lunes, 4 de marzo de 2013

DESCRIPCIONES SUBJETIVAS

Ayer Alex me pidió que le explicase la descripción. Con mis palabras, como siempre hacemos, para que una vez que entienda el concepto, sea capaz de entender las enrevesadas explicaciones que a veces traen los libros de texto.

Hablamos de los dos tipos que hay, las objetivas, es decir, aquellas que se hacen con el objeto de exponer un tema sin entrar en ninguna valoración, y las subjetivas, esas en las que prevalecen las emociones del autor, cargadas de sentimientos.

Yo no sé hacer descripciones objetivas.

Ni aprenderé.

Llevo unos días tratando de resumirme a mí misma lo que me está pasando con Detrás del cristal y la imparcialidad es imposible. Tanto que desisto y me quedo con todo este enorme torrente de sentimientos que me provoca el resultado que está dando este trabajo de años.

Pensé publicarla hace un año pero... un comentario no demasiado alentador, sobre la postura de mi narrador (aviso, es omnisciente, lo sabe todo y a veces interviene en la narración) me hizo pensar que quizá no sé escribir todavía y que tenía que darme más tiempo.

Lo hice y no me arrepiento en absoluto.

En este año la vida me ha pasado un poco por encima, algunas situaciones me han superado y he estado inmersa en un proceso de aprendizaje que, de alguna manera, se refleja en la novela. Escuché todo lo que tenían que decirme de ella, escuché a mi propio narrador omnisciente, revisé y reestructuré y ahora, estoy segura, es el libro que quería escribir.

Pero aún no es MI libro.

Todavía estoy aprendiendo.

No voy a hacer una descripción subjetiva de los últimos dieciocho días que lleva publicada, voy a dejar constancia en una imagen que creo que lo resume todo, quizá de manera mucho más objetiva. Añadiendo que lleva 5 opiniones de cinco estrellas. ¡Casi nada!





3 comentarios:

  1. Felicidades, Mayte!! Disfruta mucho, muchísimo. Como lectora tuya que soy, yo sí que he visto cierta evolución en este último título, me parece que estás muy cerca de TU libro. De verdad que te encuentro más segura, más "sin complejos". Un besote!!

    ResponderEliminar
  2. Mayte, el día que dejemos de aprender, ese no será nuestro día. Un besazo y sigue con ese subjetivismo tuyo tan espontáneo y auténtico. Un besito.

    ResponderEliminar
  3. Yo no puedo soportar a quienes creen saberlo todo y a quienes se muestran tan seguros de su trabajo y de su buen hacer que parece que nada tengan que aprender, porque normalmente suelen ser los más ignorantes. Te honra decir que éste no es TU libro (aunque lo fuera) y que tienes que seguir aprendiendo, porque mientras más nos adentramos en este mundo –como en cualquier otro- más descubrimos que no sabemos nada y que aún nos falta muchísimo camino por recorrer para perfeccionarnos un poco. El miedo a no haberlo hecho tan bien como debiéramos y el afán de superación que eso conlleva es lo que nos encamina al éxito, así es que disfruta de esas valoraciones subjetivas que son fruto de la emoción y de la ilusión - y que también se necesitan-, pero no pierdas demasiado la objetividad porque eso es lo que te hará grande.
    Felicidades por el éxito que está teniendo, ese esfuerzo de años lo merece. ¡Ah!, y saluda a Pablo de mis parte ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?