jueves, 25 de octubre de 2012

AYER, PRIMERO EN GETAFE Y LUEGO EN EL RITZ



Ayer fue un día completamente literario. Tenía muchas ganas de asistir a la mesa redonda que sobre Amazon y la publicación digital estaba en el programa de la V edición del Getafe Negro y allí que me presenté con mi amiga Tatty, de El universo de los Libros. La cara de sorpresa de Armando Rodera se la debía, ya que él me sorprendió a mí presentándose sin avisar (a mí, los demás lo sabían) a mi charla en la Biblioteca Almudena Grandes en junio. Tenía una cómplice entre los asistentes, Magüi Cabral, que sí sabía que yo estaría allí desde hacía unas semanas.




Cuando llegamos, nos encontramos con la sorpresa de que Juan Gómez Jurado había perdido el avión y no podría llegar a tiempo y por piruetas del destino, otro de los autores que publican en Amazon, Iván Hernández, que como yo había asistido a escuchar, acabó sentado en la mesa. Gracias, Iván, me temo que si no hubieras aparecido me hubiera tocado estar ahí y la verdad es que se está más tranquilo al otro lado, escuchando y haciendo fotos, que es más lo mío. Lo hiciste muy bien.





En la mesa redonda se habló de Amazon, de la nueva vía de publicación que supone, de sus ventajas para los autoeditados, de precios, de repercusión, de caminos nuevos que estamos explorando y abriendo quizá para quienes lleguen después. La introducción corrió a cargo de Lorenzo Silva, comisario del evento y reciente premio Planeta, y tras la exposición que hicieron los autores, moderados por  Javier López Tazón,  tocó el turno de preguntas. El público se implicó, plantearon dudas y a mí se me hizo muy corto. No puedo resumirlo demasiado bien, se me olvidó llevarme ni una miserable hoja de papel en la que anotar todo lo que allí se habló… ¡Soy un desastre!

Terminada la charla hubo unos momentos para hablar con los autores, de sus sensaciones sobre lo que allí se había contado. Magüi estaba radiante, me encantó su sonrisa, su tranquilidad en todo momento; Armando firmó unas fotocopias de El color de la Maldad que alguien se llevó (no me fijé bien quién) y estuve un ratito hablando con Lorenzo Silva, felicitándole por el premio y departiendo sobre otras cuestiones que no tenían nada que ver con lo que allí se habló. Iván llamó a su madre, para que buscase al niño en el colegio. Le habían cambiado los planes de esa mañana y la verdad es que fue un cambio maravilloso.

La organización tenía preparada una comida y Tatty y yo la misión de salir de Getafe, rumbo a Madrid, porque nuestro día, el programa que debíamos cumplir, no estaba completo. ¡Cómo es tan difícil salir de Getafe! Dimos vueltas buscando un centro comercial para comer algo antes de entrar en la ciudad y tras un montón de equivocaciones (el GPS funciona de maravilla pero a veces le hacemos un caso relativo) logramos llegar al centro de Madrid. Nos sobraba tiempo, así que paseamos por los alrededores del hotel Ritz, incluso entramos en la Iglesia de los Jerónimos para hacer un poco de tiempo.

En la recepción del hotel informaron a los blogueros asistentes de cómo sería en encuentro con Ken Follet, los cinco minutos de entrevista que tendrían con el autor que está en España presentando su novela, El invierno del mundo. Yo, como estaba allí de ocupa, me quedé en la recepción esperando a que Tatty terminase. Fue una hora mágica, en la que estuve haciendo una de las cosas que más me gustan en el mundo: leer. Me empapé de las sensaciones que me producía el libro que tenía entre mis manos, del sonido del piano que sonaba a mi espalda mientras estaba sentada en un cómodo sillón. Veía, de vez en cuando, entrar a los clientes, escuchaba hablar en muchos idiomas y durante unos momentos me sentí transportada a otro tiempo. El escenario era para ello, el hotel Ritz tiene ese sabor antiguo que le da una decoración que apenas ha cambiado en mucho tiempo y el uniforme y la manera de comportarse del personal, atemporal ya. Fue un privilegio, un momento que no sé si se repetirá alguna vez más en toda mi vida y que pienso guardar en mi memoria.

Hoy vivo la resaca de ese día espectacular y casi, de tan especial que fue, no puedo escribir sobre él. Dejaré que repose un poco en mí y volveré a ello cuando esté mucho más tranquila.

Sobre la entrevista, seguro que Tatty os lo cuenta (y os enseña las imágenes) en Eluniverso de los libros.

16 comentarios:

  1. ¡Qué rápida has sido! fue sin duda un día increible y cargado de emociones y muy buenas compañías. Yo ya estoy deseando repetir :)
    besos y gracias por compartir este día conmigo y todo lo demás

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bien os lo montáis! jeje
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Que envidia!!! Es lo que tiene vivir tan lejos de la capital, te pierdes un montón de eventos a los que te encantaría asistir.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Tatty, espero la entrevista, para que nos muestres esos minutos mágicos que pasaste con Ken Follet.

    Me encantó pasar el día contigo, sabes que lo repetiremos en cuanto se pueda.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Pakiko, esto ha sido excepcional, pero espero repetirlo alguna vez más porque estuvo muy bien. La charla genial, la experiencia en el hotel inolvidable y la compañía, única.

    Un besote

    ResponderEliminar
  6. Inés, a mí me suele pasar lo mismo, pero esta vez no lo podía dejar pasar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Me dais mucha envidia... Mucha!!! Ahora en serio: Me encanta veros a todos ahí juntitos.
    Besotes!

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por acompañarme en un día tan especial para mí, Mayte. La verdad es que me llevé una sorpresa muy agradable al veros a las dos.

    Y te libraste por los pelos, si llegas antes te toca subir al estrado con nosotros, ja, ja.

    Lo de Ken Follet también tiene que ser super interesante, yo tuve la suerte de asistir a su presentación en Madrid hace dos años y la organización fue perfecta. A ver que nos cuenta Tatty.

    Gracias de nuevo por todo. Besos.

    ResponderEliminar
  9. Josep, ya tocará hacer algo donde coincidamos, estoy segura de que no eres de los que se rinden con facilidad. Habrá foto contigo algún día de estos.

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Armando, te la debía, jajaja.

    Menos mal que fuimos despacio, si me llegáis a subir al estrado me da algo, no creo que tenga mucho que contar, al menos no tanto como vosotros. Además, no escribo novela negra, de hecho, si mato a un personaje hago piruetas para resucitarlo, jajaja.

    Yo estoy deseando leer la entrada de Tatty.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Un día de lo más literario y con unos compañeros de lujo. Ay, como recuerdo tu carita al ver a Armando en Azuqueca!! Me alegro muchísimo que lo pasaras tan bien y que acompañaras a Tatty a conocer a Ken Follet.
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. ¡Qué envidia!!! Es lo que tiene vivir tan lejitos de Madrid, que nos lo perdemos todo... Gracias por compartir tu experiencia! Ahora estoy deseando leer la entrada de Tatty.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  13. ¡Qué grande Tatty con Ken Follett! No me lo pierdo!!
    Mayte, ¿puede ser que en la primera foto aparezca Amelia Noguera? Es que se le parece mucho.
    Un día estupendo para la literatura y, mira lo que dice Armando Rodera, que te libraste por los pelos de subir al estrado!!

    ResponderEliminar
  14. Marga, la cara de Armando fue parecida a la mía, aunque es más listo que yo y se lo imaginaba.

    Estuvo muy bien, para repetir.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. Margari, yo también quiero leer las impresiones de Tatty. Sé lo que le preguntó a Ken Follet, pero no sé qué contestó él y me tiene impaciente!!!

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Mónica, estás en lo cierto, es Amelia Noguera, que también asistió como yo a la charla. Incluso preguntó (cosa que yo no hice porque soy tímida).

    Uf, de la que me libré, ya le he dado mil veces las gracias a Iván por estar ahí...

    Besos

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?