lunes, 2 de octubre de 2017

PREVIO PAGO DE SU IMPORTE

En esto se está convirtiendo escribir. El autor, en los tiempos que corren, se ve rodeado de toda una serie de personajes que buscan lucrarse con su trabajo. Y no solo eso, para mantener una imagen maravillosa debe decir que en esto no está para ganar dinero, sino porque le da la vida.

Ah, claro, que los escritores no comemos, no pagamos hipotecas ni se nos rompen los zapatos, porque no somos humanos, sino seres divinos con su sitio en el Parnaso...

Pues no, somos humanos y tenemos las mismas necesidades que todo el mundo, pero no sé por qué demonios tenemos que callarnos todo excepto las palabras que pongamos en nuestras novelas.

¿Estamos tontos?

Pues claro que lo estamos, y la gente que escribimos, definitivamente mal de la cabeza para aguantar lo que aguantamos últimamente.

Si trabajas con una editorial, el proceso es muy sencillo: aportas el texto, ellos lo revisan, vuelve a ti, se revisa lo que tú has revisado, te lo devuelven, das tu visto bueno y se pasa al siguiente proceso. Maquetación, de la que no te ocupas. Diseño de portada, que apruebas o no (al menos en mi caso siempre me han dado esta opción y las tres novelas han salido con la portada que yo he querido). Y, al cabo de un año, cobras. Más o menos, depende de las ventas, pero no pagas. Porque cualquier trabajo es o debería ser remunerado.

Es un derecho. El artículo 35 de la Constitución de 1978 reconoce a los españoles "el deber de trabajar y el derecho al trabajo, a la libre elección de profesión u oficio, a la promoción a través del trabajo y a una remuneración suficiente para satisfacer sus necesidades y las de su familia..."

Bueno, ya sabemos el poco peso que tiene la Constitución del 78 últimamente, no sé ni para qué la cito...

Si te autoeditas, resulta que en muchos casos lo que acaba pasando es que tienes que pagar por ver ahí tu trabajo. Entonces ya no sé si eres escritor o gilipollas (y que conste que me estoy incluyendo en lo segundo).

Pues ahora ha surgido un nuevo grupo que pretende tratarnos como más gilipollas aún, pero a todos, a los que tienen editorial y los que no: algunos reseñistas listos.

Como lo leéis. Ya no es solo que haya blogs que acudan a las editoriales para surtirse de libros que después jamás leen (algunos los reseñan sin leer, a juzgar por las tonterías que ponen), otros que después son capaces de vender estos ejemplares... ¡no! Ahora existe el nuevo modelo que te pide dinero a ti, el autor, para hacerte una mega fantástica reseña de tu obra. Incluso te pueden entrevistar y todo para un canal de YouTube.

Como si eso fuera salir en la televisión en la hora de máxima audiencia. Como si sirviera de algo.

Hace unos  meses tuve que aguantar mucho el tipo para no soltar un "vete a la mierda" con todas las letras al escuchar una de estas propuestas. Perdona, pero no.

Y no os creáis que este es un caso aislado, hace unos días recibí otra propuesta de este tipo. Me hacían un booktrailer para vender mi novela. ¿Pero eso vende? Perdonad, pero no, yo ya no soy tan novata en esta como para creérmelo todo. Contesté educada que se lo planteasen a la editorial, pero ¿cómo se lo iban a decir a ellos? No hay presupuesto para esto en las editoriales, eso es cosa del autor. ¿Perdona? Yo ya he puesto el texto, la promoción de las redes que es "asequible" aunque me robe mi tiempo. No tengo nada más que añadir. Yo tampoco tengo presupuesto para esto, no quiero participar en este chanchullo alrededor del ego que se han montado algunos, como me niego a dar de comer con mi trabajo a seudocorrectores licenciados en escuelas inexistentes, Community Manager aficionados, piratas y sanguijuelas varias que nos rodean a ver qué sacan de nosotros.

Si me lees, que sea porque lo decides, y si no me lees, pues genial.

No te voy a poner una pistola en el pecho y tampoco voy a perder la dignidad.


8 comentarios:

  1. ¡Hola, Mayte! Concuerdo en muchas cosas contigo. Hace tiempo hablé en mi blog sobre el tema de pagar porque te promocionen y, aunque yo probé el servicio gratuito, aunque hubiera querido probar con la versión "premium", por llamarlo de alguna manera, me di cuenta de que no compensaba. Y si de esa forma no consigues más que haciéndolo tú, no le veo el punto a tener que hacer una inversión que luego no te reportará nada. Con los booktrailers me pasa algo parecido, pero es peor, ya que la mayoría de ellos (salvo que lo haga una editorial que posea los medios necesarios) usan clips de vídeos existentes y música de la que no tienen los derechos. En ese caso no le veo el sentido a cobrar por ellos, sobre todo porque (creo) te puede caer una bien gorda, ¿no? Eso sí, aparte de esto, lo entendería mejor si los vídeos estuvieran trabajados y fueran originales, no más de lo mismo que podemos hacer cada uno. Yo por ejemplo hago los míos, pero solo por entretenimiento, pues sé perfectamente que no es algo que ayude excesivamente a las ventas.

    Muchas gracias por la entrada, como siempre, me ha encantado leerte ^^

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que hay algo donde se huele negocio aparecen los oportunistas. Nunca en la vida pensé que la literatura, que es algo como muy marginal y muy bohemio, y que además reporta poquísimos beneficios para el autor, fueran a salir como setas.

      Ya veo que me equivoqué.

      Un beso, y gracias por leer la entrada.

      Eliminar
  2. Aquí ya se quiere cobrar por todo... Y poco se puede fiar una de los blogs que cobran. ¿Son objetivos? Porque supongo que, si pagas, la reseña no va a ser negativa. Y sobre los booktrailers, no creo que estos influyan mucho en la venta de una novela. Más cuando la mayoría, como bien dices, son un cortapega de otros vídeos que hay por la red. En fin... "poderoso caballero es don dinero".
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro que no te puedes fiar, Margari. Pero, además, como autora, ¿de qué me sirve? No voy a aprender nada.

      Besos

      Eliminar
  3. Con dos ovarios, claro que sí.
    No vas a regalar tu trabajo, ¿No? Con el tiempo que lleva. Y el tiempo es oro, amiga. ES lo más caro del mundo, el tiempo.
    Ánimo y continúa dando candela. Me gusta leerte.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que ya no es regalar el trabajo, es que hay que pagar por tu propio trabajo. No sé, es como si vas a limpiar una casa y después le das 30 euros a la dueña para que vaya diciendo por ahí que eres muy limpia. Es como absurdo, ¿verdad? Pues esto es más o menos.

      Besos!

      Eliminar
  4. Sin palabras.
    Defendiendo lo tuyo, que para eso es tuyo. Bueno, malo o regular, pero tuyo.

    ResponderEliminar
  5. Esto se está convirtiendo en un lucrativo negocio para todos menos para el autor. Y es un desequilibrio tan grande...

    ResponderEliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.