.
—Tendré que empezar a aprender ahora. Mi madre dejará de cocinar para mí dentro de poco más de un mes —apuntó Rocío —. Por cierto, ¿de verdad crees que tengo tan mala memoria como para olvidarme por completo de tu cumpleaños, Daniel?
Se levantó, salió al comedor a través de la puerta de la cocina y volvió con una enorme caja que llevaba todo el día esperando escondida debajo de una de las mesas.
—¡Vamos, Dani! ¡Cógela! ¡Cuidado, pesa mucho!

El cocinero, estupefacto por recibir un regalo y por el tamaño del colorido paquete que cargaba la camarera, tardó un poco en reaccionar. Rocío se lo puso en las manos cuando todavía no había logrado cerrar la boca.


* * *

El principio de DETRÁS DEL CRISTAL.

1

7 de diciembre. Salón de Raquel. 22.15.

Raquel Hidalgo era una fanática de internet y, sobre todo,  de redes sociales como Facebook o Twitter. Desde que las descubrió buscaba momentos libres para echar un vistazo en las páginas de su grupo de amigos, para colgar alguna imagen de cualquier tontería o, simplemente, para vagar por aquel mundo virtual plagado de gente que en sus fotos siempre sonreía. Era eso lo que más le atraía: las sonrisas. Gente feliz contándoles a los demás su propia felicidad.

Ese día, mientras estaba sentada frente a su ordenador, con las notas de "Only when I sleep", una vieja canción de The Corrs sonando de fondo, saltó un mensaje privado. No lo esperaba porque ella no se permitía dejar mensajes a nadie, sobre todo porque siempre cabía la posibilidad de recibir una respuesta que no deseaba. Era de un desconocido, alguien que en lugar de nombre y apellidos sólo había colgado en la red un nickname que le llamó la atención. Sabía que aquello le traería problemas, pero la curiosidad pudo más e impulsó a su mano y el ratón hizo clic en abrir. Una flor empezó un divertido baile lleno de guiños y un breve mensaje apareció debajo:

–«Sólo florecemos si nos riegan con amor de verdad».
–¿Quién ha escrito esa tontería? –La voz de Paco, a su espalda, la sobresaltó. 

Los acordes que escupía el winamp habían ocultado el sonido de sus pasos entrando en la habitación.

–No lo sé. Es posible que alguien me esté gastando una broma... Ya sabes cómo es esto... –Un temblor en la voz y un titubeo fueron dominados por una sonrisa forzada que buscaba disfrazar también en su mente la palabra "miedo".
–¡Espero! –La seca respuesta de Paco fue una de las mejores con las que la premió esa semana.

Raquel suspiró con alivio cuando él abandonó la habitación.

La cara de Paco, antes hermosa, llevaba dibujada desde hacía tiempo una sombra. Ya no era el mismo hombre del que se enamoró, había cambiado los detalles, las sonrisas, los besos apasionados y las caricias por indiferencia en el mejor de los casos. Había malas contestaciones, desprecios y, quién sabe si por temor, por instinto o por un presentimiento que andaba rondando por su cabeza, Raquel optó por dar por finalizada aquella sesión de internet bruscamente.

No quería dar motivos para una nueva discusión.


Últimamente las discusiones empezaban por cualquier motivo tonto y siempre acababan en el mismo lugar.

* * *

El principio de EL MEDALLÓN DE LA MAGIA.

"VARIOS SIGLOS ANTES.


Los guisantes, ese año, produjeron una cosecha mayor de la esperada. Brianda recogió por la mañana más de los que le iba a ser posible preparar, pero no le importó. Siempre disfrutaba del lor dulzón de la vaina al abrirla para extraer las semillas y, de todos modos, no tenía demasiadas tareas. Terminó todo antes de recoger la legumbre y dedicarse a aquella relajante faena. Mientras sus dedos se movían con diligencia, separando las semillas de su envoltorio verde, su mente vagaba, perdidos sus pensamientos en la muerte de aquella muchacha. No le había sido posible ayudar y eso le causaba inquietud. Ella, que poseía dones desconocidos para la mayoría de los mortales, había llegado tarde. El miedo y la ignorancia eran la causa de todo aquel desastre. Miedo al Tribunal, que se encargaba de mantener a la gente al margen de todo conocimiento. La chica estaba muerta pero no así aquel hermoso niño. Algo era algo.

* * *

El principio de LA VIDA EN PAPEL.

"LOS 57 HIJOS DE LA ABUELA CARMEN.



Las negras nubes que llevaban varios días amenazando con descargar con furia contra los tejados se decidieron de repente aquella tarde. Isabel miraba tras la ventana mientras buscaba en su mente algo que pudiera mantenerla ocupada, algo que desviase de su pensamiento a Raúl. Estaba cansándose de extrañarlo tanto. Todavía no podía creer que alguien pudiera llegar tan tranquilo una tarde y pudiera decir, sin inmutarse, que una relación de años se había acabado porque estaba cansado. ¿De qué? Eso no lo sabía, sólo estaba seguro de que ella no era lo que quería para su vida. Y se había marchado. A lo mejor, todos aquellos años juntos sólo habían sido, para él, un tiempo en el que no encontró el valor. Estaba segura de haber oído una
canción que hablaba de lo cobardes que somos para romper relaciones largas. Cobardes o considerados. De todos modos, no había que hacerle demasiado caso a las canciones. Incluso los que las escriben, a veces, no
están de acuerdo con ellas tiempo después."



* * *

El principio de LA ARENA DEL RELOJ

"Cuando ya has vivido parte de tu vida sientes la necesidad de mirar hacia atrás, de recordar acontecimientos que marcaron tu pasado y condicionaron lo que entonces era tu futuro. Novalis decía que la vida debe ser una novela que inventamos y yo creo que todas las vidas, por sencillas que parezcan, llevan escondida una novela.

A veces, cuando mis alumnos me preguntan por qué hay que estudiar Historia siempre les digo que la Historia así, con mayúsculas, forma siempre parte de nuestra propia historia personal, porque los acontecimientos que afectan al conjunto de la sociedad también tienen su reflejo en nuestras vidas, en las de nuestros antepasados, de modo que lo que hoy es nuestra historia, la de cada uno, depende en buena medida de cómo esos acontecimientos afectaron a nuestros antepasados, o a nosotros mismos.
Si miras hacia atrás en el tiempo verás que en tu vida han pasado muchas cosas, pero también la Historia ha avanzado y muchas de esas cosas que hoy tengo que enseñar a mis alumnos, que están en los libros de Historia, fueron para ti hechos que viviste de cerca, el mismo día que sucedieron.
Cuando me cuentes tu vida vamos a hacer un ejercicio: ¿Dónde estaba yo el día que...? ¿Cómo influyó eso en mí? ¿Qué ocurrió que hizo variar mi destino? Verás como la Historia es también tu historia y que una vida, aparentemente normal, es también una novela. La novela de tu vida."


* * *



Aquí os dejo el comienzo de SU CHICO DE ALQUILER.


          "La ciudad se despereza. Las calles se empiezan a llenar de coches que van a provocar el atasco de siempre. Se abre el grifo de una ducha. Se enciende una cafetera. Un perro reclama su paseo de cada día mientras su dueño trata de sacarse de encima los últimos recuerdos del sueño de esa noche que ya no es. La vida se pone en marcha detrás de cada ventana, empezando a escribir la crónica de ese día de invierno en Madrid. Miles de personas entremezclan sus vidas a diario, se cruzan, se miran, se dejan pasar, utilizan el mismo autobús o compran el periódico en el mismo kiosco sin tomarse un sólo segundo en reconocerse. Es lo más normal en una gran ciudad. Uno ha visto al vecino de la puerta de al lado porque alguna vez han coincidido al tirar la basura o en el ascensor, pero nada más. Los amigos son los compañeros de colegio o de trabajo y algún familiar que no te cae demasiado mal. La vida discurre entre la monotonía cotidiana y los sinsabores de un tiempo en el que nadie es lo que le gustaría, donde nadie hace lo que los demás esperan de él. Ni siquiera hace lo que él espera hacer. A veces las historias de dos personas de esas que se ven todos los días se mezclan y se convierten en algo fuera de la rutina."

                 
                            * * *




El Reflejo, primer premio de Cuentos y Narraciones Breves Ciudad de Cantalejo, 2009. Se puede descargar entero accediendo a la página del Ayuntamiento de Cantalejo o pinchando en el título.


EL REFLEJO


La niña nació el 11 de agosto de 1609. Su madre la abandonó a las puertas de una taberna mugrienta, poco antes del alba, sin preocuparse siquiera de ponerle una cobija que tapase su menudo cuerpo. Así, desnuda y llorando a pleno pulmón, la encontró el tabernero. Lo primero que pensó fue lo lógico, que la llevaría a un convento que estaba a dos calles de su fonda pero, tras unos instantes de vacilación, decidió que no era lo mejor. En esos días el Tribunal del Santo Oficio estaba en pleno proceso contra un viejo amigo del tabernero y cualquier cosa que le recordase la Iglesia le hacía torcer el gesto. No, de eso nada. La niña que habían dejado en su puerta iría al orfanato de la Casa y Corte. Cualquier cosa era mejor que dejarla en manos de las arpías de las monjas, cómplices de aquellos frailes acosadores que dedicaban su vida y su esfuerzo a hundir la de los demás, convirtiendo el calvario y la vergüenza de una familia en una fiesta pública que se llamaba Auto de Fe.


Antes de salir hacia el orfanato arropó a la pequeña con un mantel que llevaba sin lavar varias semanas. Al principio pareció calmarla un poco; aunque era agosto durante la madrugada hacía frío, y hasta hacía sólo unas horas había estado en el vientre de su madre, a salvo de cualquier inclemencia del tiempo. El cambio había sido tremendo. El mantel tenía un insoportable olor a vino que volvió a arrancar los berridos de la pequeña. Tenía hambre y malestar y una única manera de mostrarlo al mundo. El tabernero era un hombre fornido, acostumbrado a lidiar con borrachos y delincuentes pero no sabía qué hacer con ella. No conocía ningún medio para calmar a un bebé hambriento salvo la de apretar el paso para llegar cuanto antes a un lugar donde sus brazos fueran reemplazados por otros.


1 comentario:

  1. Me gusta mucho como escribes,acabo de hacerme seguidora y espero seguir leyéndote.
    Te invito a que visites mi blog de reciente creación y que ahora retomo con publicaciones más seguidas.
    Si te apetece dejar un comentario, será estupendo para conocer la opinión de los lectores.
    un saludo.Rosa.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?