lunes, 17 de septiembre de 2012

AMAZON Y LAS ESTADÍSTICAS.



Este verano de parón casi voluntario me he dedicado, básicamente, a deambular por internet. El rumbo errático de mis pasos no me conducía, como en el pasado, a conversaciones con amigos virtuales (que he reducido drásticamente también de manera voluntaria), sino a ratos perdidos leyendo las ocurrencias de algunos en Twitter o en Facebook, o echando una mano a compañeros que han publicado, como yo, en Amazon, retuiteando sus libros o algunos post interesantes de blogs que sigo. He leído mucho y he hecho reseñas de cada libro que me ha gustado que ya he empezado a publicar. También le he dedicado algo más de tiempo a mis propios libros porque me he dado cuenta de que me necesitaban. Al fin y al cabo, si no los cuido yo, ¿quién lo hará? Por lo que he vivido este tiempo, había unas pocas manos dispuestas a darle al ratón. Por cierto, las mismas siempre, los mismos que han estado ahí algunos días, haciéndome reír con sus ocurrencias. De alguno no me extraña nada que escriba humor porque en cada una de sus palabras, al menos para mí, venía el regalo de una sonrisa.

En este verano me he dedicado a hacer estadísticas.



Lo mejor para el calor.

La primera, ya la he adelantado, tenía que ver con el feedback. He procurado ser generosa y creo que lo he conseguido, pero los números cantan y en algunos casos han quedado así: yo, 100%; la otra parte, 5%. Me han dicho: aprende. Y yo digo: no. No pienso aprender de esto, me niego a actuar de otro modo porque yo nunca he sido así. Por mucho que me fallen, ese 5% se merece un respeto. Ya, ya sé que pensáis que soy tonta. Lo pienso yo misma constantemente pero a esta edad… ya no voy a cambiar. Lo hago porque quiero, sin buscar nada a cambio porque soy así. Aunque cueste entenderlo. A veces me cuesta a mí misma. Estos últimos días están siendo complicados, así que estoy un poco ausente de todo, pero en cuanto la situación se tranquilice y la rutina vuelva empezaré a ponerme las pilas.

En otros casos, por fortuna, el balance es más que generoso conmigo y me ha permitido conocer a personas muy especiales, escritores que se están ganando su lugar en Amazon como Ríos Ferrer, Josep Capsir, Pat Casalà, Antonia Romero, Blanca Miosi, María José Moreno, Armando Rodera, Frank Spoiler, Antonia Corrales, Pilar Alberdi, Enrique Osuna, Félix Jaime… seguro que me dejo a alguien de los diarios, de quienes no han fallado ni cuando estaban de vacaciones.

En cuanto a las ventas en Amazon, tengo que confesar que me he pasado el día mirando el KDP (o lo que es lo mismo el Kindle Direct Publishing) donde, hora a hora, se reflejan los ejemplares de nuestros libros que van encontrando acomodo en algún lector electrónico. Eso me ha permitido saber algunas cosas, que no sé si son útiles pero que como digo me han entretenido mucho. Mi cifra diaria de libros vendidos estuvo oscilando entre los 3 ejemplares y los 19, con algunos días tristes en los que aquello no se movió nada y los libros se precipitaron en el abismo de las listas. Por fortuna sólo fueron dos martes. No sé si hay quién entiende esto. El puntito de ese día excepcional se me dispersó de la nube mental que tracé en mis estadísticas y entonces me dije que éstas no sirven nada más que para entretenerse.

El mejor mes empezó siendo junio, donde batí mi propio record, pero julio supuso un tremendo cambio de tendencia. Pensé que el verano frenaría las ventas pero me equivoqué de medio a medio: se multiplicaron por cuatro. Me marco siempre un objetivo mensual, a partir del cual deja de preocuparme si pongo enlaces en las redes o no. En julio, el día 8 estaba conseguido. En agosto me costó un par de días más, se ve que entonces había más gente de vacaciones. Eso se notó en las redes, más paradas que de costumbre porque supongo que el buen tiempo y las fiestas patronales empujan a la piscina o a la playa a la gente normal. Yo, como nunca he sido normal, ni lo pretendo, me he pasado los días en casa y sólo he salido a partir de las once de la noche. Incluso los baños en la piscina han sido nocturnos. Normal que no coja color ni a tiros y acabe acatarrada en pleno verano… En agosto pulvericé el record de julio (otra vez) e incluso los libros se fueron a Alemania, Reino Unido y algún otro punto del planeta, donde quiera que sea que vayan los libros que se compran a través de amazon.com. Septiembre empezó raro, el día 1 los contadores se quedaron atascados hasta el día 6, pero por los que observo tiene la pinta de mejorar los anteriores. A día de hoy ya lo he logrado…

También me dediqué a observar cuáles eran las mejores horas de ventas y la conclusión fue que se producían sobre todo a partir de las diez de la noche y sobre todo los viernes. Curioso, el único día del verano que yo soltaba el ordenador…

En estos meses han salido multitud de reseñas de mis novelas y ha pasado algo curioso. Supongo que las novelas se han ido conociendo en el mundo bloguero, pero lo que es en cuestión de ventas… el día que salía una no notaba nada especial, incluso se movían menos. Me pregunto entonces si las reseñas sirven de algo y la conclusión es que, si son sinceras, sirven para ti, para mejorar. Tanto si son positivas como si no, porque te aportan puntos de vista que quizá tú solo no tenías. 

Los dos libros que tengo en Amazon (La arena del reloj y El medallón de la magia), este verano, han alcanzado el número uno de su categoría. El medallón de la magia lo logró el 29 de agosto y La arena del reloj, el día 27 de julio. Este libro, además, se ha paseado ya unos cuantos días en el top 100 de Amazon, treinta a día de hoy. Siempre digo que a pesar del título, la magia es más suya que del otro. En privado, una escritora de las que yo admiro me dijo algo precioso sobre él… que me voy a callar por pudor, pero que compensa cualquier esfuerzo. Sobre El medallón de la magia me hablaron de una maquetación buena para lo que se suele encontrar, y eso que aún tiene pequeños fallos que sé dónde están, pero me sentí orgullosa porque fue el primero que maqueté y me costó muchísimo. El número 1 del medallón llevaba implícito cumplir una apuesta: la locura de tatuármelo. Todavía no lo he hecho, pero llegará. Tengo palabra y creo que forma parte de mí, es algo que he hecho sola y quiero tenerlo presente siempre. Aunque sé que es imposible que se me olvide.

He tocado los precios mínimamente, ahora ambos tienen el mismo, 0,99€, un precio quizá bajo pero que creo que debo mantener porque sigo pensando que es lo que provoca que estén visibles. En estos meses no he tenido inconveniente en regalar ejemplares electrónicos, porque este no es mi medio de vida, así que el hecho de que alguien pague aunque sea esa ínfima cantidad ya me parece meritorio y digno. También he cambiado los precios para el .com, donde  apenas vendo y esto sí que ha sido curioso: vendo más a pesar de que es más elevado que antes. Pienso seguir experimentando aquí, a ver qué pasa. En realidad todo esto es un experimento en sí mismo.

¿Sueños a partir de ahora? 

Creo que está todo conseguido, lo que suceda en adelante será un extra. Con El medallón de la magia cerré mi círculo, que era lo que yo quería, los libros han sido leídos y las valoraciones han estado bien (también hay alguna menos buena de la que se puede aprender y algún mensaje con mala idea de alguien que ni siquiera había abierto el libro, pero hay siempre gente para todo que parece que no encuentra la felicidad por sí misma y le hace falta hacer daño a los demás).

 Tengo una novela terminada por completo, otra terminada a falta de ojos que la valoren (ya liaré yo a alguien) y tres más en proceso que en el verano han sufrido un pequeño empujón, pero que no he conseguido terminar. No sería su momento… Tampoco importa porque mis dudas sobre si seguir adelante con más libros publicados siguen ahí.

Como siempre.

20 comentarios:

  1. Bueno pues una entrada muy interesante y unos resultados muy buenos. Siempre está bien conocer estos datos y que alguien se dedique a analizar los resultados para extraer conclusiones, ahora sería cuestión de cruzar datos con otros autores. Respecto a lo que comentas de las reseñas pues yo también creo que no influyen demasiado puesto que los blogs tienen un público más o menos fijo y son tantos los libros recomendados que es imposible leerse todo
    un beso Mayte!

    ResponderEliminar
  2. El de Amazon no es un mundillo que yo controle demasiado, ya que sólo visito el portal cuando quiero un libro especialmente y no veo la manera de comprarlo físicamente. Eso si, no creo en los comentarios que allí se vuelcan, que a fin de cuentas son los que lee el cliente potencial de la página. He visto comentarios de libros ensalzando libros infumables y que otros, de indudable calidad, nadie se ha hecho eco de ellos, por lo que puedo entender que en ese sentido las reseñas no muevan ventas.

    Por lo demás, ya te digo: no tengo ni idea y supongo que cada escritor sabrá valorar los datos con los que cuenta.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Tatty, llevas razón en el hecho de que sería interesante cruzar datos con otros escritores, para saber su experiencia. Como ya digo, todo esto es fruto de la observación y no pretende ser más que lo que es: un entretenimiento veraniego.

    Lo de las reseñas ya lo hemos hablado, es un mundo cerrado y el valor que hay que darles es el poder extraer de ellas conclusiones y aprendizajes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  4. Kayena, hace unos días entré por casualidad en un blog que no tiene seguidores. Como navego sin rumbo a veces me pasan cosas así. Hablaba de un libro con muy buenas opiniones en Amazon, muchas, un cinco estrellas, y decía que no lo entendía porque el libro le había parecido muy flojo. A veces te piden que pongas una opinión en un libro, para que los lectores puedan saber de qué va, y yo creo que sólo hay que hacerlo si te parece a ti oportuno, no por compromiso porque si no corremos el riesgo de confundir al personal.

    Particularmente no le voy a pedir a nadie que comente mis libros: las opiniones que están ahí son las que han dejado los lectores de manera voluntaria y quiero que así siga siendo. Opinen lo que opinen, siempre que lo hagan con respeto.

    Me encanta que aunque no sepas nada del tema te hayas animado a reflexionar conmigo de este mundo tan peculiar que hace poco que existe.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Amazon es una selva, Mayte, y como tal a veces impenetrable. Hay libros muy buenos que no figuran en las famosas listas, y hay otros por los que yo no daría ni medio que están allí de fijos. ¿De qué depende?, estoy a punto de creer en la astrología.
    Yo sí creo que las reseñas mueven los libros, al menos les dan visibilidad y aunque no sea de manera inmediata, el nombre del autor y del libro se empieza a hacer conocido.
    Yo creo que no sirvo para hacer estadísticas, porque no me fijo una meta de cantidad de libros por vender. Al final del mes sí anoto todas las ventas y es la única cuenta que llevo, más que nada por cuestiones prácticas, no estadísticas.
    Gracias por la mención, amiga, a mí me gusta dar a conocer los libros de los demás, lo hago con mucho placer.
    Besos, Mayte,
    Blanca

    ResponderEliminar
  6. Blanca, he tenido un verano de no salir apenas, así que algo había que hacer para pasar el rato, y se me ocurrió observar. Pero las conclusiones sólo tienen que ver con mis movimientos, así que sin compararlas con las de nadie más son puro entretenimiento.

    Es cierto que las reseñas ponen el nombre del libro en primer plano y hacen que no sea un desconocido, pero como hablaba con Tatty, tampoco nos parece que salgan de este mundo de los blogs, que es un tanto cerrado. Si hablo de los libros que he leído este verano, muchos de Amazon, la gente de la calle no los conoce, les suenan extraños. No sé si eso lo podremos solucionar alguna vez.

    A mí también me gusta que se conozcan los libros que me han llegado, por eso digo que me importa muy poco si me corresponden o no.

    Por cierto, recomiendo tu entrevista de hoy a Félix Jaime y la reseña que ha hecho Tatty de su libro. ¡Hoy es su día!

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Mayte, yo llevo una hoja de cálculo con los datos pero lo hago diariamente, no por horas, y siempre a la misma hora: las 9 de la noche.
    Y sí, el mejor día es el viernes; pero no sigue unas pautas y no se pueden sacar muchas conclusiones. Hay muchos otros factores involucrados.
    De un mes a otro baila el orden de "mejores días", ejemplo:

    Agosto: Viernes-Martes-Sábado-Jueves-Lunes-Domingo-Miércoles

    Julio: Viernes-Jueves-Martes-Sábado-Lunes-Miércoles-Domingo

    Junio: Lunes-Martes-Miércoles-Sábado-Jueves-Viernes-Domingo

    *Observa junio: el viernes pasa al penúltimo "peor día".

    En fin, que es orientativo, pero nada más y además, ya sabes, Amazon es todo un misterio :-)

    ResponderEliminar
  8. ¡Me encanta Pilar!

    Pensaba que era la única que se había dedicado a anotar estadísticas este verano...

    En Amazon es todo tan curioso que entran ganas de comprender, aunque no siempre se consigue.

    Un besote.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la mención Mayte, para eso estamos, si no lo hacemos nosotros, quien lo va a hacer. Me alegra saber que tienes un montón de proyectos por delante, eso es lo importante. hay que seguir luchando en la selva, como dice Blanca.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. María José, lo complicado es encontrar el tiempo para llevarlos a cabo. No siempre dependemos de nosotros mismos.

    Estos días estoy casi sólo por el blog, porque estoy haciendo algunos cambios, pero enseguida estaré al pie del cañón. Me encanta empezar el día con vosotros, que siempre me dibujáis una sonrisa con algo tan sencillo como un buenos días.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Ante todo,agradecer tu mención, y decir que es un placer leerte por la paz que emana de tu forma de escribir.
    Creo que las reseñas están bien, pero al final dudo que la gente que compra, al menos en un porcentaje mayoritario, lo hagan en base a ellas (salvo reseñistas o medios concretos y de influencia) Creo que en éstos momentos, hay tal saturación (todo el mundo hace reseñas)que casi se obvian. Si creo que las listas de Amazon y los posicionamientos influyan. Y por supuesto el boca/oído es decisivo. Más incluso que las propias opiniones dejadas en Amazon, cada vez más susceptibles de ser "maleadas".
    Vender una novela, pienso que es como una carrera de obstáculos que hay que ir venciendo conforme surjan.Con pasos lentos, quizá, pero en la medida que se pueda; seguros.Pero sin planteamiento de tiempo para llegar a la meta.
    Como están demostrando muchos autores - y sobre todo autoras - (tenéis esa magia) lo importante no es llegar, sino permanecer después.
    Enhorabuena por la entrada y su honestidad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Madre mía!! Lo que has trabajado este verano.

    Me alegro mucho del éxito de tus novelas. Te lo mereces.

    Raúl intentó comprarme la de El Medallon de la Magia, pero sólo te deja descargarlo en el mismo Kindle y yo no tengo. ¿Hay alguna otra forma de comprarlo, pero en otro formato?

    ResponderEliminar
  13. Mis estadísticas son sencillas: después de un año en Amazon, y haga lo que haga y salga donde salga, El eterno olvido se vende más o menos igual, una media de 50 ó 60 cada mes. No son malos números. Según mis cálculos, en 150 años, más o menos, habrá llegado a 100.000 lectores, una cifra más que respetable. Pero lo verdaderamente importante es que Amazon, Internet, te da una oportunidad, la de que alguien te lea, y eso no tiene precio.
    Estoy de acuerdo con Blanca en que Amazon es una jungla. Añado que en todos los sentidos, en flora y fauna. Y también pienso que las reseñas en los blogs son muy valiosas, porque te das a conocer y compruebas puntos de vista siempre distintos. Sin embargo, lo que sí noto es que la mayoría de reseñas son positivas, puede que porque agrada más escribir sobre lo que gusta...
    Por último, no comparto tu postura sobre la cooperación entre compañeros. Nadie podrá decir que haya nombrado mi novela y yo no corresondiera de alguna forma. Siempre lo hago. Pero hay muchos que no se molestan siquiera en hacer un simple RT cuando sabes que tú lo promocionas un poquito por ayudar, no porque su novela sea la maravilla más hermosa jamás escrita. Yo, desde luego, no le hago publicidad gratuita a quien no es capaz de corresponder con un simple saludo.
    Un saludo muy afectuoso a todos.

    ResponderEliminar
  14. A "Madre desesperada" comentarle que si no se tiene un Kindle también se pueden leer libros de Amazon. Si se tiene otro lector se pueden convertir los libros de Amazon al formato admitido por ese lector y si no se tiene lector se pueden leer en el ordenador u otro dispositivo.
    Tengo un vídeo sobre este tema:

    Amazon: ebooks, comprar y convertir a otros formatos con Calibre

    (Espero que salga enlazado, en caso contrario, copiar y pegar el enlace).
    Espero que sea de utilidad.

    ResponderEliminar
  15. Me alegro que las ventas vayan más o menos bien, porque supongo que es la única forma de que las editoriales se fijen en tu obra. Ánimo

    ResponderEliminar
  16. Enrique, sí que es una carrera de obstáculos, en la que hay que tener paciencia y no dejarse llevar por el desánimo (que muchos días se convierte en una presencia absoluta).

    Creer en ti, esa es la clave. Seguir a pesar de todo.

    Gracias por los RT, por las palabras que dejas caer en tu blog, y por escribir tan bien. Sabes que en mí tienes una lectora.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Dácil, te iba a contestar cómo hacerlo, pero ya te lo dice Pilar un poco más abajo. Es mucho más sencillo de lo que parece.

    Un besote

    ResponderEliminar
  18. Enrique, en 150 años lo conseguiremos, jajaja. Siempre me sorprendes con tus cuentas...

    Lo de los RT es importante porque a veces te sientes un poco solo y ese pequeño detalle se convierte en grande. No lo hacemos por nada, al menos yo, pero es muy gratificante recibirlo de vuelta. Sobre todo cuando se trata de personas a las que has apoyado desde siempre. Ese "duelen" del que hablábamos un día se refería a eso precisamente. Asumo que no todos tenemos los mismos valores pero no deja de sorprenderme que lo achaquen a falta de tiempo. No hace falta que sea todos los días, sólo de vez en cuando.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  19. Personalmente, como lectora, estoy encantada con "la generación Kindle", un montón de valientes que se han autopublicado su libro y que están triunfando en Amazon. Creo que es una oportunidad estupenda para leer a buenos autores a los que las editoriales les estaban poniendo las cosas muy difíciles para publicar. Ahora es el lector quién elige y no la editorial ¡Tenemos el poder!
    En cuanto a los blogs literarios, creo que son estupendos para publicitar a esos autores que no tienen presupuesto de marketing. Y sí que ayudan mucho a dar a conocer sus libros. Dice Mayte que no cree que suban las ventas tras aparecer las reseñas. Bueno, Mayte, ¡paciencia! Los lectores no corremos a comprar un libro justo después de leer la reseña. Pero sí que nos ayudan a conocer el libro y lo apuntamos en nuestra lista. Y tiempo después, cuando tropezamos con él en Amazon, decimos "Ah, sí, El medallón de la magia, he leído buena reseñas sobre él. Me lo compro". Besotes!!

    ResponderEliminar
  20. ¡Ayyyyyyyyy, Mayte! Anoche te dejé un comentario y veo que no se ha quedado grabado... Como no tengo ganas de escribirlo todo otra vez, te lo resumo: me gusta verte por aquí a menudo, me encanta que tu verano haya sido productivo en lo literario y espero tu próxima novela ¿en papel también , verdad? Otro besito que el anterior debe de andar por el limboooo.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?