viernes, 30 de octubre de 2015

DICEN DE UN ABRAZO


Con los abrazos tengo una relación extraña.

Creo que de manera inconsciente los evito en los saludos. No es que no me guste que me abracen, pero me desconcierta mucho, no sé qué hacer, me siento torpe y los abrevio. Si tú que estás leyendo alguna vez has recibido un abrazo mío, largo, cálido, intenso, que sepas que ha sido algo excepcional. No me salen solos salvo en contadas, contadísimas excepciones. Con contadas, contadísimas personas.

Con los únicos que nunca he tenido reservas ha sido con mis «A».

Dicen que los abrazos son poemas que escribimos en la piel y creo que no todo el mundo hace que nazca en ti la poesía, que se produzca una explosión de emociones de un calibre tal que, durante el tiempo que dura, parezca que el mundo se desvanezca a tu alrededor.

Debería abrazar más.

Dicen que cuando abrazas se segrega oxitocina, que mejora nuestra salud.

Dicen que con los abrazos aumentamos la cantidad de serotonina y dopamina, que provocan sensación de bienestar y tranquilidad, y mitigan el estrés.

Dicen que si abrazas te baja la tensión y mejora tu sistema inmunitario.

Es más, dicen que cuando envejezcas no te perderás en una maraña de recuerdos difíciles de ordenar.

Dicen que tu autoestima puede mejorar, así como el dolor de espalda y quizá hasta te sientas más joven.

Creo que debería dejar que me abracen y abrazar un poco más.

Lo dicho, abrazaos más, yo pienso ponerlo en práctica desde ya mismo. 

6 comentarios:

  1. Has dado con la palabra justa y es que los abrazos me desconciertan. Me quedo así como con los brazos flojos oye, no sé qué hacer y aunque sea alguien a quien me apetece abrazar de verdad me quedo muy cortada. Pero me encantan los abrazos y me desquito con mi hijo, que todavía se deja ;)
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Yo no estoy segura de que me sienta cortada, es que no me suelen salir, aunque cuando me sale alguno... Y otra cosa que no puedo con ella, que a muchísima gente le encanta, es que me toquen el pelo. En lugar de relajarme me pone muy nerviosa.

    Oye, la próxima vez que nos veamos nos damos un abrazo a ver qué pasa, ¿te apetece? Y nos reímos con nuestra reacción.

    Un beso, Manuela.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy de las que abrazan, y aprietan, jajaja, cuando lo siento de verdad... allá voy, aunque claro, depende tambien de la persona a la que se lo das y de su grado de efusividad, pero por mí... Y me gusta que me abracen fuerte y con entusiasmo si es alguien a quien aprecio de verdad.
    Pues fíjate que la sensación que yo tengo de la última vez que tú y yo nos dimos un abrazo es de que fue sentido y apretado, sin desconcierto alguno (si no fue así, no me lo digas que le quitas el encanto a ese recuerdo, jajajaja), aunque no fuera demasiado largo, que lo de la duración siempre es relativo.
    Tú déjate llevar por los sentimientos :)

    Un beso-abrazo, guapa!

    ResponderEliminar
  4. Señora escritora, usted es especial. No me cuesta nada que me salgan solitos ;)

    ResponderEliminar
  5. Creo que quitando a la gente de mi familia... No soy de abrazos. Me quedo muy parada ante ellos, lo reconozco. Será mi timidez... Eso sí, a mi hija no paro de achucharla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Soy de abrazar mucho pero a muy pocos. También soy muy besucona y me encanta que me toquen el pelo.
    Me gusta que me den lo que yo llamo "abrazos de oso" : cortos e intensos.
    Un abrazo de oso Mayte, de mí para tí.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?