lunes, 7 de agosto de 2017

ESCRIBIR BAJO SEUDÓNIMO

No sé si alguna vez lo he dicho, pero escribo bajo un seudónimo. No fue intencionado, la realidad es que vivo bajo un seudónimo desde que nací, pero no lo sabía. Ni siquiera me lo había planteado hasta que fui a registrar mi primera novela en Cultura, en Segovia. La funcionaria que me atendió me dijo que tenía que volver a poner una portada en la novela con mi nombre real y debajo de él el seudónimo, ya que Mayte Esteban lo era.

Vale, yo sabía que no es mi nombre, no soy tonta, pero no se me pasó por la cabeza que poniendo mi diminutivo en lugar de mi nombre del DNI estaba usando un seudónimo.

Hoy me he puesto a pensar por qué se usan los seudónimos (cuando se hace de manera consciente, claro, lo mío no vale). Lo más frecuente es que una persona que firma con un alias lo haga para mantener su identidad a salvo, oculta a los demás. Pero ¿por qué? Buceando por la red he encontrado estas curiosas historias de autores que firmaron sus obras bajo un seudónimo.

Lewis Carol, autor de Alicia en el País de las Maravillas, se llamaba en realidad Charles Lutwidge Dodgson, un nombre infinitamente más largo y difícil de recordar pero, sobre todo, su nombre real, por el que era conocido en su círculo social y con el que firmaba sesudos artículos matemáticos, entre otros. Quizá eso hizo que tratase de separar su lado serio con el del escritor que firmó una obra mágica, loca, a ratos incoherente y con muy poco de científico en ella. Esa, se especula, podría ser la razón para ocultar su verdadera identidad.



Una autora que firmó con seudónimo fue la mismísima Jane Austen. Al principio, ni siquiera usó un nombre, tan solo un escueto "By a Lady". ¿Timidez? ¿Prejuicios sociales de la época? Quizá un poco de todo, porque si hay un sexo en el que el uso de seudónimo muchas veces se ha convertido en necesidad es en el femenino.


En España también tenemos casos de seudónimos famosos que escondían a una mujer. Uno de los primeros fue Fernán Caballero, alias empleado por Cecilia Böhl de Faber y Larrea para publicar sus obras. A ella las que la obligaron fueron las circunstancias: su padre le prohibió expresamente escribir en casa. Y eso que su madre era escritora… El machismo imperante en la sociedad del XIX también afectó a las archifamosas hermanas Brontë, que tuvieron que usar, las tres, seudónimos masculinos para publicar.


Pero a veces, alguna, sucede lo contrario. Yasmina Khadra es el seudónimo femenino del escritor argelino Mohammed Moulessehoul. Después de publicar con su nombre real, decidió usar un alias por motivos políticos. Quería expresarse con mayor libertad sobre la situación de su país y por eso usó un nombre distinto, tan distinto que es de mujer.


Otro caso más reciente, y por duplicado, es el de J.K. Rowling. Su editorial le aconsejó “ocultar” con las iniciales de su nombre su condición de mujer, porque le aseguraron que no tendría ninguna oportunidad como autora de fantasía, subgénero donde los que triunfan son los hombres. Vamos, un resbalón de libro el de sus editores. No hace falta que recuerde que es la escritora mejor pagada en la actualidad, puesto que la saga de Harry Potter la ha hecho mundialmente famosa, y me da la sensación de que desde el primer libro supimos que era mujer. Y nos dio exactamente lo mismo. Pero decía que su caso era por duplicado, puesto que hace unos años publicó una novela para adultos que recibió muy malas críticas (era normalita tirando a aburrida, nada que ver con el mundo mágico). Pensando que quizá su popularidad había jugado en contra, la siguiente vez publicó bajo el seudónimo de Robert Galbraith. Tampoco la novela era una maravilla, pero la crítica no se cebó con ella. Al final, el hecho de que un absoluto novato tuviera el mismo agente que la famosísima autora hizo saltar las alarmas y acabó teniendo que confesar que ella era la autora de la novela de Galbraith. Vaya, que el tal Robert no existía, salvo como un seudónimo de la famosa escritora británica.


Yendo a lo próximo, en los últimos años he conocido algún caso en el que se usaba un seudónimo porque se pretendía que la familia no se enterase de su faceta literaria. Ya sé que esto va un poco en contra del ego del escritor, que parece que siempre quiere ser reconocido, pero hay determinados géneros, como la literatura erótica (hace unos años más que ahora) que era complicado confesar que se escribían. Creo que pesa más esto que la familia.

Algunas personas de la mía, después de ocho libros todavía no saben que escribo…

Separar dos facetas distintas, deshacerse de una fama mundial que puede ser perjudicial cuando decides abordar otro subgénero, liberarse de trabas sociales y del machismo de una época pueden ser razones de peso para publicar bajo seudónimo. O esconderse.

¿Se os ocurre alguna razón más para publicar con seudónimo?


6 comentarios:

  1. Yo estoy deseando de probar lo que se siente que te lean, te alaben y te critiquen sin que nadie sepa que eres tú jajajaj.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo estoy pensando en convencer a todo el mundo para que me llamen por mi nombre de verdad y así ocultarme de mi identidad como escritora... aunque me da que no seré capaz de conseguirlo. Son un puñado de años ya así, jajaja.

      Puede ser una buena experiencia, igual había que planteárselo. Total, si no vamos a ser superventas ni salir en los libros de literatura, por lo menos aprovecharemos esta experiencia vital para vivir todo lo que podamos.

      Un beso

      Eliminar
  2. Hola, guapa! Yo empecé a publicar romántica con seudónimo para diferenciarla de mis publicaciones infantiles, que estaban firmadas con mi nombre real. Pero no tengo ningún problema con que me reconozcan tanto con unas como con otras publicaciones. Cada escritor tiene sus motivos. Un beso y gran post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú tienes una razón parecida a la de Lewis Carol, separar dos facetas literarias.

      Gracias por pasarte, un beso grande.

      Eliminar
  3. Una editorial madrileña me propuso escribir romántica-erótica bajo pseudónimo. Ya me tenían hasta el goloso nombre buscado, de mujer, claro.
    Me negué, ejem...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Otro prejuicio: los hombres no pueden, ni deben, escribir romántica. Mucho menos, erótica. Salvo, claro está, que lo hagan bajo seudónimo.

      Me acabas de dar una idea para un post. Bueno, no sé si has sido tú o esta mente de canguro que tengo, que va dando saltos de un tema a otro. Se me ha ocurrido que puedo hablar sobre las expectativas en un escritor o una escritora: un escritora parece que tiene que narrar los encuentros sexuales de los personajes con detalles de todo tipo, porque si no es una mojigata. Un escritor se los puede saltar porque eso son cosas de mujeres...

      Malditos prejuicios...

      Voy a buscarme un nombre masculino ya mismo.

      Un beso

      Eliminar

¿Me dejas tu reflejo?