sábado, 26 de marzo de 2016

ESE NARRADOR MENTIROSO

Llevo desde ayer enfrascada en una "lectura ligera", una de esas novelas que elijo entre otras de más entidad para distraerme, para no sentirme atascada. Para que no empiece a cundir el pánico dentro de mí, pensando que mi lista de libros que deseo leer sigue engrosándose y yo no avanzo.

Me está pasando una cosa con ella que ha hecho que, aunque me queda menos de un 10% para terminarla, tenga que parar a reflexionar sobre ella. Que mejor que aquí, en mi espejo, donde voy anotando todo lo que tiene que ver con lecturas y escritura.

Creo que estoy teniendo un problema con el narrador de esta novela.

Es uno omnisciente, ese que todo lo sabe, que lo controla todo, que cambia el foco de un personaje a otro cada dos por tres y te ofrece todos los ángulos posibles de la historia. No es testigo, es parte, aunque no sea narrador protagonista, como cuando el autor elige contar la historia en primera persona. Es un narrador que conozco bien porque lo he usado muchas veces, porque es el narrador que suele aparecer en las novelas que más me gustan.

En esta novela me tiene descolocada.

Llevo un 90% de la novela intentando averiguar qué es lo que pasa, por qué, si es un narrador que me convence siempre, por qué en esta novela no. Y ahora, a un porcentaje mínimo de terminar de leer la historia, he apagado el kindle a la vez que ha sonado un "ya lo sé" mental. Y he venido corriendo a mirarme en el espejo, para anotarlo, para que esto me sirva de recordatorio cuando sea yo la que escriba una historia.



Este narrador es un mentiroso.

No el omnisciente en general, sino este en concreto. Me está mintiendo desde el principio y eso era lo que me descolocaba. Un narrador omnisciente puede ser cualquier cosa menos mentiroso, porque entonces la novela se desarma.

¿En qué me ha mentido? Bueno, en sus apreciaciones sobre la protagonista de la novela. Me la describe como una mujer resuelta, valiente y decidida, una heroína de novela en toda regla, pero cada vez que ella abre la boca, cada vez que protagoniza una escena, la veo tonta, insegura, despistada, veo como mete la pata como una campeona y resulta hasta cómica en su torpeza. ¿Por qué el narrador me intenta colar unas virtudes que son desdichas por el diálogo a cada momento? Si me hubiera dicho de ella esto mismo que acabo de descubrir, creo que me encantaría. Porque una protagonista imperfecta no tiene nada de malo, al contrario, pero un narrador mentiroso, eso ya son palabras mayores.

Por eso, he venido al espejo a tomar unas notas, a decirme en voz alta que cuando escriba tenga mucho cuidado con las cosas que le hago decir al narrador. Que si quiero dibujar una protagonista valiente y decidida, tendré que ponerla a prueba, pero con retos muy, muy serios. Y si no lo consigo y me sale torpe, despistada e imperfecta, tendré que obligar a mi voz narrativa a que no mienta.

Le hago (me hago) quedar como un idiota.

10 comentarios:

  1. En una novela policíaca, podría entender un narrador mentiroso para justificar que el asesino es quien menos nos esperamos pero en el caso que comentas, mucho me temo que más que un narrador mentiroso, tenemos un escritor que no ha sabido plasmar bien la figura de su protagonista.
    Dicho sea de paso, yo también me he encontrado alguna vez con ese tipo de narradores que se empeñan en venderme un protagonista con carácter que se diluye cada vez que hace o dice algo y sí, eso también me descoloca por completo.
    Haces bien de tomar nota mental de este detalle, jajaja !
    Un beso !

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que a veces no hace falta mentir? No sé por qué ve valentía donde la muchacha demuestra temor o resulución cuando lo único que pasa es que atina con las soluciones por constantes golpes de suerte.

    En la policiaca en narrador, más que mentiroso, tiene que ser hábil. Mostrar pistas sin ser evidente, para lyego no tirar del deus ex maquina y sacarse una solución de la chistera, cual mago de función.

    Un beso y gracias por opinar, Maribel.

    ResponderEliminar
  3. Qué mal escribes desde el móvil, qué mal escribes desde el móvil! Y sí, muchas tenemos que reflexionar sobre estos temas! Gracias por compartirlo! Besotes!

    ResponderEliminar
  4. A mí me chiflan los "unreliable narrators", pero bien hechos, de los que justifican lo que pasó y lo que hicieron y el lector debe pillar que son unos cabrones en plan el Lazarillo o esas novelazas de Ramón J. Sender.
    Creo que lo que cuentas no es narrador mentiroso, es escritor perezoso y fallos de trama ;) Si no está hecho a posta o lo está pero no funciona, es un fallo de la novela y anda que no hay de esas por ahí y de gente famosa y consagrada!!! Tuve un profe en la universidad que le encantaba este tema y daba clases magistrales, a mí me quedó el poso de tener cuidado con describir valores y no demostrar con acciones, pero aún así es jodidamente difícil no caer alguna vez ;)
    De hecho, meti un poco en Dem2.0 y mucha gente no lo entendió y lo ve como un fallo y no como una primera persona justificándose cosas que no le gustan de sí misma, rollos míos que no vienen al caso.

    Me encanta la reflexión, Mayte, me hiciste reflexionar ;)
    Un superabrazo!!!

    ResponderEliminar
  5. Meg, ya sabes tú a la velocidad que pienso y las tonterías que se me ocurren (que te las voy dejando en notas). Y sí, el móvil es un tostón, no atino con las letras que quiero ni de broma.

    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Mara, me anoto hacer una entrada sobre los narradores no fiables. Tu profesor tiene razón, hay que tener un cuidado exquisito con no contradecirse. A mí me pasa una cosa cuando algo chirría en la narración, algo muy curioso. De pronto siento como si estuviera escuchando un disco (sí, eso que es ya una reliquia del pasado) y de pronto la aguja diera un patinazo. No entiendo a veces por qué me sucede, necesito pensar en ello, pero lo siento. A una novela le perdono un par de patinazos. Tres, incluso cuatro, pero cuando son constantes, abandono. Incluso si son libros de los que todo el mundo habla maravillas, porque para mí es una sensación muy molesta.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Quizá sea como dice Mara, que sean fallos del escritor, porque si no está justificado... Eso chirria bastante, la verdad. Yo nunca me he planteado esto, pero de ahora en adelante espero no caer en el narrador mentiroso jeje.

    Muy buena reflexión, me hiciste pensar a mí también D:

    ResponderEliminar
  8. Buena forma de analizar al narrador al milímetro, un buen apunte a tener en cuenta para próximos textos. Ahora, ya sabiendo qué sientes ante esas "mentiras", sabes cómo afrontarlas.
    Besitos

    ResponderEliminar
  9. Espero no olvidarme de que mi narrador no mienta.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?