miércoles, 9 de mayo de 2012

INSTRUCCIONES PARA COMERSE UN YOGUR

En clase, cada día hacemos cosas más raras. Ayer, a última hora, tenían el reto de contar, con detalle, el proceso para comerse un yogur. Mirando no sé estar, así que me apunté a escribir mientras ellos lo hacían y esto es lo que salió:

"Prepararse para comer un yogur parece, a simple vista, una tarea sencilla, pero requiere una técnica no exenta de dificultad. El primer paso es acercarse al frigorífico, lugar donde frecuentemente se conservan los lácteos en los hogares, y extraerlo de él, teniendo cuidado de mantener el recipiente que lo contiene con la tapa orientada hacia la parte superior. De otro modo, cuando lleguemos al paso de retirarla, podríamos derramar parte del contenido, con la consiguiente pérdida de alimento y de tiempo, si por un casual nuestra ropa se manchase.

Una vez con el yogur en nuestras manos, nos dirigiremos a la encimera de la cocina, lugar apropiado para apoyarlo mientras buscamos una cuchara adecuada al tamaño del recipiente que lo contiene.

Mientras sujetamos el vaso con la izquierda, con la mano derecha extraeremos con un suave tirón la tapa protectora. Depositada ésta en el cubo de la basura, nos volveremos a centrar en nuestro objetivo: ingerir el lácteo. Con la cuchara en la mano derecha, giraremos el contenido del vasito en el sentido horario (o antihorario, en definitiva este pequeño detalle no cambia el sabor) y procederemos a introducir la cuchara en nuestra boca, teniendo cuidado de mantenerla abierta durante el proceso.

Repetida la operación en varias ocasiones, lo que nos hará adquirir práctica, observaremos que el vaso queda vacío. Sólo nos restará dirigirnos al cubo de la basura, depositaremos el recipiente de plástico y nos dirigiremos con la cuchara al fregadero. Una vez lavada y secada, podremos depositarla de nuevo en el cajón y dar por concluida nuestra comida."

Este ejercicio está inspirado en un texto de Julio Cortazar, instrucciones para subir una escalera, que podéis leer siguiendo este enlace.


19 comentarios:

  1. Pues te has olvidado de decir dónde hay que tirar el recipiente vacío, si a la basura normal o a la del reciclaje de plásticos, eso es muy importante!
    De todas formas, lo que hay que ver ya, en mi época nos dedicábamos a estudiar para que el día de mañana supiéramos ganarnos la vida por nuestros propios méritos, y ahora, por lo que veo, también tendremos que ganarnos la vida de nuestros hijos, porque si es por lo que ellos estudian.... lo tenemos claro!!!
    Un besillo! pero sólo uno!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Mayte. Esta noche pondré en práctica esta lección. Espero no salir muy perjudicada del experimento. ¿Seguro que no cambia el sabor de los ingredientes? Un beso.

    P.D. Yo el recipiente lo suelo tirar en el contenedor amarillo ¿es correcto? Otro beso.

    APOSTILLA: ¿Y si la cuchara es de plástico, la tiro también o la reutilizo?

    ResponderEliminar
  3. Al, no está mal que aprendan a expresarse. No veas lo complicado que resulta entender algunas cosas de las que escriben. El ejercicio de redacción no está mal.

    Lo del reciclaje me lo salte... ¡vaya!

    Un beso también.

    ResponderEliminar
  4. Koncha, ¿pondrás en práctica la lección del yogur o la de contarlo?

    Yo también tiro los vasitos al contenedor amarillo, pero me olvidé... y la cucharilla de plástico creo que va a la basura normal. En un folleto que me encontré sobre reciclaje desaconsejaba tirar los vasos y cubiertos de plástico al contenedor amarillo. No entendí muy bien por qué...

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Me parece una actividad genial. Nunca había reparado en lo complicado que era comerse un yogur hasta que leí tu texto.

    ResponderEliminar
  6. Hace tanto tiempo que vivo instalado en la realidad, que había olvidado el poder de la palabra. Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Y yo como yogur todos los días y no me había fijado en lo complicado que es hacerlo... Jajaja
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. La de comérmelo, Mayte, porque a Kafeto se lo doy todo hecho y no asuele usar cucharilla, jajaja. Besito.

    ResponderEliminar
  9. Tengo una duda. ¿El yogur era de fresa, de limón, de chocolate...?
    Muy bueno, Mayte.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
  10. Dácil, prueba a pensar en cualquier cosa que hagas a diario y trata de escribirlo con detalle. Verás la cantidad de cosas que se pueden contar con un gesto tan sencillo.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Luispapiro, bienvenido a este mundo que compartimos al otro lado del espejo.

    Besos

    ResponderEliminar
  12. Margari, yo lo que no sé contar es arrancar el coche. Se hacerlo cuando me monto (bueno, a veces no) pero de memoria... me pierdo. Los gestos cotidianos se convierten en mecánicos y cuesta mucho repasarlos.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Pues no sé, Román, o natural, o griego, o de melocotón...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  14. Me parece un ejercicio divertidísimo para los chavales, a mí desde luego me hubiera encantado hacerlo.
    Por cierto, a ti profe te ha salido muy bien pero, y a los chicos, ¿qué tal les fue?
    Seguro que tienes mas de una anécdota divertida de la experiencia.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Acabo de escribir un comentario y como soy muy impaciente le dado a la tecla antes de tiempo y solo me ha dado tiempo a poner el principio del nombre: "p" quiere decir Paloma.
    Está claro que yo solo me hubiera comido medio yogur y me habría atragantado seguro.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Después de leer tu ejercicio, hoy he tomado mi yogur de fresa como si de caviar beluga se tratara.

    Creo que lo he disfrutado más que otros días repensando los pasos que describes aquí.

    Un ejercicio muy interesante para considerar si somos ecologistas de contenedores, diestros o zurdos (creo que tú perteneces al primer grupo)...

    Un saludo y hasta la próxima lectura.

    ResponderEliminar
  17. Ahora me has dejado que no sé si me apetece comer un yogur y analizar todo el proceso, o si no comeré más que es mucho trabajo, jaja.
    Lo que se aprende de una simple accion cotidiana...
    Besitos

    ResponderEliminar
  18. Me ha gustado mucho este ejercicio! es una manera tambien de ejercitar la memoria... aunque yo, entre dejar el yogurt en la encimera y remover, pondria "abrir el armario que queda justo a la altura de mis ojos cojer el azucar, echar un par de cucharadas, guardar el azucar, cerrar la puerta y ahora sí remover en el sentido de las agujas del reloj!
    jajajajajaj ves como te hace pensar!!!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?