sábado, 16 de febrero de 2013

NOVELAS INTERACTIVAS

Cuando empecé a escribir Detrás del cristal no pensaba que jamás fuera a publicarla. Era uno más de mis ejercicios de escritura, una búsqueda dentro de mí misma para averiguar si era capaz o no de componer una novela. Empecé hace tanto que no podría precisar el año concreto. Abandoné mil veces. Volví otras tantas. En este proceso me he divertido mucho, la verdad, aunque ha habido momentos con ganas de tirar la toalla, páginas y páginas eliminadas sin piedad, tiempos de reposo eternos para adquirir perspectiva y, sobre todo, desorden en la escritura.

Una vez leí en un hilo de Facebook que algunos autores escriben el texto seguido, capítulo tras capítulo. Bueno, yo lo intento pero no lo consigo siempre. En este caso, menos que en ninguno. Ni escribí el principio lo primero, ni el final ha sido lo último. Y en la parte central, más de lo mismo. Pero al final, la paciencia funciona y la historia fluye, como si hubiera salido de mi cabeza en orden.

Hace un año decidí publicarla, pero poco antes de hacerlo me lo pensé mejor y abandoné. Había algo que no me convencía del todo en esta historia. Se perfectamente que el argumento parte de una situación disparatada pero para mí una novela siempre tiene que empezar en un momento de ruptura de la normalidad y devolverla a lo largo de las páginas. En ese sentido, cabe cualquier cosa. En medio, entre lo que cuentas, irán las palabras y tu responsabilidad es usarlas con eficiencia. Aprendí hace mucho que da lo mismo lo que cuentes lo que importa sobre todo es cómo lo cuentes. Preferí centrarme en ello, darme tiempo.




Y algo más.

Revisando el texto, de pronto tuve una idea.

¿Por qué no aprovechar que iba a ser una novela digital para hacerla interactiva? ¿Cómo? Pues era más sencillo de lo que parecía. En algunas novelas he visto enlaces que te llevan a la bibliografía, al correo del autor, a su página web o a su blog, pero siempre de una manera muy seria. ¿Qué tal si aportábamos imaginación, si jugábamos con esto? Se me ocurrió que esto mismo se puede hacer dentro del texto de la novela, insertado en la acción. De este modo, el lector puede decidir si sigue leyendo como si no hubiera visto el enlace o se puede entretener mirando la información adicional. Me sugerían que puede ser que los enlaces caduquen, pero es un texto digital, así que esto siempre sería revisable.

No os voy a desvelar exactamente qué he puesto en Detrás del cristal, quiero que lo encontréis vosotros, pero sí que os hablaré ahora del camino que esto abre.

Creo que a partir de ahora las novelas pueden enlazarse con la música que escuchan los personajes, se podrá acceder a los escenarios donde sucede la acción, incluso podremos conocer la receta del menú que degustan, las bodegas donde se produce el vino que beben, los libros que leen, los conciertos a los que asisten… y eso sin contar con la posibilidad de que el autor deje una entrevista colgada en la nube, por poner más ejemplos. 

Pero no queda ahí. Siguen surgiendo ideas a partir de este tímido intento de dotar al libro digital de una entidad que lo diferencie definitivamente del papel. Porque esto, realmente, el libro en papel no podrá dárnoslo. Podemos aludir al tacto de sus hojas o su olor, eso siempre.

Me sugirieron una idea que es para tener tiempo: que exista la posibilidad de preguntar directamente a los personajes. Si la novela tiene un éxito relativo, puede ser hasta divertido, pero con un éxito rotundo, agotador para el autor. Se me ocurren unos cuantos personajes de los libros que he leído a los que me gustaría poder preguntar algunas cosas.

Otra más. Finales alternativos. La posibilidad de vender en una plataforma como Amazon, que permite tanta flexibilidad, me sugirió una idea: una novela con dos finales. El principio de la novela se colgaría de manera gratuita y, llegados a un punto, el autor podría enlazar dos caminos, lo que realmente sería la compra: final 1 y final 2, a elección del lector. Se compraría el que quisiera, o los dos… Quizá para esto sea un poco pronto aún.

Ideas, ideas… es que esto es infinito…

El camino está abierto, ahora toca que los demás lo exploren. Sé que hay que investigar, se me ocurre que podemos chocar de frente con la pared que suponen los derechos de autor. Por eso en mi novela, no es la música lo que está enlazado y tengo permiso para hacer lo que he hecho. Lo pedí antes de meterme en un problema y eso hace que los enlaces sean sólo tres.

¿Se os ocurre algo más? Me parece que esto es el principio de algo que dentro de muy poco será habitual.

Detrás del cristal ha sido el principio. ¿Te animas tú a ser uno de sus primeros lectores?

8 comentarios:

  1. Una idea genial. Seguro que será un gran éxito.
    Mucha, mucha suerte, crack!

    ResponderEliminar
  2. Es una idea fantástica... empiezo a seguir el blog para estar al tanto de los detalles. Mucho éxito.

    ResponderEliminar
  3. Cuando he leído por primera vez lo que de diferente tenía "Detrás del cristal" he pensado que era una novela orgánica, siempre viva, siempre en movimiento y cambio. Y sí, las posibilidades son enormes. Nos has sorprendido.

    ResponderEliminar
  4. Es una idea maravillosa.
    Yo también tengo más de una pregunta para varios personajes.
    Besitos guapa y muchísima suerte.

    ResponderEliminar
  5. Siempre que quisiéramos, la novela estaría viva, porque se podrían modificar los enlaces.

    Me comentan sobre las interrupciones en la lectura, pero en realidad son opcionales. Si quieres vas a ellas, si no, te las saltas.

    En Detrás del cristal, además, hay una pequeña travesura por mi parte. Espero que os haga reír, yo al menos me reí un montón mientras la ideaba.

    Besos a todos

    ResponderEliminar
  6. Me parece una idea magnífica, Mayte, como todas las tuyas, y que puede abrir todo un Universo nuevo en la forma de entender la literatura. Yo tuve una idea parecida con el Grafeneck, creando en TW el personaje de Lorenz Hackenholt, uno de los protagonistas. Había gente que llegó a pensar que se trataba del auténtico personaje. ¿por qué no? Ya la he comprado y me sumergiré en ella. Un beso, y Felicidades por la novela y por la genial idea.

    ResponderEliminar
  7. Reinventarse, aprovechar los formatos al máximo...
    Me parece una gran idea, lo leeré
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Qué buena idea, espero que te salga bien. Ya he visto que la novela va biento en popa. Felicidades.

    Elisa

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?