viernes, 30 de septiembre de 2011

LOS PRIMEROS LIBROS

¿Quién no recuerda aquella novela que en su más tierna infancia le descubrió el fantástico mundo de los libros? Supongo que aquellos que tuvieron la suerte de experimentar algo así no han podido olvidarlo. Mis libros de cabecera en la infancia fueron las novelas de Enid Blyton, las aventuras de cuatro chicos y un perro en la Inglaterra de mediados del siglo XX. Los paisajes verdes, las comidas imposibles, el mar, los contrabandistas, los pasadizos secretos... no había nada de eso en mi mundo más inmediato, pero me encantaba imaginar cómo sería todo. Sólo tenía que cerrar los ojos y colorear mentalmente ese mundo lejano. A mi antojo. Éste fue uno de los primeros libros de los que tengo recuerdos:



Supongo que no soy una excepción. Cuando yo era pequeña no había la avalancha de libros que se publican hoy en día, así que muchos nos hicimos lectores con las aventuras de esta pandilla y los comic de Don Mickey y Asterix.

Mi hijo mayor empezó a leer muy pronto, tanto que casi nadie le creía cuando afirmaba muy serio que se estaba leyendo su primer libro "gordo". Casi a la vez conocimos a un personaje del que nos enamoramos los dos, hasta el punto de compartir la ansiedad por la llegada de otra entrega de la saga. Como yo soy capaz de leer en inglés me enteraba antes que él de lo que pasaba y más de una vez he tenido que guardar meses secretos literarios para que él los descubriera por su cuenta. Esta es la portada del primer libro que él leyó:


Buen comienzo, ¿verdad?

Mi niña pequeña también empezó a leer pronto, pero todavía no ha logrado el reto de su primera novela. Está empezando uno de los libros más mágicos que conozco, Matilda.




Aunque su primer, primer libro, chiquitito como ella fue Lidia y yo ponemos la mesa de Dimiter Inkiow, le encantaron Cuando la Tierra se olvidó de girar, de Fina Casaderrey, El Ladrón de salchichón de Luisa Villar Liébana y, por supuesto, Se vende mamá, de Care Santos.

¿Y vosotros? ¿Cuáles fueron vuestras primeras lecturas?

18 comentarios:

  1. Yo de pequeña (aprendí a leer muy temprano) leía sobre todo cuentos infantiles clásicos. Ya sabes, mi libro este genial con varios autores.
    Después me adentré en el mundo de los clásicos de una forma muy resumida, con unas revistitas que vendían por acá, que se llamaban Novelas inmortales y Joyas de la literatura. En ellas venían historias clásicas con ilustraciones y diálogos en globito. Era una manera muy fácil de hacerle llegar a la gente las grandes historias universales (ya sabes que somos un país que en general no lee mucho).
    Como mi papá veía que me encantaban (aún conservo algunas), me compró mi primera novela: El Príncipe y El mendigo de Mark Twain.
    Me encantó!
    Y bueno, ya sabes que yo súper enganchada con Harry Potter y tengo muchas ganas de aventurarme con las historias de Roald Dahl.
    Genial esta entrada!
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Qué recuerdos Los cinco! a mí también me encantaban esos libros y los de Los Hollister, todavía tengo algunos por las estanterías
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. ¡¡me encantan los Cinco!! ^^ de hecho no tenía la colección y me la estoy haciendo ahora de más mayor =) ¿y quién no ha leído Matilda o Harry Potter ? :P

    ResponderEliminar
  4. Kyra: Hace poco descubrí en casa de mi madre un libro de cuando era pequeña, Mujercitas. Tras cada capítulo en formato habitual, había una página que lo resumía en comic, y me encantó volver a mirarlo. ¿No has leído a Roal Dahl? Te encantará. Él y Rodari también contribuyeron a hacerme lectora. Todavía me siguen encantando los Cuentos en verso para niños perversos...

    ResponderEliminar
  5. Tatty: Los Cinco, los Hollister, Los Siete Secretos... ¡qué recuerdos! Cuando dejé la casa de mis padres fueron lo primero que empaqueté para llevarme a la mía.

    ResponderEliminar
  6. Samira: aunque tengo la colección original, con la que yo disfruté de pequeña, me he ido haciendo con ediciones nuevas. Los cinco en la granja Finniston es el único que le falta a mi colección original, supongo que porque lo presté y jamás volvió.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Eva- los cinco.....que recuerdos....aunque ya sabrás que yo soy mas cinéfila que lectora...recuerdo ver siempre esa serie en televisión....y además jugar a los cinco....y como era la pequeña....me tocaba ser el perro...

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué recuerdos, Eva! Yo siempre era George!!! Se me había olvidado que, como eras la más pequeña de todas te dejábamos el papel más sufrido. Me río recordando cuando ladrabas para decirnos algo, yo traducía y te pillabas un rebote porque no era eso lo que querías decir, jajaja...

    Un día de estos tengo que hacer una entrada sobre nuestros juegos, cuando éramos un día Los ángeles de Charlie, otro nos poníamos a jugar a Verano Azul... ¡Qué imaginación! No me extraña que haya acabado escribiendo.

    Un beso y te debo una visita a Don Benito.

    ResponderEliminar
  9. Que bonito!!!! Yo empecé leyendo otros libros antes de meterme en el genero romantico. Y si, al igual que todos los niños, me leí los cuentos infantiles pero Mujercitas, Amalia de Jose Marmol (no es romantica, sino un clasico de la literatura argentina) y despues vendrían en diario de Ana Frank, Danielle Steel y Johanna Lindsey.
    ¡Que lindo que tu hijo lea!
    Confieso que no lei Matilda pero me gustaria hacerlo con 25 años ¿Qué poblema hay?
    besos

    ResponderEliminar
  10. Matilda es genial siempre. Conozco a más de uno que se convirtió en lector tras adentrarse en sus páginas. Brisa, con 25, con 50 o con los que sea es interesante leerselo. Y como es un clásico está en casi todas las bibliotecas.

    ResponderEliminar
  11. Mayte, me ha encantado esta entrada. Las otras las tengo pendientes, la semana pasada tuve unas mini vacaciones y esta ha sido ir solucionando temas que me he encontrado al "volver".

    Yo era niña barco de vapor... mi abuela me compraba un libro todas las semanas. Me leía el mío (azul) y el de mi hermano, ya naranja.

    Te dejo el link de uno al que guardo especial cariño (vienen conmigo a todas las estanterías que voy ocupando).

    http://www.buscalibros.cl/img_prod_gra/8434822172.jpg

    Un abrazooo!!!

    ResponderEliminar
  12. Yo quiero que me regales un libro cada semana.

    ResponderEliminar
  13. Yo también me inicié con Enid Blyton y los Cinco. Me encantaban y me gustaría que los leyera mi hijo, pero no quiero pecar de entusiasmo porque mi padre intentó que nos leyéramos Guillermo el travieso, sus preferidos de niño, y a nosotros nos aburría mortalmente. También me gusta mucho Harry Potter y Matilda. Supongo que cunado Daniel empiece a leer tendremos otros best Seller infantiles igual de buenos.

    ResponderEliminar
  14. AM, qué envidia nos has dado. Y qué abuela más genial. La mayoría si te dan algo de dinero es para chuches. De todas maneras tuve suerte porque crecí en una biblioteca municipal y siempre tenía acceso a las novedades la primera, aunque no conservo esos libros, lógicamente.

    ResponderEliminar
  15. ¡Vaya! ¡Qué sorpresa verte por aquí, Madre Desesperada! Siempre se me olvida tu nombre :(

    Es verdad lo que cuentas, sobre las recomendaciones de los padres. La mayoría hicimos lo que vosotros, oídos sordos.

    Te he visto en las fotos y ya queda poquito...

    ResponderEliminar
  16. Mayte: para ser sincera no leí de niña NADA. Empecé a leer en la adolescencia y El Retrato de Dorian Grey fui mi primer libro gordo, me gustó tanto que me sabía párrafos de memoria, fue con ese libro que me enamoré de los libros por lo que estimulo a mis hijos en la lectura. Ale va en el 7 de Harry Potter, se está demorando en terminarlo porque no quiere que se acabe y lee otros libros en paralelo. En este caso se cumple magníficamente: "Se enseña con el ejemplo" Mis hijos me ven leer todo el tiempo y conocen mi afán por hacerme de más libros por lo que ellos hacen lo mismo.

    ResponderEliminar
  17. Patito, mi madre no leía nada de nada cuando yo era pequeña, y salí lectora. El caso es que esto se debe contagiar, porque ahora es ella la que lee más que yo.

    Qué niños más parecidos tenemos...

    ResponderEliminar
  18. El de Matilda es excepcional.
    Te invito a que pases por mis blogs y podamos realizar intercambio de banners o enlaces. Te he enviado un correo a tu e.mail. Visita nuestras páginas e infórmate de cómo hacerlo.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?