jueves, 27 de marzo de 2014

ERRAR EL CÁLCULO

Cuando no se manejan certezas sino aproximaciones corres el riesgo de errar el cálculo. Lo que tú creías se transforma en lo que es y te descoloca por completo porque los indicios, que otras veces te ayudaron a encontrar el camino, esta vez han servido de tan poco que el sendero se ha terminado en un precipicio al que no sabes si asomarte o saltar.

O darte la vuelta.

No estoy acostumbrada a interpretar tan mal las señales.


Me retiro a reflexionar.


4 comentarios:

  1. Todo en esta vida tiene solución, y si podemos ayudarte a encontrarla, avísanos. Ánimo y muchos biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Con independencia de qué se trate, lo cierto es que el texto que has escrito me gusta muchísimo.

    Yo lo rescataría y se lo regalaría a algún personaje.

    ResponderEliminar
  3. Vaya, todos alguna vez nos hemos equivocado.
    Un beso guapa.

    ResponderEliminar
  4. Una cosa es equivocarse y otra, diferente, suicidarse. No tengo ninguna intención. Mi padre me enseño que uno de los rasgos de la inteligencia es la prudencia.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?