lunes, 10 de octubre de 2016

ESE COMENTARIO FANTASMA



Esta mañana me ha pasado una cosa muy curiosa. Una lectora me contó una noche de la semana pasada, a través de un mensaje de Facebook, que había leído La arena del reloj. Me dijo que le había gustado el libro y que dejaría un comentario en Amazon, una costumbre que tiene después de sus lecturas. La arena es un libro particular, y ella quería comentarme algunas cosas que prefería que fueran más privadas, así que mantuvimos una animada charla las dos durante bastante tiempo.

Este fin de semana he estado fuera y se me olvidó mirar a ver si lo había subido.

No me he vuelto a acordar hasta media mañana. He ido a mirar si estaba y, en efecto, llevaba allí dos días. Me he puesto muy contenta porque es es el libro más especial que tengo y siempre emociona que, a pesar de la década que lleva a sus espaldas, siga provocando las mismas sensaciones en tantos y tantos lectores.

El caso es que ya me iba de la página cuando me he fijado en los otros libros que compran los lectores después de mirar La arena del reloj. Los míos, claro, no es un libro mayoritario. Y algo me ha llamado poderosamente la atención: La chica de las fotos tenía un comentario más de los que llevo viendo todo el verano.

He ido con miedo a mirar. Lo reconozco, es el único de mis libros con el que me pasa, pero es que con él me han sucedido tantas cosas particulares, le han metido tanta caña en algunos momentos, que me espero cualquier cosa. He visto que el comentario era de cinco estrellas y el contenido muy bueno. 

He respirado aliviada. 

Medio segundo.

Ese no podía ser el comentario.

¿Por qué? Pues porque de pronto he recordado que este verano estuve hablando con una persona que se llamaba de ese modo en un hilo de un grupo de Facebook y me decía exactamente lo mismo que ponía en el comentario. Palabra por palabra, incluso recordaba el nombre y coincidía. Es más, la fecha que de pronto he visto en el comentario, también. Era de agosto.

He filtrado los comentarios por fecha por si se habían descolocado y no. En efecto, el último que tiene mi novela es ese, un comentario de agosto. Pero, cualquiera sabe por qué, ha aparecido hoy. He estado todo el verano con 59 comentarios. Y ahora, de pronto, mutan a 60, aparece uno de mitad de verano por sorpresa.

¡Fíjate tú!

De todos modos, nos están acostumbrando a las sorpresas.

Raritas, pero se van convirtiendo en una costumbre.

4 comentarios:

  1. Lo de los comentarios en Amazon sigue siendo un misterio para mí. Hasta la fecha, tres lectoras se han puesto en contacto conmigo por el mail del blog para decirme que me habían dejado comentarios y que Amazon se los había borrado. Y es cierto porque yo los había leído en su día y luego, pluf, desaparecidos. En cambio, cuando te pones en contacto con Amazon para denunciar comentarios escritos por máquinas, de publicidad o con insultos, ni caso. Pues muy bien.

    ResponderEliminar
  2. ¿A ti también te pasa? Me comentaron el otro día que había comentarios que aparecían y desaparecían este verano en los perfiles, sin razón aparente. Habrán tocado algo.

    ResponderEliminar
  3. Yo debería empezar a poner comentarios en amazon, porque me limito a tuiter, hablar con el autor, y las reseñas de Goodreads y mi blog :S
    Y sí, es muy raro esto que comentas ajaja
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  4. Y sigue pasando. Comentarios bloqueados y, fíjate tú que puta casualidad, que no son los que nos ponen a caer de un burro, no, son los buenos...

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?