miércoles, 21 de diciembre de 2011

WILLIAM

Hay veces en las que uno desea que se lo trague la tierra, y hoy es uno de esos días. William, frente al párroco, está a punto de pronunciar unas palabras que son mentira, se va a ligar a una promesa eterna que detesta, sólo porque no es capaz de superar ese sentimiento de culpa que le embarga. Mira a la mujer, mayor que él, que lleva un ramo entre las manos y un hijo en su vientre y tiembla. ¡Cómo se arrepiente de la torpeza a la que le empujaron sus veinte años! ¡Cómo echa de menos a la joven de la que le ha separado su mala cabeza!


No escucha apenas, contesta sin emoción, mientras en su mente imagina el amor que jamás vivirá, eternamente enlazado a la responsabilidad que lo ha empujado aquí. Ya en la calle sigue sin escuchar. Sonríe, besa, abraza y come, pero no lo disfruta. Se ha metido en un túnel oscuro y no sabe cómo saldrá. Él, tan lleno de sueños, siente que se le escapan. Ya no irá a Londres, seguro. Se quedará en Strafford para siempre. Sólo le quedan la pluma y la tinta, poner en un papel sus deseos, que hablen por boca de otros. Tal vez escribirá sobre un muchacho enamorado de una mujer prohibida para él. Quién sabe si en algún momento alguien considerará esta una buena historia para ponerla sobre un escenario.


A veces, leerse biografías, inspira pequeños relatos. Acabo de terminar de leer una biografía de Shakespeare, un autor que me encanta.

4 comentarios:

  1. Es precioso esto ke has escrito... Me ha encantado. Felicidades

    ResponderEliminar
  2. Seguramente fue feliz escribiendo. Solo eso.
    Buen relato :)

    ResponderEliminar
  3. Este relato se me ocurrió al acordarme de un reto que se planteaba en un curso de escritura, imaginar cómo siente alguien a quien no conoces sólo con la observación de algunos datos de su biografía. No le hice caso es su día al curso pero, fíjate por donde, ahora me apetecía el reto.

    Lo único malo es que como no estoy en mi mejor momento anímico, me ha salido un pelín pesimista.

    ResponderEliminar
  4. Pues a pesar de lo pesimista, me agrada.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?