domingo, 29 de octubre de 2017

¿ERES ESCRITOR?


Escribir es un acto solitario de introspección, paciencia, tiempo y calma. Es un acto privado, íntimo y al que no le hacen falta espectadores hasta que se llegue al final del proceso de creación de la novela. Con esto no quiero decir que si tienes una persona de tu más absoluta confianza y con la que tienes una relación personal íntima, no le dejes ver en algunos momentos fragmentos de tus progresos. Puede ser bueno, útil y motivador, pero no es necesario en las primeras etapas.

Es más, creo que es hasta contraproducente.

¿A qué primeras etapas me refiero? Pues a los más o menos veinte años que se necesitan para llegar a medio dominar las herramientas de la escritura -palabras, ortografía, sintáxis, manejo de los signos gráficos- y a leer los libros que debe incluir en la maleta nuestro subconsciente.

Viene muy bien que nos haya pasado la vida un poco por encima.

Y mejor si has viajado, has bebido y comido en muchos lugares, porque entonces serás rico en paisajes, en olores y sabores que trasladar al papel.

Es esencial haberse enamorado y también conviene saber qué se siente cuando no te corresponden.

Hay que haber sentido el pellizco físico del dolor, la alegría en el alma, esa que te desborda cuando la vida te premia. Haber llorado por las cosas perdidas y por aquellas que mereciste perder.

Haber aprendido a ver.

Haber aprendido a escuchar.

Uno es escritor cuando, tras todo eso, escribe por pasión y publica. Pero hace falta más. Por ejemplo, saber que borrar es tan importante como guardar, que emocionar no es opcional, que es una responsabilidad que tus palabras se conviertan en cosquillas en los corazones de personas que ni siquiera te conocen.

Supongo que cabe preguntarse cuándo no es escritor, y voy a deciros lo que a mí me parece. Uno no es escritor cuando no ha escrito nada. No es escritor cuando se sienta sin planificar y solo llena páginas y páginas, sin brújula o sin mapa. O sin ninguno de los dos. Uno no es escritor cuando no es capaz de borrar una palabra porque todas sus frases le parecen el colmo de la maravilla. Uno no es escritor cuando dedica más tiempo a decir que es escritor que a serlo.

Uno no es escritor solo porque su nombre se haya impreso en la portada de un libro.

9 comentarios:

  1. A día de hoy, yo todavía no me considero escritora, por eso en todas las redes aparezco como: "Caridad Escribe". Y es que respeto mucho el trabajo de los verdaderos escritores, los que han vivido esos veinte años que a mí me faltan. Y después de haber leído tu entrada, creo que voy por el buen camino, ya que últimamente borro más de lo que escribo.
    Magnífica como siempre, ¡besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me costó ocho novelas poner en este blog "escritora". Y todavía me cuesta. Creo que hoy en día se está perdiendo un poco el respeto a esta profesión. Para decur que eres abogado tienes que formarte, pero para ser escritor... ¿publicar algo? Y como eso es tan sencillo, cualquiera lo es.

      Pues yo creo que no, que hay wue dar muchas patadas en la vida (metáfora, no significa pisotear a nadie) para ganártelo.

      Y sí, creo lo mismo que tú, ponerlo en duda es el camino.

      Besos y gracias por pasarte!

      Eliminar
    2. Perdón por las palabras raras. En el móvil la letra es tan diminuta que escribo a tientas (sinestesia)

      😊

      Eliminar
  2. Mayte, una cosa es escribir y otra, muy diferente, ser escritor. Esto último hay que ganarselo.
    Muy buena entrada, escritora. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En los tiempos que corren parece que no hay que ganarse nada, solo con creerlo vale. No estoy de acuerdo en eso. Para ser mayor hay que crecer...

      Besos

      Eliminar
  3. Absolutamente de acuerdo Mayte! Es este un oficio en el que nunca dejas de ser aprendiz, fascinante y difícil. Y qué maravilloso es encontrarte con esos escritores que te hacen sentir lo que sus personajes sienten, dejar de ver las letras y sumergirte en el mundo que han creado con su historia. Y tan decepcionante cuando no es así, a pesar de sus muchas ventas y publicaciones... lo dices muy bien, no todo el que pone su nombre en la portada de un libro es escritor.
    Magnífica entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Creo que en esto te mueres siendo aprendiz. Para mí, quizá porque lo vivo con pasión, no supone ningún esfuerzo este aprendizaje, leer a otros, bucear en la forma y en el fondo de las historias.

      Nos leemos en la red y aprenderemos juntas.

      ¡Un beso!

      Eliminar
  4. Qué bonito Mayte, qué definición tan bonita y tan sincera de ser escritor y cuándo no serlo.
    Me parece admirable saber escribir, me parece algo grandioso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las cientos de maneras que tiene la vida para hacerte infeliz. Hay que estar muy loco y muy enamorado de escribir para no rendirte.

      Besos

      Eliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.