viernes, 27 de mayo de 2011

¡QUÉ ESTRÉS!

Odio los finales de curso, no sólo porque las tareas y los exámenes se amontonan, sino porque, para colmo, los niños salen una hora antes del colegio. Antes, cuando había clase por la tarde, aún lo podía entender; el calor aprieta en Castilla a la que te despistas, y por las tardes salir pronto es criminal. Además, está el hecho de que, con el calorcito, los pequeños se quedan medio dormidos, y no rinden nada. Pero ahora, con la jornada continua, me parece una tomadura de pelo. Para veinte días que quedan tendremos que cambiar la hora de la comida, habrá que correr más de lo normal y, por supuesto, tendré una hora menos de calma. (Me explico, una hora en la que no los oiré tirarse de los pelos, insultarse, protestar porque no les gusta la comida, renegar porque no quieren hacer los deberes… y todas esas cosas que te parecen normales cuando eres pequeño pero que a tu madre la sacan de quicio…)

Y hay algo más. ¡Cómo no! Todos los años hay que hacer una función de fin de curso. Hasta ahora ha habido suerte y los papeles que nos han tocado han sido de dos líneas y media, pero este año tengo en casa a Caperucita Roja, con sus nada menos que catorce intervenciones que habrá que memorizar. Y eso sin contar con que el otro venga histérico porque tiene que bailar!!!!

Hay épocas del año en las que ser mamá no es fácil. Ésta y Navidad (se amontonan fiestas y cumpleaños) son de infarto. Espero sobrevivir…

8 comentarios:

  1. Ánimo, que después llegan las vacaciones de verano y estarán contigo -sin recesos silenciosos- durante un par de meses.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, Mayte, qué recuerdos me han venido a la cabeza cuando has mencionado lo de la fiesta de fin de curso! La verdad es que nunca me había parado a pensar lo que tiene que ser organizar la fiesta desde el lado de los padres. Así que, te mando todas mis fuerzas. Seguro que disfrutarás al máximo el día de la celebración.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  3. Hola!, la verdad k ser madre es complicado y agotador. Pero ya falta menos para k acabe el curso y no tengas k estar echando más viajes al cole a x los niños y eso... aunke luego los vas a tener a todas horas en casita ...

    Yo tengo una peke d 4 añitos y hoy mismo han tenido una función, pero apenas tuvo k decir cuatro palabritas y ha sido todo muy sencillo. Cuando sea más mayor me acordaré d ti, ajajja.

    Saludos y k pases un lindo fin d semana, xao!!!

    ResponderEliminar
  4. Que te sea leve!!!! yo estoy deseando que la mía vaya sólo de mañana, de 9 a 1. Ahora el calor aquí en Lleida es criminal y a las 3 de la tarde no hace ninguna gracia llevarla al cole... y luego a las 5 volverla a buscar. Ains.

    ResponderEliminar
  5. Eso, animadme con el verano... No sabéis las tardes tan emocionantes que tenemos:

    Las 4: ¿Puedo merendar? No.
    Las 4:15: ¿Puedo merendar? No.
    Las 4:30: ¿Puedo merendar? ¡Vale!

    Las 5 (con sus 40 grados): ¿Podemos ir al parque? No.
    Las 5:05: ¿Podemos ir al parque? No.
    Las 5:10: Los meto en el coche y me los llevo al parque, para que se callen... ¡Acaban morenísimos!

    Pero tengo un plan veraniego: he comprado una piscina para la terraza.

    Lo de la jornada continua, reconozco que es genial, y me parece que ya deberían tenerla todos los colegios. Las asociaciones de padres pueden empujar para que la dirección proponga el cambio, así que hay que ponerse a ello.

    Y sobre la fiesta, Jesús, prepararla no es nada comparado con ir, cargada con la cámara de video, la de fotos y los accesorios del disfraz (cestita este año, supongo). Pero me encanta hacer fotos, montar videos, y si salen ellos mejor. Son geniales para que se estén quietos un rato, cuando los ven.
    ¿Qué será que nos gustamos tanto a nosotros mismos cuando vemos imágenes de pequeños?

    ResponderEliminar
  6. Jajjaajaja ayy como te entiendo!!!! Menos mal que yo por ahora no tengo ese problema, y la niña como ya e smás grande, queda con los ccompis para esas cosas!

    Per te entiendo!! espero que tdo salga genial! Un besito!!

    ResponderEliminar
  7. Ánimo Mayté!!! Seguro que a pesar de todo el estrés... al final terminas disfrutando aunque sea un poco.
    Eso de la piscina me parece genial.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  8. Lo mejor de tantas horas de parque es que me leo un montón de libros, y claro, que el parque de Cantalejo es un privilegio: está dentro de un pinar, con pinos de quince metros. Y me sobra tiempo para pensar en historias para escribir. Siempre me voy con una libreta y un boli por si se me ocurre algo.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?