viernes, 20 de abril de 2012

GENERACIÓN KINDLE


¿Sabéis qué es? Es como se autodenomina un grupo de escritores que ya hace un tiempo que se mueve en internet y que han encontrado en Amazon el portal adecuado para dar salida a sus obras. Se llama Kindle, como el dispositivo lector para el que están configuradas las obras que se cuelgan en esta página. La idea de adoptar un nombre generacional es interesante, pero creo que es muy pronto para afirmar si esta generación son todos los que están o están todos los que son. O somos, que yo también ando por ahí.

Mucho se puede hablar de las características que tiene que cumplir un grupo literario para ser considerado generación. Muy resumido podrían ser estas:
- edades próximas
- movidos por un acontecimiento
- reacción similar ante los problemas de su época.

En cuando a las edades próximas, me he fijado que en este grupo hay gran variedad, el abanico que separa a unos autores de otros es incluso superior a los veinte años. La proximidad de edad, entonces, se nos cae. El acontecimiento aglutinador podría ser la popularización de la plataforma digital en la que todos publicamos, Amazon y el contacto a través de las redes sociales como Facebook, pero lo de la reacción similar ante los problemas de nuestra época… ahí es donde creo que esto se desmorona. Por la variedad de géneros, de temática de las obras… Además, falta algo en esa lista previa que hice: lazos de amistad, tan importantes en generaciones literarias que todos tenemos en mente, como la del 98 o la del 27. Puede que entre algunos de nosotros exista en el mundo real, pero la amistad, en este grupo, es virtual en la mayoría de los casos.

El mundo editorial, la maquinaria que hasta hace poco era el único modo de llegar a los lectores, es bastante lento y se está quedando obsoleto. Desde que el autor termina el manuscrito, lo registra y lo pone en la mesa de una editorial, hasta que recibe una respuesta pueden pasar meses, años, o incluso toda la vida, porque hay algunas que ni se molestan en contestar. Demasiado tiempo para una época en la que el mundo se mueve a la velocidad de la luz. Demasiadas negativas también, todo hay que decirlo.

Internet, las herramientas que pone en nuestras manos, han suprimido largo proceso de espera al que obligaban las editoriales y con algunos conocimientos básicos de informática es posible convertir nuestros escritos en novelas y en tan solo unos minutos colocarlos en uno de los portales con mayor difusión mundial sin pasar por el frustrante trámite del rechazo.

En este proceso de publicación, los filtros sobre la calidad de la obra los decide la conciencia de cada uno. Los habrá que no acepten que nadie le ponga o le quite una coma a su novela, los que la revisen concienzudamente hasta que no quede ni un error, los que antes de lanzarse (como yo) hayan dejado que la obra pase por los ojos de más de una docena de lectores… Ninguna de las opciones considero que sea mejor o peor, supongo que tiene más que ver con la seguridad en uno mismo que con los resultados que cada método te vaya a reportar. ¿Quién me dice que el criterio de un taxista que se ha leído el manuscrito en sus ratos perdidos esperando clientes en el aeropuerto es mejor que el de un escritor que confía en cada una de sus líneas? Nadie, por supuesto.

Pero esta facilidad, la inexistencia de profesionales del tema me da que pensar. Pienso comparando, como siempre. Me acuerdo de los años en los que los profesionales del ladrillo (los albañiles de toda la vida, vamos) fueron sustituidos por mano de obra más barata que entraba a raudales en nuestro país. Fáciles de contratar, baratos, y que acababan los pisos en un santiamén. ¿A qué precio al final? Voy a hablar de algo que conozco. Mi propia casa. Mi terraza, hasta la reforma, tenía baldosas sueltas en varios tonos de teja. Aleatoriamente dispuestas. Acabaron todas destrozadas y a la simpática vecina de abajo no se le ocurrió otra cosa que ponerme una denuncia por las filtraciones de agua… Mis cuartos de baño, alicatados de aquella manera, resultó que debajo de una gruesa capa de gotelé (¡dios cómo lo odio!) que tenía que ir sólo en el techo, tenían azulejos. Para recuperarlos hubo que hacer una labor de limpieza que un poco más y me lleva el tiempo que tardaron los romanos en construir el acueducto. Al tratar de quitar la horrorosa pintura original de algunas habitaciones (más gotelé) se acabó cayendo el yeso de las paredes… Desistí.

¿No acabará pasando eso con estas obras? Puede que al principio, a simple vista, hayan quedado muy aparentes pero tras un tiempo, cuando la moda o las tendencias cambien, ¿no se les acabará cayendo el yeso? ¿No acabaremos descubriendo más mediocridad de la deseable? ¿No habrá sido exagerado hablar de generación tan pronto?

Creo que hacen falta profesionales en todas partes, en la construcción de casas y en la elaboración de libros. Evitarían, por ejemplo, errores de base. No voy a criticar a nadie más que a mí misma. Sigo con las analogías. Si tú vendes gasolina, ¿quiénes serán tus clientes? Obviamente, los que tengan dos cosas: coche que la necesite y dinero para pagarla, ¿no? Bueno, pues yo, que soy muy lista, no lo pensé. Elegí vender gasolina a gente sin coche y sin tarjeta de crédito. Mi novela no va mal, de hecho se ha colocado un montón de veces el número dos de su categoría (el uno se resiste y yo tan contenta porque no pierdo la apuesta del tatuaje) pero esto tiene que parar. ¿Por qué? Pues porque, de momento mis "clientes" han podido ser gente que me conozca pero mis potenciales clientes, el público que encaja con el perfil de mi libro, que yo sepa, ni tienen tarjeta de crédito ni un kindle. Son muy jóvenes. Eso, alguien con experiencia, con criterio, lo habría visto antes. El libro se acabará perdiendo en las listas que varían a cada hora. Listas que, por otro lado, no significan nada. ¿Quién decide la calidad? ¿El número de ventas? No estoy tan segura. De hecho, ni siquiera en papel, editados al modo tradicional, estoy segura de que el número de ejemplares vendidos vaya parejo a la calidad.

Por eso, sigo diciendo que es muy pronto para hablar de generación.

Estamos en medio de una tormenta, las aguas se mueven de manera violenta y hasta que el temporal no amaine nada ocupará el lugar que le corresponde. Amazon ha entrado con la fuerza de un tsunami, haciendo temblar las bases en las que se sustentaba un gran negocio. Creo que el sector editorial está reaccionado de manera muy lenta y esto les tiene que hacer pensar. Hace muy poco he leído que Kodak reaccionó tarde a la revolución digital y acabará desapareciendo. Yo espero que los libros en papel no desaparezcan nunca, lo espero y creo que no lo harán, pero también creo que no hay que menospreciar los cambios.

Tomen nota.

Enlace de la página de Esteban Navarro con los autores de la generación kindle.

Grupo de FB

17 comentarios:

  1. Observo con interés algo en esta entrada. La cantidad de veces que ha sido vista es importante y, sin embargo, no genera comentarios. Me parece que me he metido en un jardín espinoso... pero me da lo mismo. Es lo que pienso.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, la leí ayer. Y la dejé ahí guardadita en la memoria para recuperarla hoy, porque hiciste una exposición tan completa y sincera que poco más se puede añadir. Y es que sí, es un poco pronto para hablar de generación. Y esos requisitos para hablar de generación no se cumple en estos casos. Pero también es verdad que estamos en un momento distinto y que todo se mueve de forma distinta a como se hacía antes. Posiblemente en el futuro se hable de una generación kindle, amazon o como sea. EL problema será qué escritores se merecerán estar ahí. Porque no todos podrán estar. El tiempo y los lectores lo dirán.

    ResponderEliminar
  3. Uys, se me olvidaron los besotes!!!!

    ResponderEliminar
  4. Una descripción bastante ajustada, aunque un poco fatalista. Los miembros de la Generación del 27 se definieron a sí mismos como tales con menos perspectiva que nosotros, porque ellos no se habían leído tanto entre ellos como nosotros. Aún no me he leído tu "Medallón de la magia", pero lo haré pronto, pues desde hace días aguarda su turno en mi kindle.

    Algo me dice que me va a gustar, puesto que veo por tu artículo, pese a no estar de acuerdo en lo fundamental, que escribes bien, y yo de las buenas escritoras siempre aprendo cosas. :-)

    Un beso,

    ResponderEliminar
  5. Hola, Maite.

    Acabo de empezar tu novela, ya te contaré.

    Me gustaría aportar algo interesante a tu entrada, pero sinceramente no estoy seguro de entenderla. No sé mada de generaciones, ni creo que eso le importe en absoluto a los lectores, pero por tú tono, me da la sensación de que no te sientes cómoda con ese título de "Generación Kindle". A lo mejor te he interpretado mal. Pero sí es el caso, ¿qué más te da que alguien use ese nombre para referirse a un grupo de FB?

    Hay miles de grupos, foros y similares, y muchos usan ese nombre "kindle" yo no le daría mayor importancia. Lo único que yo creo que va a quedar con el tiempo, es el nombre, Kindle, que recordará un cambio que inició un dispositivo, el Kindle, de manos de una empresa, Amazon. Dudo que nada con el nombre "Kindle" coja mucha entidad propia a la larga. Creo que dentro de mucho tiempo hablarán de autores "digitales" o algo por el estilo, pero no de una marca concreta de una empresa.

    ¿Si dentro de dos años, por ejemplo, de repente aparece una nueva empresa que sepulta a Amazon vendiendo ebooks, ese grupo se llamará Generación "Nueva empresa"?

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Margari, no había pensado en el hecho de que los tiempos cambian y la manera de "catalogar" las cosas, razonablemente, tiene que cambiar. Pero veo que estamos de acuerdo en una cosa, de momento hay demasiada gente.

    Besos (no se me olvidan)

    ResponderEliminar
  7. Jesús, bienvenido lo primero.

    No sé si soy fatalista, creo que más bien suelo tener los pies en el suelo (aunque cuando escribo no lo parezca) y he aprendido que a todo hay que darle su tiempo para que madure.

    Encantada de que me leas, aunque siempre digo (porque las primeras impresiones sólo se pueden dar una vez) que mi mejor carta de presentación es La arena del reloj. A ver si me pongo y la subo a Amazon.

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Hola, Nando.

    No es cuestión de comodidad, es que con el tiempo veo que lo de ponerle nombres tan pronto a todo acaba siempre en el olvido. ¿Te acuerdas de la generación X? Me parece que los dos tenemos edad de pertenecer a ella, y ¿quién se acuerda? Tú has dado en el clavo: esto es, de momento, sólo un grupo de FB.

    Tratando de pensar hacia adelante creo, como tú, que de todo quedará el cambio en la manera de publicación, el camino nuevo para acceder al lector y el nuevo soporte para la lectura. Y si algún nombre se queda, compañero, me parece que va a ser el de los pioneros. Tú, por ejemplo.

    Me encanta leerte, no sólo tus libros, también tus palabras porque yo, que siempre dudo, admiro a la gente que es capaz de tener las cosas tan claras.

    Por cierto, a ver si me desenredo porque Sal de mis sueños tiene una pinta estupenda.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Mayte, yo creo que ser o no un pionero no es importante, en absoluto. Nadie se acuerda de eso con el tiempo.

    Si te recuerdan es porque les gusta tu novela, así de sencillo. Lo demás es secundario. Mira Dan Brown, ejemplo. Algunos dicen que es el que abrió un nuevo género, pionero... Bobadas. Había muchos libros como el suyo antes, pero ninguno le gustó a tantos millones de personas y por eso le recordarán durante unos cuantos años como poco, por eso el siguiente libro que publique, sea el que sea, tendrá una tirada inicial de millones, porque su historia le gusta a la gente. Lo demás no importa, ni siquiera que escriba mal, como dicen muchos. Su historia gusta a la gente, a millones, y eso se recuerda bastante tiempo. Muy poca gente no sabe quién es Dan Brown. ¿Alguien sabe qué grupos de FB o foros frecuenta?

    Y los lectores normales y corrientes no van a recordar ningún grupo de FB ni foro. A menos que alguien publique una historia que le guste a millones de personas, entonces sí buscarán información sobre el escritor y saldrá cualquier cosa en la que se metiera, pero no al revés.

    Si dentro de tres años, cuando los libros digitales ya sean algo corriente, alguien saca una novela que gusta a todo el mundo, a nadie le importará si es o no un pionero.

    Yo creo que la historia que se cuenta es lo más importante de todo con muchísima diferencia sobre cualquier otro aspecto. Yo no me preocuparía de nada más, menos de categorías que otorguen en FB.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Yo también creo que el título es lo de menos. Se ha puesto "Generación Kindle" como podía haber sido "La nueva era literaria" o "Las letras cachondas". No creo que ese nombre perdure.

    En lo que sí estoy de acuerdo es en la calidad. En Amazon no se vende porque una obra sea muy buena. Al menos la primera de un autor, luego sí que te buscarán si gustó esa primera lectura. Con esto quiero decir que habrá obras que no dejen las primeras posiciones, pero de escasa calidad.

    Que nadie se ofenda ni se dé por aludido, porque no pienso en nadie en concreto, y seguramente yo seré el primero que deba esforzarse más, pero ya he leído bastantes novelas de esta "generación" y me temo que (generalizando) no están cuidadas. La sintaxis, la presentación, la ortografía, el estilo, la corrección, la historia en sí...

    A veces parece que hay un afán de publicar mucho y estas prisas merman la calidad de una obra que, con seis meses extra de dedicación, hubiera ganado muchos enteros. Si de lo que se trata es solo de vender y llegar al mayor número de lectores, mis palabras sobran y no tengo nada que objetar. Pero el tiempo no entiende de superficialidades. Dentro de treinta años esa generación, espero, la conformarán los mejores, como siempre ha sido.

    Claro que igual tampoco estamos para verlo.

    ResponderEliminar
  11. Muy buena entrada, Mayte, como todas las tuyas. Comentarte que tienes toda la razón creo que huelga, porque la verdad es que no creo que ninguno de los que frecuentamos el grupo de Generación kindle pretendamos, ni por lo más remoto, que podamos ser comparables a cualquier otra generación de escritores fundada con anterioridad. El nombre suena bien, es bonito para un grupo....Y nada más. Resultaría pretencioso por nuestra parte autoerigirnos en generación de escritores, cuando la mayoría de nosotros ni siquiera lo somos, o lo que es peor, ni siquiera sabemos si lo somos o no, por mucho que algunos se empeñen en que el mero hecho de escribir les convierta en escritores.

    El mismo nombre resultaría perverso para una generación. "Kindle", el producto estrella de Amazon. ¿No resultaría patético denominar con el nombre de un producto comercial a una generación de escritores? Todo esto me recuerda a la película de "La ola", en la que un grupo de estudiantes se dejan llevar por un experimento aparentemente sencillo que acaba convirtiéndoles en auténticos nazis. Seamos realistas. Amazon es una plataforma, y dentro de un tiempo habrá más, mejores ofertas, más calidad de publicación...¿Vamos a seguir entonces con esto de generación Kindle? me extraña, pero bueno, es una página curiosa y útil en algunas ocasiones para todos los quenos hemos metido en esa aventura de amazon. Los únicos auténticamente dignos de llamarse pioneros, o generación, si quieres, son los que han fichado por una editorial. El resto estamos en amazon, pero eso no significa nada hasta que nuestros libros sean reconocidos, por los lectores o por quien sea.

    Felicidades por la entrada.

    ResponderEliminar
  12. He publicitado esta excelente entrada en nuestro blog...
    http://generacionkindle.es/2012/05/15/un-interesante-articulo-sobre-la-generacion-kindle/

    ResponderEliminar
  13. Tal vez Generación K es un mecanismo de autodefensa ante un mercado duro y sin limites. Tener colegas y definir un ambito de edicion no está mal. Y... algunos son mas amigos que otros saludos Juan re-crivello

    ResponderEliminar
  14. Hola Mayte:

    He llegado aquí a través de un enlace de otro blog y me he leído tu post. Tienes razón en lo que explicas, básicamente porque somos un germen de algo que no sabemos que dimensión puede tomar. Como en todas las cosas de la vida, habrá autores que caerán en el olvido por su propio peso. También ocurrirá, que las editoriales se darán cuenta que un libro electrónico no puede venderse a más de seis euros y cuando eso ocurra todo este globo se deshinchará. Quedarán unos cuantos, que por talento, suerte o por haber sabido venderse bien alcanzarán relevancia.
    Cuando veo a los Miosi, Nievas, Querol, etc.. que han abierto su camino a través de la vía kindle, creo ser merecedor de la oportunidad de probar suerte, porque como mínimo, todos los de la GeneraciónKindle somos unos correctos “juntaletras”.
    Generación Kindle no deja de ser un lema; un lema muy bien encontrado y que creo que define un movimiento. Aquí nos hemos juntado cuentistas, escritorcillos, aficionados, talentosos o escritores en potencia y estamos viviendo nuestra noche de Reyes. Cuando la tinta corre por tus venas, es muy bonito ver tu obra en un escaparate, comprobar que hay gente a quien le interesa lo que escribes y es maravilloso poder ilusionarse con el triunfo.
    Conozco a muchos integrantes de la Generación Kindle, y como en todos los colectivos hay gente de todo tipo, pero hay un denominador común: La ilusión compartida.
    Mi novela pasó por dos informes de lectura profesional y ha pasado una corrección de estilo y no llegó a publicarse porque las editoriales habían cerrado el cupo de los thrillers históricos. No soy pretencioso, es posible que algunos lectores encuentren incorrecciones o falta de calidad, pero hay una cosa importantísima que no debemos olvidar; vendemos nuestras obras por un euro y nos llevamos 30 céntimos por cada venta. Sinceramente, no creo que nadie se sienta engañado por un producto que ha costado un euro. Si hubiésemos invertido todos en contratar profesionales, deberíamos venderlos a cuatro euros y cruzar los dedos como para vender lo suficiente para recuperar la inversión. He tenido que vender 200 ejemplares de REC para recuperar lo que invertí en el diseño de mi portada.
    Y una última cosilla: La palabra “Generación” no solo es atribuible a un segmento de edad determinado, en nuestro caso, refiere a un acontecimiento ocurrido en un momento concreto.
    Mucha suerte con tu libro, porque talento no necesitas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Llego un poco tarde a la entrada, pero comento igualmente :-)
    Creo que estoy en tu misma situación. Mi novela se dirige a un público que, normalmente, no tiene kindle. Por ahora está teniendo un éxito muy moderado, y no me quejo. Al menos sé que la obra puede gustar a gente que no me conoce de nada y que por tanto no tienen por qué intentar agradarme. Supongo que eso es un éxito en sí mismo. Pero vamos, que es muy difícil conseguir algo más desde esta plataforma, por eso sigo buscando editorial.
    Tampoco veo en las editoriales al ángel salvador. Hay grandes editores, y muchos tenemos idealizada la figura del editor, pero la mayoría publican basura que se vende muy bien. Hay un montón de ejemplos que todos conocemos. Al final es un negocio. Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer, ¿no?
    Y sobre lo de la generación... A estas alturas para mí es sólo el nombre de un grupo de FB. No me siento especialmente ligada a ninguno de los escritores porque, al llegar de las últimas, nadie tiene interés en conocerme y, por tanto, yo tampoco me siento muy motivada. Comprendo que el que se siente ya "algo" (porque vende, o porque le haya fichado una editorial) no quiera tener nada que ver con escritores amateurs, y el que no consiguió nada en mucho tiempo, tal vez vea con malos ojos que no paremos de entrar en el pequeño terreno compartido. No sé, me hubiese gustado encontrar más camaradería. Pero es lo que hay y creo que a estas alturas ya se me ha pasado un poco el disgusto.

    ResponderEliminar
  16. Hola, Desirée.
    Pasado el tiempo me parece que yo tampoco veo esto nada más que como un grupo de FB y desde luego no de los mejor avenidos. No es el único que hay, te recomiendo otros más pequeños que existen Kindle ebooks autores, por ejemplo, en el que hay mucha más camaradería. Llegar es complicado, llegar tarde mucho más, pero mantenerse... eso es casi una utopía.

    Un beso

    ResponderEliminar
  17. Supongo que algunas cosas han cambiado desde que se escribió el post. Ahora se pueden leer las novelas no solo en kindle, sino tambien en I Pad, I phone, e incluso en una PC imagino...pero coincido que es verdad que todavía hay muchos lectores que prefieren el papel. Contra eso es dificil luchar...con respecto a Generación Kindle, es un nombre y ya está, yo no le daría demasiada importancia a esas cosas...
    En cualquier caso, el mayor impedimento para comprar en Amazon es tener tarjeta (con una débito es suficiente para comprar), en algunos países sigue siendo una rareza mas que la norma. Un saludo,

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?