domingo, 9 de octubre de 2011

EL MUSEO DE LA EVOLUCIÓN HUMANA DE BURGOS

Este blog está dedicado normalmente a los libros, pero hoy me apetece algo diferente. Ayer por la tarde nos dimos un paseo hasta Burgos porque teníamos que cumplirle una promesa a Alex. Hace meses estuvimos en la ciudad y nos pidió que le llevásemos al Museo de la Evolución Humana pero, por circunstancias, no pudimos hacerlo y no ha dejado de recordárnoslo. Ayer fue un día de cumplir promesas. No estuvimos en el parque arqueológico, ni en la Sierra de Atapuerca porque ya lo hicimos hace unos años.




Lo primero que nos llamó la atención fue que siempre que vamos a Burgos, aunque en el resto del mundo haga bueno, allí hace un frío de morirte. Inmediatamente después, las enormes dimensiones del edificio diseñado por Juan Navarro Baldweg. La exposición se organiza en cuatro plantas. He pensado elegir uno o dos elementos de cada una de ellas para comentarlos, porque hacer un resumen de las más de tres horas que estuvimos allí sería eterno. En la planta menos uno, la primera que visitamos, destaca la presencia del cráneo número cinco, el cráneo más completo que se ha encontrado hasta el momento de un antepasado del ser humano. No sé si sabéis que también se le conoce como Miguelón, en honor a Miguel Induráin, que en el momento en el que este fósil se descubrió estaba en pleno apogeo de su carrera como ciclista. He encontrado en internet una fotografía de Miguel Induráin frente al cráneo del Homo Antecessor y juzgad si se parecen. (Yo creo que no…)



La planta cero está dedicada a la evolución, y no podían faltar en este tema los trabajos de Darwin y Ramón y Cajal. Lo más llamativo, de todos modos, en esta planta, son las reconstrucciones escultóricas de las especies de homínidos que poblaron la Tierra. Visto allí no me di cuenta, pero en el plano que nos entregaron, la situación de las esculturas y los paneles explicativos recuerda al Crómlech de Stonehenge. No sé si eso lo han hecho a propósito, pero es curioso. Hicimos algunas fotos sin usar el flash, pero salieron fatal, así que vuelvo a recurrir al inmenso archivo que es internet. Esta foto pertenece a la revista Quo, aunque tampoco se aprecia demasiado. In situ se puede ver a Lucy y la reconstrucción de Miguelón. Vagamente se aprecia en éste la ligera hinchazón de la boca causada por la infección que le mató. No han querido exagerarlo, según dijo la muchacha que lo explicó, para que sirva como ejemplo de todos los de su especie, pero la escultura está basada en sus restos. Es increíble lo bien hechas que están. Sólo por verlas y por la explicación de la guía, merece la pena.



La planta uno está dedicada a la hominización y la humanización. El fuego, las herramientas, los asentamientos, se analizan contraponiendo a dos especies que convivieron en el tiempo: el sapiens y en neandertal. También hay una pequeña muestra de arte, atribuido sólo a los sapiens. De esta planta, por supuesto, me llamaron la atención las réplicas de las Venus. En mi salón tengo dos, una que me trajo mi madre de Altamira, hecha por un artesano, y que es preciosa, y otra que compré en el parque Arqueológico de Atapuerca, de resina, que siempre está por encima de la mesa cuando doy clase, para que la puedan tocar, sentir. El aprendizaje es mucho más efectivo cuando se sale del límite del libro. La pobre Venus está muy manoseada, pero ni uno de mis alumnos se queda sin palabras cuando sale en el examen.




La última planta está dedicada a los ecosistemas y a la progresiva humanización del medio natural. Han aprovechado también para instalar en ella una librería en la que se recogen multitud de ejemplares publicados que tienen como eje temático la prehistoria, así como obras en las que Burgos tiene el papel protagonista. En esta planta se tiene una panorámica el museo desde arriba, y te das cuenta de que es impresionante. Y si eres como yo, que te dispersas mentalmente con facilidad, te preguntas cómo pretenden calentar esto en pleno invierno en Burgos. Tiene que costar un pastón. Tiene grandes cristaleras para que pase el sol, pero eso si al sol le da por salir…

Sobre el edificio en si… ni me gustó, ni me disgustó en extremo. Me parece enorme. Sé que las expectativas puestas en el yacimiento son espectaculares, queda muchísmo trabajo para terminar de completar las tareas de excavación y es sensato pensar que los descubrimientos que están por venir son muchos y necesitarán un espacio para ser guardados y expuestos. De momento el museo es bastante diáfano y para mí hay mucho contraste en toda la tecnología empleada para mostrar los descubrimientos frente a la temática de los mismos. Yo quitaría máquinitas, proyecciones y pijadas y pondría gente explicando las cosas. Claro, eso es mucho más caro...

12 comentarios:

  1. me encantaron las salas de las exposiones y sobre todo la pelvis Elvis y Miguelon

    ResponderEliminar
  2. Tengo muchas ganas de poder ir a este museo y perderme entre sus salas...

    Un beso
    Lourdes

    ResponderEliminar
  3. Los museo arqueológicos y los niños siempre son una buena combinación. Yo llevé a mis hijos a ver "La Momia Juanita" y se quedaron asombradísimos, fue una tarde bien pagada y bien aprovechada.

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que te encantó, Alex. Con la latita que has dado hasta que te hemos llevado... En serio ahora, aprendimos todos un montón de cosas y me encantó la tarde en familia.

    ResponderEliminar
  5. Lourdes, te lo recomiendo. Pasamos un buen rato y si sigues a los guías que de vez en cuando explican algo te encantará, pero lleva abrigo. Las salas donde están los fósiles están climatizadas para que tengan la temperatura óptima y hace un poco de frío.

    A dos pasos del edificio hay un bar, creo que se llamaba Pecaditos. Tampoco te lo pierdas.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Patito, es cierto que los niños disfrutan mucho estas actividades. Ahora estamos pensando visitar el Museo Arqueológico de Madrid, donde podrán ver una momia. Seguro que les impactará.

    De todas maneras, lo mejor de este complejo de la Evolución Humana es la visita a Atapuerca, a la excavación, pero sobre todo al parque arqueológico. A los niños les encanta sobre todo cuando hacen fuego o les permiten participar en la simulación de una cacería. Qué pena que estéis tan lejos.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta visitar museos aunque por cuestiones de tiempo en los últimos años he disminuido las visitas.
    De momento, mi favorito ha sido el de instrumentos de tortura. Fue tétrico, pero muy padre.
    Me alegra que lo pasaran bien... y ah que Álex tan latosito... =D
    Besos!!

    ResponderEliminar
  8. Kyra, hay un museo de la brujería en Segovia. No lo hemos visitado aún, hace poco que me enteré de que existía. A lo mejor pasa que lo que tienes más cerca se te pasa por alto.

    Recuerdo un día que tenía unas horas libres entre distintas gestiones que tuve que hacer en Segovia y visité la casa de Antonio Machado. Cuando la guía me preguntó dónde vivía se quedó sorprendida, porque la gente de Segovia no suele visitar este museo, no sé si por desconocimiento o porque lo dejamos siempre para después, y eso que la entrada me costó sólo un euro...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  9. Con ganas me has dejado de hacer una escapada hasta Burcos para perderme por este museo. Y perdida ando ahora por tu blog disfrutando de muchas de tus entradas. Magnífico el blog que tienes. Así que si no te importa, me hago un huequito, que soy chiquitita y quepo en cualquier sitio, y me quedo por aquí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. hola que tal! estuve visitando tu blog y me pareció interesante, Me encantaría enlazar tu blog en los míos y de esta forma ambos nos ayudamos a difundir nuestras páginas. además estoy segura que su blog sería de mucho interés para mis visitantes!.Si puede sírvase a contactarme ariadna143@gmail.com

    saludos

    ResponderEliminar
  11. Margari, encantada de verte por aquí. Me alegro de que encuentres interesante mi mundo caótico. Yo visito el tuyo de vez en cuando :)
    Nos leemos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. Ariadna, enseguida entro a conocer tu blog. Un beso.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?