martes, 25 de marzo de 2014

INTERPRETAR UNA NOVELA: CÓMO ABORDAR UNA RESEÑA.


En los últimos años han proliferado en internet blogs que analizan novelas desde el punto de vista del lector y muchas veces me pregunto si hay normas a seguir para hacer este análisis. Muchas veces las reseñas se hacen desde la subjetividad más absoluta, como es mi caso, valorando las sensaciones que produce el texto en quien se acerca a él. Se quedan en las emociones que ha conseguido remover, dando quizá pequeños apuntes sobre la técnica utilizada por el autor. Evidentemente no hay reglas fijas para analizar una obra literaria pero existen determinados aspectos que pueden hacer del análisis algo más profundo.

Esto que planteo lo he recogido de aquí y de allá, de lo que veo y de algunas pautas escritas que pueden resultar interesantes para los reseñistas.

  • Autor y época del mismo.
Muchas veces nos paramos en el nombre del autor, sin analizar su biografía, su contexto cultural, donde nació... Esto, aparentemente banal, no lo es en absoluto. Conocer las circunstancias del autor cuando componía el texto ayuda a comprenderlo mejor. Ya hablé en el blog de la necesidad de conocer el contexto del autor para saber el por qué de determinados fragmentos del texto. Ilumina la interpretación y la enriquece.

  • Personajes.
El análisis, tanto el protagonista como el antagonista, es una de las cuestiones que no se pasan por alto. Los personajes son la base de la novela y ver su evolución a lo largo de la misma puede ser tan interesante como la misma trama. Podemos fijarnos en si son planos o redondos, si se aprecian en ellos cambios significativos a lo largo del relato.

  • Época en la que transcurre la novela.
Muchas veces nos encontramos con que la novela no transcurre en el momento histórico que está viviendo su autor y podemos analizar el acierto (o desacierto) del mismo al recrearla, del mismo modo que si lo que nos presenta es una historia contemporánea a la escritura. En este caso el valor de la novela, bajo mi punto de vista, se eleva porque la literatura es un reflejo de su tiempo. Por esa razón es frecuente utilizarla para comprender el periodo histórico en el que fue escrita. Sin querer le doy más importancia a las novelas que retratan la sociedad del tiempo del autor porque estoy convencida de que la experiencias vividas en primera persona tienen una correspondencia más intensa en los textos.

  • Estructura.
Podemos pararnos a pensar si la novela está armada en capítulos, si utiliza recursos con el flash back o la anticipación y analizar ese armazón que el autor ha urdido. Hay novelas en las que la estructura es esencial para su comprensión.

  • Ambientación.
Otro elemento clave son los escenarios por los que se mueven los personajes. Se puede hacer un análisis de si son reales o ficticios y en qué medida son capaces de sustentar la verosimilitud de la trama. Hay novelas en las que la ambientación ejerce un efecto mágico, que es un elemento que por sí mismo se puede casi convertir en un "personaje".

  • La sociedad.
Al igual que se construyen los ambientes se recrean las sociedades. En las contemporáneas podemos ver cómo se refleja la sociedad del momento y en aquellas fantásticas que crean mundos inexistentes podemos pararnos a analizar si lo que plantean podría darse hipotéticamente.

  • La mirada del autor.
Su visión del mundo, si es optimista o pesimista, se ven irremediablemente en cada párrafo. La voz narrativa, esa que nos permite reconocer el estilo tal y como se reconoce a un cantante, por ejemplo, puede ser otro elemento más a analizar. Si solo hemos leído una obra de él apenas podemos ser conscientes de esto pero si se trata de alguien con quien repetimos podremos observar si la narración sigue determinados parámetros que nos pueden indicar la procedencia del mismo.


Se puede hacer de mil maneras más pero estas pautas pueden ser un comienzo.

10 comentarios:

  1. Viendo esto ya está más que claro que voy por libre xd! Lo que a mí me gusta es decir lo que me transmite, si me engancha, si me aporta algo nuevo, y quedarme con algunas frases, y todo ello sin destripar la novela. Biquiños!

    ResponderEliminar
  2. Como dice Cristina, creo que con este esquema de trabajo lo más seguro es que la novela acabase destripada del todo. Por eso a mí me gusta más el poner énfasis en lo que me transmite, porque prefiero que desde un blog se me anime a leer y a degustarla por mi cuenta.

    Sin embargo, estoy pensando que este tipo de análisis, para un trabajo profundo sobre una novela sí que puede resultar útil.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. La Isla de las mil Palabras25 de marzo de 2014, 13:25

    Bueno...creo que soy una cabra loca... No, yo intento poner sobre todo mi primera sensación, y soy objetiva cuando pongo la descripción inicial...y luego ya hago de todo un poco.
    Y sobre todo lo que busco es incitar a la lectura, sin desvelar, llamar ...Luego es la persona que toma la decisión de leer la novela es la que debe buscar la información...para sentirse limpio y virgen o ya ir preparado. Como todo, una opinión.

    ResponderEliminar
  4. Muy interesante, Mayte. Yo voy más por libre, pero tendré en cuenta estas pautas. Admito que no soy buen reseñador, porque soy demasiado subjetivo y cuando algo me gusta me entusiasmo a la hora de escribir la reseña, y viceversa. Creo que la labor del reseñador es muy complicada. Besos, y felicidades por la entrada!!

    ResponderEliminar
  5. Definitivamente, yo no hago reseñas, ya lo sospechaba, pero ahora lo confirmo, jajaja. Yo expreso lo que a mí me ha aportado, las impresiones que he tenido al leerla, el mensaje de fondo que me ha podido quedar y poquito más. Menos mal que las llamo "opinión", que si no... :)
    Gracias por la información, es muy interesante!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por darme estas pautas. Tengo un blog creado en el que quería hacer las reseñas de mis libros preferidos, pero está abandonadísimo, por falta total de tiempo. Aunque nunca se sbe y tal vez, algún día... Recuerde todas las pautas que me has dado :D

    ResponderEliminar
  7. A mí a veces me da la impresión que es la novela la que me dicta las reseñas. Pero prefiero quedarme casi siempre en las sensaciones que éste me produce. Una entrada muy interesante.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo,cuando escribo opinion,trato de dejar en claro si me gusto o no y por que,me ha pasado que las opiniones negativas no me las publican y no entiendo por que,si yo gaste mi dinero en un libro que no valio la pena,por que no tengo derecho a escribirlo? Siempre con respeto pero lo justo es lo justo......me gustaria saber tu opinion,mayte es la primera vez que entro en tu blog,admiro y envidio tu historia escribir es el sueño de mi vida,,quisiera leer tu ultimo libro,se consigue en argentina?saludos

    ResponderEliminar
  9. Claro que se puede dejar una opinión negativa, Scarlet, pero lo malo es que la mayoría son del tipo "no me ha gustado nada" que aportan más bien poco.

    Por eso yo recomiendo lo que sí me gusta. Un libro sin recomendaciones es casi sinónimo de que no ha gustado y se acabará perdiendo entre los millones que existen. Me parece más elegante y, sobre todo, más enriquecedor personalmente centrarme en lo positivo que voy encontrando.

    Mi historia tiene mucho esfuerzo detrás, constancia, escribir mucho pero borrar más aún. En Argentina se pueden conseguir mis libros a través de Amazon, aunque en digital. En papel todavía no he llegado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?