domingo, 19 de julio de 2009

LA ARENA DEL RELOJ, el libro que escribí con él.

La vida es sorprendente. Cuando crees que ya no es capaz de darte algo nuevo, va y lo consigue. Cuando mi padre murió hace tres años, pensé que se había acabado. Todo lo bueno que me correspondía se había terminado y, el resto, sólo sería esperar el final. Ya había sido madre las veces que lo seré, ya había tenido la mejor familia, ya me había encontrado con el amor de mi vida y ya había empezado ese pastel tan amargo que es el de las despedidas de los que quieres. ¿Qué más queda? Ni siquiera pensaba que me quedaba el principal sueño, el que siempre me ha mantenido en pie. Me quedaba encontrar el reconocimiento por mi trabajo. Hoy, gracias a un par de premios menores, he logrado llegar al sueño: publicar.

No nos engañemos, es sólo una autoedición, pero no tiene publicidad más allá del boca oreja y ya llevo vendidos más de veinte ejemplares. Más allá de lo que nunca me atreví a soñar. Lo que menos me gusta es que siempre me dicen que han llorado y no era mi intención. Lo mejor, que algunos que ya lo han leído, descargado de internet o porque se lo han dejado, me lo piden en papel. Voy a tener que hacer otro pedido.

La vida todavía me tenía reservado este regalo. Mi padre, sin estar físicamente, lo ha conseguido. Siempre he dicho que era el mejor. No hay nada que no haya conseguido para mí.

viernes, 3 de julio de 2009

Y ahora tengo una tienda!

Esto de internet me supera. Resulta que al publicar en Lulu me han creado una tienda virtual, donde se exponen mis creaciones para todo aquel que sea capaz de llegar a ella. No tengo ni idea de entrar yo, así que como para que la encuentre otro. Como buena lectora que soy (lo de escritora lo dejo para que lo valoren los demás) le he puesto nombre a mi tienda; uno que resume muchas cosas de mí. Se llama "Erase una vez..." Creo que no hay mejor nombre para una librería.

sábado, 20 de junio de 2009

He desbloqueado el medallón de la magia

Por fin ha salido el fallo del concurso de Colmenar Viejo y ni he sido finalista. Supongo que mi historia era demasiado "light" si la comparas con los títulos de las novelas que sí lo son. El caso es que la he desbloqueado, lo que significa que tengo varias opciones: reescribir algunas cosillas que todavía no me convencen o publicarla por mi cuenta. O tirarla a la papelera. La verdad es que esto de los concursos me deja con sensaciones muy contradictorias, así que a lo mejor lo dejo. Si sale bien es un subidón, pero si sale mal me afecta más de lo deseable, así que no compensa. Mi objetivo en la vida es vivir tranquila y feliz. No voy a hacer nada que rompa esa línea. Ya la vida solita se encarga de ponerte zancadillas para que te las vayas poniendo tú.

sábado, 13 de junio de 2009

Libros perdidos

No es una reflexión, es que me han perdido unos libros y he descubierto que me pone más nerviosa eso que el hecho de no tener ingresos fijos. Creo que debería hacermelo mirar. Llevo quince días esperando mi paquete y no me llega, y cada vez que salgo del ascensor y veo que no está en el buzón el aviso... ¡me entran ganas de llorar! Mira que soy tonta.

domingo, 10 de mayo de 2009

CARRALAGUNAS 2009

Ayer nos apuntamos todos a una marcha andando por las lagunas de Cantalejo. Estamos medio locos e hicimos que Aitana, que protesta hasta para ir andando al cole, a doscientos metros de casa, se anduviera los más de once kilómetros de recorrido. Yo sé que a algunos les pareció una trampa pero acortamos por el pinar (Alex, Andrea, que se nos agregó agotada, Aitana y yo). Alberto se hizo el recorrido entero y encantado, aunque no fue capaz de seguir el ritmo de algunas de las que iban al principio. ¡Si más que andar corren!

Lo de Marina y Elena... ¡chicas, que os perdí a los cien metros! Seguro que fue la niña pero los vuestros, también del 2.003, se hicieron el recorrido enrito y entraron de los primeros.

Bueno, que fue una experiencia genial, porque la tarde estuvo nublada y los únicos que usamos la ambulancia (no hubo lipotimias) fuimos nosotros porque ya nos habían pasado hasta los que corrían que salieron dos horas después. Lo único malo fue que se me olvidó la cámara y no puedo poner ninguna foto.

Esperemos que para el año que viene haya entrenado un poco, no lleve a Aitana colgada y sea capaz de llegar un poco antes de la última...

martes, 28 de abril de 2009

Primer primer premio

Pues eso, que era el primero.

sábado, 18 de abril de 2009

OTRA VEZ!!!

He vuelto a ganar otro premio literiario. Esta vez el relato se llama "El reflejo" y toca varios temas: prostitución en el Madrid del XVII, pintura, amistad... Mañana sabré si es el primer premio o el segundo.

Por cierto, he publicado un libro que se llama "La arena del reloj". En realidad lleva escrito casi tres años, y lo hice con mi padre. Lo he publicado en Lulu para que la familia tenga su propio ejemplar, que les voy a regalar. Va por tí, papá!!

viernes, 10 de abril de 2009

PARA TIEMPOS DE CRISIS, EXCURSIONES AL LADO DE CASA



Siempre dicen que vivir en el medio rural no tiene atractivos. Lo que no tiene es teatros, cines, museos importantes, metro, atascos, contaminación,... y no sigo porque las ciudades salen perdiendo siempre. Nosotros, habitantes de un mundo que algunos creen atrasado, tenemos el privilegio de tener lugares maravillosos que se pueden visitar con un equipaje mínimo: un bocadillo de tortilla en la mochila y un par de latas de refresco.

A veces nos hacemos montones de kilómetros para visitar comarcas interesantes, gastamos cientos de euros en gasolina, otros más en comer y alojarnos en hoteles... eso sin contar con que siempre hay que traerse algún que otro recuerdo del que, tiempo después, no sabremos cómo deshacernos. Yo tengo la solución, y la encontré hace unas semanas: las excursiones al lado de casa. Asequibles y después duermes en tu propia cama.

La primera que se nos ocurrió fue La Ermita de San Frutos, en pleno paraje de las Hoces del Duratón, en Segovia. Hice unos 25 kilómetros entre ida, vuelta y perdernos. Fue una mañana perfecta para hacer fotos, comerse un bocata y dar un buen paseo. Como nos picó el gusanillo del campo (y algún que otro mosquito), al día siguiente pasamos la tarde a orillas del Cega, cerca de Muñoveros. Esta vez creo que apenas hicimos 15 kilómetros. Las fotos que incluyo son de esas excursiones, improvisadas, divertidas, relajantes,... y para los tiempos que estamos, porque apenas hubo inversión. Estoy segura de que todos podemos encontrar un lugar donde pasar una tarde con los niños que no se llame Carrefur. Incluso en el corredor del Henares quedan sitios desde los que las vistas son espectaculares, aunque sean urbanas.

Supongo que a los que se dedican a la hostelería (no me lee nadie, mala suerte sería que lo hiciera un hostelero) esto no les habrá gustado mucho pero a mí tampoco me gustan sus precios. Tendrán muchos impuestos que pagar, no lo discuto, pero 150 euros por una habitación doble es un abuso. Aunque incluya el desayuno. A mí me cuesta mucho ganar ese dinero.

domingo, 5 de abril de 2009

NO ME HABLES

No me hables.
No compartas tus miedos conmigo.
No sueñes a mi lado.
No desnudes el alma.
No sientas cuando me tocas.
No dudes cuando yo dudo.
No me invites a tu vida.
No disfrutes conmigo.
No bailes a mi lado.
No respires.


Esos "no" quiero que sean todos sí. Quiero que hables, que no sigas encerrado en ese lugar al que te vas de vez en cuando. Me siento tonta cuando hablo y no hay respuesta, a veces ni la de cortesía. He aprendido a tener paciencia pero en ese proceso yo también me he puesto enferma y la única cura posible es que tú me rescates.

domingo, 22 de febrero de 2009

Carnaval











Las bolsas de basura del día de la paz, mágicamente se transformaron en estos originales disfraces de payaso. Lo mejor de la mañana... sus sonrisas y... ¡el chocolate!

La realización del disfraz es muy sencilla: un agujero en la bolsa para la cabeza, dos para los brazos e imaginación en los detalles (los hicieron ellos). Después un lazo de papel o una corbata y una peluca grandota. Para rematar un poco de pintura de teatro en la cara y ya tenemos a todo el circo en marcha.

La verdad es que vamos a echar de menos este colegio cuando nos vayamos al otro a septiembre. Nunca nos olvidaremos de Juani, que nos ha enseñado muchas más cosas de las que pudimos imaginar al principio. Aquí está, con todos sus niños. Iba a poner los nombres pero no los reconozco!!!


Yo misma

Esto de los blogs es extraño. Yo tomando precauciones, no fuera a ser que este mundo raro que es intenet me gastase una jugarreta y resulta que este espacio mío está desierto. A veces ni yo me acuerdo de que existe. Eso es bueno, en realidad. Es todo un descubrimiento el saber que estoy realmente sola entre la multitud y además sentir que, no sólo no me importa, sino que me encanta. Es fascinante mirar a la gente, observar sus vidas y cómo se desenvuelven con la certeza de que no te están viendo a ti. Es más, ni les importas.

Todo esto me da una libertad nueva, la de contarme lo que quiero, como que estoy orgullosa de mi premio literario. Por fin alguien lee alguna de mis historias y, sorprendentemente, le gusta. Sólo es un premio menor pero es ese mínimo reconocimiento que no tengo de los que me rodean. Me podría pasar la vida gritándoles que me dieran su opinión sobre mis cuentos, mis novelas, mis pequeños relatos y no me harían más caso que si les estuviera informando sobre la última variación de la audiencia de telecinco. Por eso ese relato, que se llama "Vidas de Papel", es tan importante para mí. No por lo que cuenta, por el tiempo que invertí en su creación o por que realmente me fascine la historia. Es importante porque alguien lo leyó.
Lo podría colgar aquí, por partes... es lo que voy a hacer. Ahora ya está "registrado", así que no hay problemas de plagio. Aunque es una historia tan cotidiana que cualquiera puede escribir algo así... y parecersele tanto que pasarían por relatos salidos de la misma mente.

sábado, 7 de febrero de 2009

LOS ESPEJOS.

Hoy sigo sin cumplir promesas pero me encuentro delante de este espejo y me apetece decir que sigo en ello, que escribo de nuevo sobre un espejo y una mujer, esa que Velazquez situó de espaldas para que siempre la veamos a medias, difusa. Así es como me gustaría verme a veces, difusa, porque ha llegado el tiempo en el que el espejo no me devuelve el reflejo de mi misma sino de la persona en la que el tiempo me está convirtiendo. Y no me reconozco. Menos mal que por dentro sigo encontrándome en cada reflexión, en cada pensamiento. Soy yo, la misma de siempre.