miércoles, 13 de diciembre de 2017

MIENTRAS ENCUENTRO UN FINAL

Tengo que terminar una novela.

No me va la vida en ello y no tengo un plazo (es algo que me impuse cuando empecé en esto, que no fuera algo que me consumiera el alma el escribir, sino que me diera la vida). Así que, mientras encuentro la manera para que las piezas de mi puzle encajen a la perfección para conducirme al final que quiero, me entretengo en otros proyectos.

No sé estar mano sobre mano.

Ahora, por ejemplo, tengo apenas una hora libre entre tarea y tarea. Es poco tiempo para ponerme a escribir un relato que tengo pendiente de entregar.Además, a mi alrededor no hay silencio, hay un televisor encendido y gente manteniendo una conversación, así que centrarme para escribir me cuesta un poco. Como quieta no puedo parar, como tengo que hacer algo, que me ha dado por hacer...

¡manualidades navideñas!

Como si no tuviera una caja petada de adornos, este año he optado por renovar por completo la decoración, pero con una premisa: no gastar dinero en ello. Nada o casi nada. Os muestro lo que me ha salido.

El primero es un arbolito de deseos, hecho de papel y cartón, que no pesa casi nada, y para el que no vendría mal una estrella, ahora que me fijo. Igual mañana, si me sobra un rato, busco alguna para inspirarme y la hago. Este árbol lo encontré hecho de madera, pero además de que era pesado, ¿cómo iba a encontrar maderas por mi casa? Así que no me vine abajo, revolví en la bolsa del reciclaje de papel y encontré la caja de un rollo de papel aluminio y otra de un fluorescente que se fundió el otro día. Con papel marrón de envolver los paquetes en los que mando los libros forré cada una de las láminas que componen el árbol, de 5 cm de anchas y cada una 4 cm más grande que la que tiene encima. Las palabras que llevan pegadas con cola blanca, algunas las hice en folios y las recorté, otras las cogí de revistas y las últimas las imprimí.



Luego, ya que tengo una pistola de silicona (tengo un vicio con este trasto terrible) hice otro árbol todavía más sencillo. Creo que hice el árbol para tener una excusa para sacarla. Uní tres trozos de una caja de cartón para formar un triángulo. Miden 10 cm de ancho. El largo no lo sé, en realidad era lo que daba la caja. En la parte superior puse un trozo de cartón doblado porque así era mucho más sencillo pegarlas la una con la otra, como si fuera una bisagra. 

En el espacio que queda entre los tres trozos de cartón, metí las bolas que hice hace unas semanas con unos globos de agua e hilo de colores mojado en una mezcla de agua y cola blanca (y las pegué con la pistola de silicona, por supuesto). Como tenía un montón, con cuatro hice un centro, que es el que está a la izquierda. En la base puse unas flores monísimas hechas con rollos de papel higiénico (pegadas con la pistola de marras) y encima está lo único que no es artesanal de esta mesa: un cuenco donde he puesto una vela.

No es una vela de verdad, es un led que simula una vela, me da terror dejar velas encendidas.

El muñeco de nieve que hay al lado también es artesanal, antes era un calcetín, pero tengo que decir que este no lo he hecho yo, lo tengo desde el año pasado que fue cuando me lo regalaron.


Después de colocar todo esto en la entrada de casa, me he dado cuenta de que quizá le haría falta poner unas luces. El problema es que en la entrada no hay ni un solo enchufe, pero ahí ha llegado mi hermana al rescate, cuando le he mandado la foto presumiendo de mis arbolitos, para decirme que podía poner de esas luces que llevan pilas. ¡Claro! Las que tengo en mi habitación. La pega es que tienen forma de rosas y no son muy navideñas, pero es igual.



Después de hacer esta foto he estado como un cuarto de hora colocando las luces para ver cómo quedaban mejor, pero es que son muy grandes para ponerlas donde quiero. Sé que hay otras luces por casa, tal vez si logro recordar dónde están, pueda quedar mejor mañana. Además, las tendré que quitar cuando coloque esa estrella que me falta y las colocaré con un poco más de arte.

Espero.

Esto es en lo que me entretengo mientras le encuentro un final a la novela. Ya me apetece, tengo ganas de contaros esta historia.

6 comentarios:

  1. Me ha encantado todo. Cuando los niños eran más pequeños hacíamos muchas cositas de manualidades... lo mismo si tengo un rato te copio, pues me llevé mi árbol al pueblo porque me ocupaba demasiado y mi belen, y ahora siempre lo pongo allí, la verdad nos vamos siempre en Navidad. Todo precioso!! Un abrazo y que paséis Felices Fiestas Navideñas y Próspero Año Nuevo 2018

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No vas a tardar nada. Al ser de cartón, se hace muy rápido. Queda igual de chulo.

      Feliz Navidad!

      Eliminar
  2. Pues me ha gustado la idea del árbol! PUes sí que te cunde el tiempo pensando en ese final!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me está costando la novela porque no me vale casi nada de lo que escribo. Por eso.me voy dando tiempos para pensar. Espero que merezca la pena el resultado.

      Besos!!

      Eliminar
  3. Vaya manualidades más molonguis. a mí no se me dan muy bien, lo intento, vale, pero me salen bastante "mierdosillas". EN internet se ven muchísimo mejor.

    Sobre el final, mi consejo es esperar a que pasen estas fechas tan cargantes, que luego vendrá la paz, la calma, la inspiración, el tiempo,,,, y por consiguiente, el final.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Necesito acabar esta novela, al menos el borrador. Han pasado muchas cosas en medio y tengo la sensación de que acabarla también me ayudará a acabar con una etapa. Igual es una idiotez, pero mis percepción no suelen errar.

      Besos

      Eliminar

Si dejas tu comentario, entenderé que aceptas formar parte del reflejo de este espejo.