sábado, 8 de enero de 2011

BIENVENIDOS

El día que me esté quieta, que no investigue por estos mundos virtuales, seguro que será porque me he puesto mala. Hoy, enredando, he encontrado como hacer para que mis amigos conozcan mi blog, o eso creo. Por eso este mensaje de bienvenida. Espero encontraros en algún comentario, aunque no sea bueno.

UN E-BOOK EN MI VIDA

Desde que me encontré por primera vez con la noticia de la existencia de libros electrónicos he querido tener uno. El día de Reyes me lo encontré al lado de mis zapatos, justo entre una moto teledirigida y la guardería de los barriguitas. No me pilló por sorpresa, los Reyes Magos hace tiempo que perdieron su chispa en mi vida, pero reconozco que ha sido el regalo que más ilusión me ha hecho desde hace años. Siempre es mejor un e-book que un llavero...
En mis planes está que me acompañe en las interminables tardes de parque, en las que mi única misión es que ningún niño de los que cuido (míos o ajenos) se rompa la crisma con los columpios. Sin embargo, hoy mismo me he encontrado con el ¿decimo? escollo: ¡se calienta a lo bruto! En enero no es mucho problema pero puede que me de algo en pleno mes de agosto, en la calle desde las cinco de la tarde, me acuerde del que lo diseñó y hasta si me apuras de su abuela paterna.
¿He dicho décimo problema? También encuentro que en el mío no se puede ampliar la letra (o es que soy idiota y no soy capaz de hacerlo) y otro montón de pequeñas mejoras para que sirva para algo más que para añadir otro peso a mi bolso. Démosle tiempo y vayámonos quejando de lo que no nos convence. Hace poco leí que el 90% de los científicos que han existido en toda la historia de la humanidad están vivos, así que algo podrán hacer...