jueves, 27 de enero de 2011

ENTREVISTA IMAGINARIA

Hace mucho tiempo, tanto que me da vértigo pensar en los años que han pasado, yo colaboraba en una revista. Se llamaba El Diluvio Cultural, una lluvia de ideas infantiles que modelábamos cada mes en la biblioteca de Azuqueca a base de imaginación y gelatina. Para rellenar esas páginas teníamos el contenido usual: pasatiempos, un comic, recomendaciones literarias y, cuando había mucha, mucha suerte, una entrevista. De eso, a veces, me encargaba yo.


Las personas a las que entrevistábamos solían ser del entorno cultural (nos valía lo mismo el conserje del centro que el señor del bar, todo sea dicho) pero, en alguna ocasión, los personajes se salían de lo común, porque la biblioteca invitaba a algún escritor. Un día le hice una entrevista a Juan José Millás, y siempre que pienso en él viene a mi cabeza un libro, Papel Mojado, y un autor muy joven que estaba empezando en el oficio de narrador de historias.

Otro día, con mucha vergüenza, le pedí a una jovencísima Rosa Montero que me concediera una entrevista. Lo primero que me preguntó (ella a mí) fue si realmente me había leído Te trataré como a una reina. Cuando le contesté que sí puso cara de "no lo había escrito para niños", como hacían todos. Yo lo entendía. Es muy difícil encontrar alguien que con quince se haya leído La Eneida, La Odisea, La Iliada y la estantería entera de García Márquez, así como todo lo que había caído en mis manos de Guiani Rodari y varias veces los libros de Enyd Blyton. Al cabo de cinco o seis preguntas a las que contestó amablemente ya sabía que no me había saltado ni una página. Me volvió a preguntar ella, supongo que intuyendo mi respuesta. ¿Qué quieres ser de mayor? Escritora. Ni lo dudé. Y me dio un consejo que he seguido hasta hoy: no dejes de escribir nunca. No he logrado mi propósito del todo pero no me voy a rendir.

Hoy he leído una entrevista que le hicieron para El País y he recordado viejos tiempos. Como tengo ganas de escribir y espacio en el blog, me hago a mí misma las mismas preguntas. A ver qué sale. Como dice Aitana, mi inventora de palabras favorita, soy una "rexperimentadora". Y una madre fantástica o "malfástica", según el día. Ahí van las preguntas:

¿PARA QUÉ ESCRIBO? Para entender, para aprender. Para explicármelo todo.

¿CÓMO EMPECÉ? Construyendo cuentos, practicando inventándome finales distintos para los libros que leía.

¿CÓMO ENFRENTARME A LA PÁGINA EN BLANCO? Escribiendo sobre ella a partir de cualquier idea. Puede ser el principio de algo. Si no, a la papelera de reciclaje o al archivo de las cosas que algún día usaré, o no. No tengo rutinas. Escribo todos los días, aunque voy cambiando los proyectos. Nunca he sabido centrarme en una sola historia.

¿ES BUENO ESCRIBIR SOBRE UNO MISMO? No lo sé, a veces es necesario. La arena del reloj era un libro solo para mi familia, algo personal que todo el mundo quiere leer y algunos hasta dos veces seguidas. Pero no creo que repita algo así. Fue una terapia que necesitaba. Prefiero crear personajes ajenos a mí y poner en ellos los sentimientos de quienes me rodean.

¿CÓMO SE ELIGE EL NOMBRE DE UN PERSONAJE? Yo tengo un juego con los nombres. Suelo robárselos a la gente que conozco y luego dibujo alguien muy diferente a ellos. A Paula, la protagonista de Su chico de alquiler, le cambié el nombre tres veces hasta que me convenció uno.

¿QUÉ HACER ANTE EL BLOQUEO DEL ESCRITOR? Yo, si me bloqueo con una historia, sigo con otra. Y si no sale nada dejo que todo repose un tiempo y me dedico a leer. O a practicar con experimentos. Cuando encuentro libros muy malos que se venden mucho suelo tener picos de creatividad exagerados. A veces escribir peor es imposible. Cuando leo algo bueno me deprimo porque creo que nunca llegaré a hacer algo así.

¿Y ANTE EL EMBROLLO DE IDEAS QUE LUCHAN LAS UNAS CON LAS OTRAS? Voy escribiendo y algunas ganan y otras se quedan por el camino. En una novela ganó una idea que al final no me gustó y suprimí un día 80 páginas cuando encontré la adecuada.

¿ES BUENO JUNTAR TEXTOS DIFERENTES SOBRE EL MISMO TEMA? No sé. Nunca se me ha ocurrido. Y mira que hago cosas raras.

¿HAY QUE DEJAR DORMIR LOS TEXTOS? Siempre. Te da perspectiva.

¿CÓMO ENCONTRAR EL FINAL DE UNA NOVELA? En mi cabeza no está al empezar a escribir y si alguna vez he pensado un final, los personajes se encargan de llevarme por otro lado. Me encanta la sensación que tengo a veces de que alguien me sopla en la oreja y yo sólo estoy transcribiendo. Pero no me pasa todos los días.

viernes, 21 de enero de 2011

APAGÓN EL 15 DE FEBRERO A LAS 22 HORAS

He recibido un correo convocando un apagón voluntario el día 15 de febrero a las diez de la noche. Y no ha podido llegar en mejor momento, porque en pleno cabreo por mi desorbitada factura de la luz he hecho lo único que podía hacer: programar una alarma en mi móvil para no correr el riesgo de que se me olvide.
Voy a apagar la luz. Del todo, desde el interruptor general. Y no creo que sean sólo los cinco minutos que me proponen. A lo mejor aguanto quince.
Propongo que nos programemos todos, que no lo dejemos correr. Si me apuras, con esto vamos a lograr un doble objetivo: por un lado haremos un hueco en las arcas de las compañías eléctricas y por otro le haremos un favor al medio ambiente. Se me ocurre algo. A lo mejor podíamos quedar los quince de cada mes. Qué putada, ¿no? Nada comparado con lo que le va a suponer a mi bolsillo a final de año. Nada menos que el doble de lo que pagué el año pasado. Y resulta que no ingreso el doble.

jueves, 20 de enero de 2011

LA FACTURA DE LA LUZ

Hoy casi me da algo cuando he visto la factura de la luz. Me han cobrado casi 76 euros y se han quedado tan panchos. Cuando se pagaba cada dos meses jamás alcancé esa cifra de consumo, pero es que en la última factura, abultada ya, no había llegado a los cincuenta. La luz ha subido pero, nos vendieron que en la factura final serían dos o tres euros. En la mía, en una casa normalita en la que más de medio día sólo está encendido el frigorífico (desenchufo hasta la cafetera aunque no esté dado el botón), la subida ha sido de 16 euracos!!!!
Me han dicho que uno de estos días la gente va a quedar para apagar la luz durante cinco minutos, a ver si a ellos las pérdidas les hacen tanta gracia como me ha hecho a mí ver la factura. No sé cuándo es, pero me pienso apuntar. En un recuadrito pequeño pone que mi consumo ha sido de 29,55 euros. Claro, sin incluir los impuestos. ¡Cómo se pasan!

sábado, 15 de enero de 2011

PAN

500 gramos de harina
25 gramos de levadura de panadero
250 cl de agua
sal
Me he puesto manos a la obra y, a lo tonto a lo tonto, me ha salido un pan. Os cuento el proceso. He puesto la harina en una ensaladera, he añadido la sal, la he mezclado y, a continuación, he puesto el agua con la levadura disuelta. El agua estaba tibia.
He mezclado los ingredientes y cuando llevaba unos diez minutos amasando he puesto la bola resultante en la misma ensaladera, la he tapado y me he ido al parque. Esto ha sido clave. No ha habido presión y la levadura ha hecho perfectamente su trabajo.
Cuando he vuelto a la hora y pico, he encendido el horno. He vuelto a amasar la bola (que era enorme) y la he dejado encima de un papel de hornear. Al rato, cuando ha vuelto a subir (esta vez ha sido clave que me haya ido a limpiar el baño), la he metido dentro, a unos 200 grados unos 40 minutos. Antes me he entretenido en hacerle unos cortecitos para que quedase más mono.
El resultado, ahí lo veis. Un pan que estaba delicioso. Ha durado un suspiro en la cena que teníamos en casa. Así soy yo. Salto al vacío sin red. Podía haber sido un desastre absoluto pero ¡no había comprado otro pan!

viernes, 14 de enero de 2011

LA METAMORFOSIS. FRANK KAFKA.

Esta semana he leído un clásico. Siempre esquivo a los autores con K, por alguna fobia extraña digna de un análisis de Freud pero, como en otra entrada mencioné a Kafka, me he decidido a leerlo. Empecé en inglés pero me acordé que tenía una edición en castellano y no he tardado ni dos horas. Y me ha gustado.
Supongo que habla del miedo. Gregor Samsa despierta una mañana convertido en un gusano y su familia lo encierra, para que no lo vean y para no verlo. Después del desconcierto llegan la compasión que se transforma en odio por la carga que supone para la familia. Y al final, el alivio al deshacerse del monstruo.
Pensaba todo el rato en él como en un enfermo, no como en un gusano, alguien a quien se le ha negado la capacidad de comunicarse aunque él sea capaz de entenderlo todo. Notaba la angustia. La suya y la del entorno. La peor cárcel es siempre uno mismo.

miércoles, 12 de enero de 2011

MALOS HUMOS

Cuando escribí la entrada anterior pretendía reflexionar sobre la inoportunidad de algunas decisiones que, a priori, sobre el papel, son maravillosas, pero que en el fondo no lo son tanto porque los beneficios son menores que los perjuicios, al menos a corto plazo y dentro del contexto en el que nos encontramos. REPITO QUE NO FUMO. GRANDOTE, PARA QUE SE VEA. No parece que me hayan entendido demasiado, no sé si porque no me he explicado convenientemente. Por mí como si el tabaco desaparece del planeta, pero entiendo que ahora no era el momento para legislar sobre el tema. Comprendo que alguien que respira diez horas el humo de los demás esté feliz con la nueva ley y también espero que en este ambiente limpio de tabaco, y de clientes, le bajen los malos humos que le han empujado a terminar su comentario con un "ya te vale". Creo que, de momento, tener opinión no sólo no está prohibido, además es sano. Y valiente si además ésta no es políticamente correcta.

domingo, 9 de enero de 2011

FUMAR, NO FUMAR O DEJAR DE FUMAR

Hace unos días entro en vigor la ley que prohíbe fumar en casi cualquier sitio en España. En favor del bien común, de la salud de nuestra sociedad, se ha tomado una medida que, sin pensarlo mucho, parece muy razonable. No se permitirá fumar en casi ningún lado, por lo que mucha gente dejará de hacerlo y viviremos en un país más sano. Lo malo es que este razonamiento, salido de no sé qué mente privilegiada, es mucho más simplista de lo que parece. ¿Dejar de fumar? Vale. Que cierren los estancos. Claro, que entonces ¿de qué impuestos sobrevivirá el Estado?
En una semana de ley he observado algo preocupante. Mucha más gente fumando por la calle. Fumar es un vicio social y tenía sus lugares: los bares. Ahora que allí no se puede la gente aprovecha la calle. En masa. ¿Y eso es mejor?
No sé si nuestros gestores, con todos sus masters y estudios superiores (los que los tengan) se han dado cuenta de que estamos en crisis. A lo mejor es que a ellos, con sus sueldos bien seguros, no les afecta. Cuando la economía de todos depende de que el capital se mueva, vamos y nos inventamos normas contra el sentido común. Yo no fumo, debería estar contenta porque no se me haga respirar lo irrespirable, pero resulta que estoy mucho más tiempo en la calle que en los bares y, además, me preocupa más la salud de la economía que la mía propia. Al fin y al cabo yo soy humana y mortal, y me voy a morir de todas, respire el humo del tabaco o no. Lo que entiendo es que si a la economía, enferma ya, le asestamos puñaladas mortales como esta, salir de la crisis va a ser imposible. En la facultad aprendí que España vive del turismo. Si ni en hoteles, ni en las playas, ni en los parques, ni en los restaurantes se puede fumar, ¿qué pasará con nuestra principal industria? Supongo que los turistas, nacionales o extranjeros, entre los precios excesivos y las prohibiciones vamos a acabar veraneando en Croacia, por ejemplo.
Esta ley debería racionalizarse, dar marcha atrás de algún modo, pero no creo que suceda. Me parecería más razonable que se vigilaran los servicios de los institutos, por poner un ejemplo, y penalizar a los responsables de estos centros cuando no se cumpla la normativa, o sea, todos los días. Al fin y al cabo estamos hablando de menores. Ahí es donde habría que ser severos. Sin embargo no entiendo que se haya aprobado una ley, en tiempos de crisis, orientada a arruinar a emprendedores. Así vamos a ir de culo. Pero claro, pedirle inteligencia a los políticos es pedir demasiado.
¿Cuántas cosas no estaban prohibidas hace cinco años y ahora ya lo están? Si te acuerdas de alguna más, ponla en los comentarios. Empieza a pensar en la DGT. Seguro que te salen algunas...

sábado, 8 de enero de 2011

BIENVENIDOS

El día que me esté quieta, que no investigue por estos mundos virtuales, seguro que será porque me he puesto mala. Hoy, enredando, he encontrado como hacer para que mis amigos conozcan mi blog, o eso creo. Por eso este mensaje de bienvenida. Espero encontraros en algún comentario, aunque no sea bueno.

UN E-BOOK EN MI VIDA

Desde que me encontré por primera vez con la noticia de la existencia de libros electrónicos he querido tener uno. El día de Reyes me lo encontré al lado de mis zapatos, justo entre una moto teledirigida y la guardería de los barriguitas. No me pilló por sorpresa, los Reyes Magos hace tiempo que perdieron su chispa en mi vida, pero reconozco que ha sido el regalo que más ilusión me ha hecho desde hace años. Siempre es mejor un e-book que un llavero...
En mis planes está que me acompañe en las interminables tardes de parque, en las que mi única misión es que ningún niño de los que cuido (míos o ajenos) se rompa la crisma con los columpios. Sin embargo, hoy mismo me he encontrado con el ¿decimo? escollo: ¡se calienta a lo bruto! En enero no es mucho problema pero puede que me de algo en pleno mes de agosto, en la calle desde las cinco de la tarde, me acuerde del que lo diseñó y hasta si me apuras de su abuela paterna.
¿He dicho décimo problema? También encuentro que en el mío no se puede ampliar la letra (o es que soy idiota y no soy capaz de hacerlo) y otro montón de pequeñas mejoras para que sirva para algo más que para añadir otro peso a mi bolso. Démosle tiempo y vayámonos quejando de lo que no nos convence. Hace poco leí que el 90% de los científicos que han existido en toda la historia de la humanidad están vivos, así que algo podrán hacer...

lunes, 3 de enero de 2011

LA TIENDA VIRTUAL

El mundo de las nuevas tecnologías está también lleno de oportunidades. Una de ellas es la creación de un escaparate maravilloso en el que promocionar todas aquellas cosas en las que trabajas y crees que merce la pena que se conozcan. Hoy presento mi tienda virtual, que no podía llamarse de otro modo sino ÉRASE UNA VEZ... Tratandose de una cuentista como yo... El lado oscuro de este mundo es el de aquellos que, rastreando las pistas que dejas, intervienen en tu intimidad. Por eso yo, las pistas que dejo, siempre son peculiares. A veces sólo las entiendo yo.

MI TIENDA VIRTUAL, ÉRASE UNA VEZ... ¡ENTRA!

sábado, 1 de enero de 2011

SU CHICO DE ALQUILER

El otro día uno de mis alumnos me preguntó de qué iba el libro que había visto con mi nombre en el kiosco. Y me quedé sin palabras, porque, desde luego, uno no es el mejor para definir a uno de sus hijos. Siempre tendemos a ser benevolentes con sus defectos y ensalzamos sus virtudes por encima de lo razonable. Le dije, simplemente, que lo leyera. Es mi consejo básico. Leer para crearte tu propia opinión, que no seas un mero repetidor de lo que otros han pensado.
No me ha hecho caso, de momento. Demasiada Navidad. Por eo voy a ser infiel a mí misma (me lo perdono) y voy a intentar hacer un resumen.
Su chico de alquiler es un pequeño relato sobre inseguridad. No sólo por el contenido: Paula, la protagonista, tiene que acudir a la boda de su padre y éste le pide que lleve a sus hermanas pequeñas a comprarse ropa para el evento. Como no quiere, (a ver a qué adolescente le hace gracia cargar con dos pequeñas de cinco y siete años y luchar con ellas en un probador), se inventa que ha quedado con un chico. El padre, ni corto ni perezoso, le dice que lleve a la boda. Y Paula, en lugar de decirle que no, acepta. Como no existe nadie en realidad acaba alquilando a alguien muy peculiar. En el transcurso del relato todo se va enredando y al final te encuentras una historia divertida, con la que pasar un buen rato.
Lo mejor que tiene, desde el punto de vista didáctico (aquí se nota que doy clases) es que elegí el presente para contar la historia, y el hecho de que los adolescentes aquí retratados sean como los de verdad, caóticos, locos, impredecibles, divertidos... y lo malo es que también son un poco de otro tiempo. Quizá es que yo fui adolescente hace mucho y mi mundo era un poco menos complicado que el de ahora. O que me gustaban más los Hombres G que Kafka.
visita mi libro en lulu.com