lunes, 31 de octubre de 2011

ADIOS, AMIGA.


Barby, te voy a extrañar muchísimo.
Cuando reuna fuerzas, te voy a dedicar la entrada
que tú mereces.

Adiós, amiga.



10 comentarios:

  1. Lo siento mucho!! Besos y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. He visto en otros blogs la noticia. No he tenido el placer de conocerla, pero desde aquí te hago llegar mucha fuerza y todo el ánimo del mundo, así como a todos los que estaban cerca de ella.

    Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
  3. Hola Maite, no tuve el gusto de tratarla pero lo siento mucho, mucho animo Maite.

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias a los cuatro. Este mundo de internet es extraño, se crean vínculos de amistad que pueden parecer irreales, pero hoy, os lo aseguro, lo que siento es real. Muy duro, además.

    Barbara comentó mis libros en su blog, fue la primera que hizo una reseña de ellos, y después de eso no nos perdimos la pista, hasta el punto de que en la contraportada de La arena del reloj y Su chico de alquiler, están sus palabras. Se van a quedar conmigo para siempre.

    Cuidaos mucho todos. Os aprecio de verdad.

    ResponderEliminar
  5. A veces las palabras no son suficientes para expresar un sentimiento muy fuerte. A pesar de todo tu entrada contiene mucha emotividad. Ánimo y piensa en todos tu logros, en las metas a conseguir y en las ilusiones que compartíate con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  6. A veces las palabras no son suficientes para expresar un sentimiento muy fuerte. A pesar de todo tu entrada contiene mucha emotividad. Ánimo y piensa en todos tu logros, en las metas a conseguir y en las ilusiones que compartíate con ella. Besos.

    ResponderEliminar
  7. Ay Mayte... yo me sentí igual de impotente. Sabía que tenía que hacer algo, pero no acerté a nada más que lo que puse...
    Las palabras no salieron más de mí...

    ResponderEliminar
  8. Dacil, muchas gracias por tu comentario y por el correo. No tuve ánimo para contestarlo pero lo haré. Voy a pensar en lo que ella quería que hiciera. Por lo pronto, ya mandé ese e-mail.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Kyra, qué raro es todo, ¿verdad? Tenemos que confiar en el tiempo, que sabrá hacer que volvamos a sonreir. Sé que a ella no le gustaría nada sentirnos tan tristes.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?