lunes, 22 de junio de 2015

EL LECTOR IDEAL



El otro día, leyendo Mientras escribo, el ensayo de Stephen King, tropecé con su definición de Lector Ideal. Al leer el nombre pensé inmediatamente en ese lector complaciente que te dice que eres un genio como no ha nacido otro y que te mereces todos los premios literarios que se otorgan a la gente que escribe en tu idioma y alguno más como el Nobel, pero enseguida recapacite.

Imposible.

El lector ideal es justo lo contrario, es aquel que es capaz de decirte, sin paños calientes, que hay algo que chirría en la narración, que logra transmitirte las sensaciones que recibe sin ahorrarse las necesarias críticas. Sin ser borde, pero sin la complacencia que no sirve para nada más que para que te des un porrazo de los gordos.

Yo creo que es una figura impagable.

King dice que el lector ideal es alguien para quien el autor escribe, y lo suele colocar en su círculo próximo vital. Las parejas son los lectores ideales más frecuentes, pero hay quien deja esto en manos de su mejor amigo. Tener lector ideal es como ir con el cinturón de seguridad. No impide que te des un tortazo con el coche, pero siempre serán los daños menores que si sales volando por el parabrisas.

O, como dice él en el libro, el que te avisa para que no salgas a escena con la bragueta bajada.

Yo he tenido lector ideal en algunas novelas y en otras no tanto y se nota mucho en la seguridad con la que te enfrentas a los primeros lectores del mundo exterior. Tenerlo no es obligatorio, pero sí es cierto que te sientes desprotegido sin él, sobre todo si eres como yo, que me quito el cinturón del coche solo porque si no, no me puedo bajar de él.

Por cierto, el lector ideal no es igual que el lector cero o beta. De este hablamos otro día.


8 comentarios:

  1. Lo mejor sería entonces que ese lector "ideal" fuera a su vez un lector "cero", para que te diga la verdad sin paños calientes pero con tiempo de poder corregir, o al menos sopesar aquello que él apunta. Digo yo... ¿O no?

    ResponderEliminar
  2. Sin lector ideal no me habría atrevido a publicar. Me ha gustado mucho tu post, espero el del lector cero :) Biquiños!

    ResponderEliminar
  3. Precisamente por eso creo que la gente que nos quiere no son lectores ideales. Cuando le tienes cariño al escritor, le lees con otros ojos y te puede la simpatía y la persona, y al final no eres un lector crítico ni nada que se le parezca. Cuesta separar sentimientos por el autor de la novela. Si cae bien Auster o King, ya estás predispuesta para perdonarle las faltas. Ya no eres un lector ideal :-)))

    ResponderEliminar
  4. Lector ideal es aquel, que a pesar de todo es capaz de ser crítico y decir y ayudar sin ofender. No es el que idolatra, o el que se lo traga todo, y por supuesto, no un palmero.

    ResponderEliminar
  5. Hola. el lector ideal es el que recomienda una publicación desde su subjetividad porque nadie puede ser plenamente objetivo. Acabo de descubrir tu blog y me gusta mucho la variedad de temas que tratas vinculados con la lectura. En este momento he creado un blog dedicado a los jóvenes y al uso que hacen de las nuevas tecnologías. Te invito a visitarlo: http://cativodixital.blogspot.com.es/ Si quieres seguimos en contacto. Yo ya me hice seguidora de tu blog.

    ResponderEliminar
  6. Conocía la figura del lector 0, pero la del lector ideal no. Lo que aprendo contigo...

    ResponderEliminar
  7. El lector ideal es un mirlo blanco. Si lo encuentras es conveniente no dejarlo escapar. Bueno, no sé si conveniente, pero es probable que sea lo más inteligente que estás haciendo con respecto a tu escritura. Está claro que no todo el mundo tiene la suerte de tener uno (y los reflejos muchas veces de conservarlo), pero no tiene nada que ver con el lector cero. Pero eso lo dejamos para otra entrada más adelante ;)

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que el lector ideal es alguien que no te conoce demasiado y es capaz de darte con sinceridad su opinión. Algo parecido a un lector beta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?