miércoles, 18 de septiembre de 2013

EL RELOJ DE PULSERA

               No sé qué hora era cuando me di cuenta de que mi reloj de pulsera había muerto. Sé que a las once y diez se había quedado mudo, que su tic tac monótono se había desvanecido para siempre, porque las agujas, clavadas en el último instante, me lo susurraban. Llevaba con él en la muñeca muchos años, tantos que una parte de mi piel conservaba un tono ligeramente más claro incluso en invierno porque no me lo quitaba salvo para asearme. Dormía en mi brazo y si no lo acariciaba al sueño le costaba alcanzarme. Ahora que era inútil, ahora que ya no servía, me enfrentaba a una decisión.

               En mi mente danzaron tres posibilidades.

               La primera, la lógica, sería quitármelo y correr a buscar uno nuevo. Abrir los ojos frente al escaparate de cuanta joyería encontrase en mi camino y dejarme seducir por el primero que me llamase la atención. Esa, opción de los impacientes, la deseché al instante. Mi reloj y yo habíamos vivido tantas cosas que no lo podía cambiar por uno nuevo sólo porque estuviera al otro lado de un cristal, a mi alcance. Exponiéndose indecorosamente, rodeado de trampas para que lo comprase.

               Seguí pensando.

              La segunda opción sería quitármelo y no volver a llevar jamás un reloj. Me daba cuenta de que me había tenido prisionera sin saberlo, atada a su ritmo, pendiente de sus tiempos más que de mis propias necesidades. Quizá ahora que ya no podía encadenarme, preso él de esa hora en la que se paró, podía liberarme, dejar de ser su esclava.

               Pero había alguna más.

               Conservarlo en mi muñeca. Sólo daría la hora bien dos veces al día, me recordaría, cuando lo mirase, que hubo veces que marcó horas memorables, momentos que vivió conmigo de los que se quedan sellados a fuego en el alma. A pesar de eso, sería un lastre, algo que llevar puesto y en realidad no sirve de nada, pero es que soy una sentimental y me cuesta desprenderme del pasado.

               Ese reloj, testigo de otro tiempo, de mi tiempo pasado, se quedó conmigo.

               En mi muñeca, clavado a las once y diez.


Nota: hace casi dos décadas que dejé de llevar reloj de muñeca.

9 comentarios:

  1. ¿Y cuántas cosas no nos ponemos que no sirven para nada?
    :-)

    ResponderEliminar
  2. A mí también me cuesta desprenderme del pasado. Guardo tantas cosas...
    Pero precisamente reloj de muñeca no, que no los uso.
    Me ha encantado el relato!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Si tuvieran el poder de detener el tiempo en determinados momentos, no me lo quitaría nunca. Pero como no es así, yo tampoco lo llevo desde hace ya muchísimos años, aunque eso no hace que me olvide de la hora, que sería lo ideal.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Bonito relato... Yo el reloj no me lo quito ni para dormir... :)

    ResponderEliminar
  5. Un relato precioso. Me gusta la decisión final, ese reloj era mucho más que un instrumento con el saber la hora, igual que llevamos anillos, pendientes o colgantes sólo por el gusto de llevar algo bello o querido.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Muy bonito el relato. Hace años el reloj era como una parte de mí, pero un día me lo quité y ahora pocas veces lo llevo, ni me acuerdo de que lo tengo abandonadillo.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado. El reloj es, para mí, un accesorio imprescindible, como mis gafas, que necesito para ver. Tanto es así, que cuando me voy de viaje me llevo uno de repuesto, por si acaso. Manías, como la de conservarlo en la muñeca aunque no funcione...

    ResponderEliminar
  8. El tiempo siempre con nosotros, hasta que nos detengamos también.
    Un relato para pensar.
    Besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?