jueves, 19 de diciembre de 2013

¿CÓMO DEBERÍA DE SER UNA RESEÑA?


Si has llegado hasta esta entrada buscando instrucciones precisas sobre cómo realizar una reseña, te sugiero que dejes de leer porque no las vas a encontrar. Puede que haya quienes necesiten una plantilla que seguir a pies juntillas pero yo ni la uso ni la quiero. Tampoco, claro está, pretendo dar instrucciones.

Yo leo reseñas en la red. A veces lo hago para hacerme una idea de lo que voy a encontrar en un libro, otras porque las ha colgado alguien que conozco y quiero ver su opinión.

Como sabéis, también hago reseñas.

O lo que sea.

Las mías son más un cúmulo de sensaciones que un texto que convierta en cadáver a un libro y le haga la correspondiente autopsia. No destripo, valoro siempre desde la subjetividad de mi experiencia lectora y siempre, siempre, siempre, aviso de ello porque quizá una novela que a mí me ha parecido maravillosa, para otro lector puede ser un tostón infumable y, al contrario, una novela que me ha dejado con malísimas sensaciones, a otro le puede parecer la obra del siglo.

Para hacer esto suelo poner la sinopsis y la portada, mencionar a los personajes con un par de rasgos muy generales, perfilo ligeramente la trama interrumpiendo la narración casi en lo más interesante, hablo del punto de vista del narrador y quizá comento la ambientación. Pero desde luego, lo que no hago (y no porque no sepa hacerlo) es diseccionar el libro detalle a detalle porque con eso tal vez puedo demostrar que soy muy buena analizando textos pero no es mi objetivo.

Yo quiero empujar a la lectura, quiero que los demás sepan más o menos qué pueden encontrar y, por supuesto, quiero que desarrollen su propio criterio. Por eso en este blog no hay apenas reseñas negativas porque yo no voy a recomendar un libro que no me haya gustado. En la vida real no lo hacemos, ¿por qué aquí debería ser de otro modo? Yo no tengo compromisos, por eso también soy más libre de hacer lo que me venga en gana.

¿Qué pasa con un libro después de una reseña demasiado minuciosa? ¿Quién querría leerlo cuando no le hayan dejado nada por descubrir? Yo me lo pensaría…

Para mí una buena reseña es aquella que dice sin decir, que cuenta sin contar, que descorre la cortina para mostrarte un mundo pero que no te destroza nada de lo que allí encontrarás.

Hay muy buenos anfitriones en la red.

Y malísimos.

Exactamente igual que sucede con los libros: los hay buenos, regulares e infumables pero esta catalogación sólo debería dársela el lector.

8 comentarios:

  1. Muy de acuerdo contigo! Yo también prefiero esas reseñas que insinúan más de lo que cuentan y que transmiten las sensaciones de quien la escribe respecto al libro en cuestión pero que no lo analizo absolutamente todo, todo, todo!! A veces encuentras reseñas casi más grandes que el propio libro y es como... What the fuck? xD Y ahora para qué voy a comprarme el libro?

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Mis reseñas también son más de sensaciones y emociones que de explicaciones y análisis sesudos. De hecho, me suelo aburrir con las reseñas largas y que lo analizan todo. Espero que mucha gente llegue a esta entrada buscando cómo escribir reseñas. ¡Y que sigan tu ejemplo!

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Eso es, pienso lo mismo, una buena reseña es la que te dice lo justo, ni más ni menos. Métodos hay muchos y por la red las hay penosas, malísimas y horribles, pero las hay pasables, buenas y excelentes; solo hay que saber dónde mirar. Y también como dices, no hay un método infalible y hay que ser lo más subjetivo posible, además de que debe ser constructiva, siempre constructiva. Saludotes.

    ResponderEliminar
  4. A mí las reseñas que más me gustan son precisamente las que cuentan la experiencia personal (subjetiva, como tú dices) del lector. Como ya nos vamos conociendo en la blogosfera, compartes gustos e intereses con muchos compañeros y té gusta que también te den esa lectura personalísima del libro que sea.
    Pero es importante distinguir entre opinión personal y crítica literaria. Creo que la crítica literaria (que no habla de si ha "gustado o no" el libro sino de su valor literario) la reservo para los grandes entendidos en la materia y, de esos, no conozco a ningún que tenga un blog de reseñas. Bss

    ResponderEliminar
  5. Por ese mismo motivo, nunca llamo "reseña" a lo que yo hago, solo "opinión", porque a veces casi hablo más de lo que me ha suscitado la historia que de la historia en sí, añadiendo incluso reflexiones de índole ajena o personal. En fin, una especie de conglomerado difícil de definir, jaja, pero que en última instancia plasma mi opinión personalísima de lo que a mí me ha parecido, no una crítica literaria al uso; aunque reconozco que las hay muy, muy buenas por la blogosfera.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Estoy contigo. Yo suelo tirar más por contar el regustillo que me dejan que por destripar la historia. Creo que de eso se trata. Aunque a veces todos pequemos un poco de querer contar cosillas, pero eso es porque nos han gustado tanto que...
    O al contrario... Yo recuerdo una reseña mía que me dieron palos por todos los lados, y precisamente fue por desplumarlo, pero lo hice bien aposta, y solo una vez. Menuda porquería de libro. Eso ya te lo cuento en privado si quieres jejeje
    Besos
    Cita

    ResponderEliminar
  7. Así como hay libros mejores y peores nos encontramos lo mismo con las reseñas. Yo no sigo ningún guión, muchas veces las escribo con el corazón al dejar las impresiones y emociones recibidas.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Me gustan tan poco las reseñas que destripan como aquellas en las que se nota a kilómetros que el autor del libro es amigo del autor de la reseña y que esta está hecha con fines "comerciales".

    Yo conozco a muchos autores pero no hago reseñas de sus libros si no me gustan. Esto me ha costado que me borren de su lista de "amigos" pero no serían tan amigos si hacen eso, ¿no?

    Seguiré así, sin descuartizar libros y, sobre todo, sin dejarme manipular. Aunque eso conlleve que me quede sola.

    Besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?