domingo, 18 de septiembre de 2016

RECAPITULANDO

Los primeros quince días de septiembre una de mis novelas, Su chico de alquiler, ha entrado en una de las promociones que Amazon organiza, descontar el 50% del precio habitual de la novela. Eso, si queréis, puedo hacerlo yo el día que se me crucen los cables, pero no resulta nada efectivo porque lo sabría yo y los pocos a los que les llegaran mis promociones en las redes (de bastante poco alcance).

Sin embargo, haciéndolo ellos, resulta efectiva.

¿Por qué? Pues por la sencilla razón de que la novela se vuelve visible en una de las páginas de la plataforma y es de ese modo, y supongo que a través de correos a los clientes, como obtiene una relevancia que en ningún caso yo le puedo dar.

Esto tiene consecuencias positivas y negativas.

Positivas:

Se obtiene esa visibilidad, que se traduce en muchas ventas que de otro modo no se producirían, así como lecturas en kindle unlimited, que repercuten, y mucho, en que se mueva dentro del ranking general.

En mi caso, la novela rozó el top cien, y nunca mejor dicho porque se quedó en el 101, se han multiplicado por treinta las ventas y las lecturas mucho más. Eso repercutirá, supongo, en que cobre algo más de lo habitual cuando llegue el pago de Amazon. ¡Bien! Septiembre es un mes de mierda, en el que hay que comprar los libros de texto, pagar el IBI, llega el seguro del coche y la hipoteca no se olvidan de pasarla. Esto no es más que calderilla, pero igual pago el teléfono con ello.

Muchas personas que no conocían la novela han sabido de ella. Siempre es bueno, porque así no se morirá aún. Además, dentro de unos meses saldrá a la venta otra que tiene relación con esta. No tienen más que ver que los personajes, pero si alguien tiene curiosidad por saber cómo han evolucionado en Entre puntos suspensivos, puede saciarla a mitad de precio.

Se sigue hablando de mí como autora sin que tenga que esforzarme. Y, creédme, mantenerme aquí es algo que me está costando un mundo. Tengo tentaciones de cerrar todo día sí y día también porque estoy agotada.

Negativas:

Estas son las de siempre. Esta es una novela que, por el título, genera unas expectativas que no cumple. No me siento culpable, la escribí hace muchos años, cuando no existía la literatura erótica tal y como la entendemos ahora. Le llegan lectores de ese género que, por más que en la sinopsis me empeñe en poner que es una novela JUVENIL no entienden que no haya sexo. Y se les caen todos los palos del sombrajo (gracias, papá, por la expresión que siempre usabas, me encanta). Y me dicen cosas que, si las pensaran antes de escribir, no tendría ningún sentido mencionarlas, pero ya se sabe que todo el mundo es libre de opinar (menos mi familia, que no pueden comentar en mis libros porque según Amazon no son objetivos. ¡No los conocen! Casi mejor que no opinen...).

Me llegan comentarios y, en mi caso, no son buenos. En esta promoción solo ha llegado uno de una estrella. No los pido nunca, me parece que hacerlo desvirtúa en gran medida el valor de lo que ofreces. Y no de cara a los lectores, que al final no son tontos y si leen pueden tener su propio criterio, sino con respecto a ti mismo. Si pides a quien te puede ofrecer algo positivo o que no van a darte uno negativo, al final te puedes creer que eres la leche escribiendo. De momento prefiero saber que eso no es cierto y que tengo muchísimo por aprender, por más que con esta novela poco pueda hacer que es la primera que escribí, hace tanto que casi ni me acuerdo.

¿Con qué me quedo?

Con esa visibilidad, con lo que me he entretenido estos días mirando las ventas (una costumbre que desde que publico con editorial apenas practico), con que me pague el teléfono (muy importante) y con que no se muera del todo.

Sigo escribiendo. Seguiré intentando aprender de todo esto, porque al final aprender es la única razón que me mantiene aquí.

12 comentarios:

  1. Si sirve para que sigas ahí, me vale.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de motivación la verdad es que no viene mal, que no es que me sobre para regalar.

      Besos!

      Eliminar
  2. Amazon ese mundo tan complejo. Coge las experiencias positivas, aprende de las negativas, que ya conoces...y ni se te ocurra desaparecer. Te echaríamos mucho de menos.
    Un abrazo fuerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo investigo, observo, anoto y aprendo. Y no solo de Amazon. En la vida igual. Lo que pasa es que las conclusiones de la vida me las quedo para mí.

      De momento, me quedo. Tengo una novela que defender en breve.

      Besitos

      Eliminar
  3. ¡Hola! Me encantan todas tus entradas, pero sobre todo las que son de este tipo porque así aprendo de tu experiencia con Amazon. Resulta curioso cómo se consigue más gracias a las promociones de la propia página, antes que las que hacemos nosotros... Por mucho que nos esforcemos, a veces no es suficiente y es la triste realidad. Lo que hay que hacer es nunca rendirse y seguir adelante. Nunca abandonar algo que nos llena tanto como es la escritura :D

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cual lleva a pensar que si nos pasamos de pesados con la promoción, si no la alternamos con algo que nos haga más "humanos" corremos el riesgo de que nos bloqueen los contactos que tenemos y encima eso no habrá servido para publicitar nuestra obra.

      Yo, lo confieso, he pasado de leer a alguna persona por pesada. Eso hay que tenerlo en cuenta porque pasa.

      Lo cuento todo porque para mí esto fue un experimento, quise saber y dejarme aquí lo que averiguara. Lo de acabar publicando con una editorial a la primera que sorprendió fue a mí (aunque cada día me va sorprendiendo menos, algún día contaré por qué).

      Un beso

      Eliminar
  4. Me recuerda al día que fui a ver al cine la Princesa Mononoke y me encontré la sala llena de niños. la gente no se molesta en leer a que tipo de público van dirigidas las novelas o las películas y luego se quejan. En fin. Eso va a pasar siempre...

    ResponderEliminar
  5. Siempre se puede seguir aprendiendo. No me he leído la novela en cuestión porque estoy saturada de juvenil, pero en cuanto pueda le daré una oportunidad.
    Como lectora, se me hace difícil leer libros de gente que conozco, y a la que admiro (porque para escribir hace falta mucho, no solo saber teclear). Me da miedo que no superen mis expectativas, encontrar fallos no vistos, lo que sea que pueda comprometer mi relación con esa persona, y eso me genera un conflicto fuerte. Intentaré no tenerlo en cuenta cuando te lea, para darte mi opinión más objetiva :)
    Un beso Mayte, y me alegro que haya llegado a más gente este primer libro tuyo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mi primera novela, la primera que es consciente de que tenía mucho que aprender soy yo, pero quizá me molesta mucho más el que me digan que se habían creado su propia película en la cabeza, y que por eso no les gustó, que el hecho en sí de que no les gustase. Eso es normal, no a todos nos gusta lo mismo.

      Lo que pasa es que soy curiosa y chequeo de quién vienen los comentarios. Y descubro, pasmada, que esos vienen de gente que lee erótica. Si ya pone que es juvenil y que no es erótica (¿de verdad es tan difícil intuirlo con la portada que tiene?) no sé por qué no asumen que el error no es exactamente mío. No la voy a cambiar de título ahora, después de media vida que lleva con ese.

      No me cabrea ya, ese tiempo ya pasó, me sorprende.

      Y con respecto a lo otro, si a mí me gusta un autor y con una novela no, no importa. Ya escribirá otra que sí.

      Un beso

      Eliminar
  6. No sé por qué culpabilizar a otros de que uno tenga ideas preconcebidas, es algo que no entenderé. Biquiños!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con esta novela me pasa siempre. Todos le habrían sacado más partido, pero es que la escribí yo y es así. Contra eso poco se puede hacer ya, que tiene 20 años!!

      Eliminar

¿Me dejas tu reflejo?