jueves, 11 de octubre de 2018

EN LA SALA DE ESPERA

Se me ha olvidado el kindle y estoy en la sala de espera del dentista. Como me aburro, observo. Me he enterado de que el nieto de una señora es la sexta generación del negocio familiar, que el lunes le sacan el último diente para ponerle dentadura postiza y que, gracias a Dios, a ella no le duele nada.

No sé a quién se lo cuenta, el resto de la gente está en silencio. Todos estamos abducidos por los móviles. Echo un vistazo y veo a uno revisando Instagram. Hay otra mandando mensajes de manera frenética y dos niños jugando. La pila de revistas espera a que alguien le muestre atención,  pero por lo nuevas que están me temo que no consiguen mucha.

Qué distintos somos a los que éramos hace solo una década.

Qué poco queda de aquello que fuimos.

Solo la señora mayor continúa aferrada a viejas costumbres. Acaba de abrir una revista.

6 comentarios:

  1. Las señoras mayores son todas iguales, independientemente del siglo en el que estemos. Supongo que es algo de agradecer, una constante en nuestra especie. Que ya sabemos que al ser humano le cuesta mucho asimilar los cambios. Un besote Mayte.

    ResponderEliminar
  2. Hace años me apunté a un movimiento (yo sola, mentalmente) que se llama vivir lento. Después de una época de mucho estrés, necesitaba algo así. Consistía en vivir más despacio, un poco como antes. Un poco menos siglo XXI. Un poco al ritmo de esta señora.

    Me duró poco, la verdad, porque enseguida me "rescataron" de esa vida de paz. Ahora he vuelto y llevo como un mes viviendo lento. Hago mi trabajo, pero sin correr y he dejado todo lo que no implica pura supervivencia o no me llena. Mis mañanas son geniales. El otro día, me tumbé en la cama a ver pasar las nubes y cuando me quise dar cuenta me había dormido.

    A mí me cuestan los cambios. Cuanto menos tenga en mi agenda, menos tendré que cambiar.

    Creo que no te he contestado, pero es que estoy en modo lento y hago el vago hasta para pensar.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Se echa de menos aquellos tiempos en los que hablábamos. Y cotilleábamos...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo echo de menos a la Mayte del siglo XXI.
    ¿Cuándo vuelve?

    ResponderEliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.