lunes, 29 de abril de 2013

¿EXISTES? ENEMIGOS EN UNA GUERRA QUE NOS UNIÓ DE IVÁN HERNÁNDEZ



Sinopsis:

En un futuro cercano las encuestas de opinión serán de vital importancia. Tanto, que incluso decidirán los exterminios étnicos. Todas las personas será aptas para participar en la toma de decisiones... excepto las imperfectas. Edel Doowan es una de ellas. A pesar de ser hija de un importante coronel, su vida de niña rica en Dubai se resiente cuando, al cumplir los 17 años, descubre que la realidad no es tal y como se la cuentan.

Intriga, misterios, acción y amor, mucho amor, esperan a Edel en esta aventura cibernética, en la que dará con la respuesta correcta a la pregunta:

«¿Existes?»

Mis impresiones:

Leer a Iván es un placer. Siempre plantea historias de esas que te obligan a seguir leyendo por dos razones: el interés que suscitan en ti y la manera que tiene de contarlas. Cuando acabé La protegidaWittman me costó mucho encontrar un libro que me dejase tan buenas sensaciones, estuve vagando por las páginas de media docena hasta dar con uno interesante, así que cuando leído este me volví a plantear una nueva lectura jugué a lo seguro: volví a él.

En ¿Existes? Iván plantea una distopía, un mundo dentro del nuestro en el que han cambiado las normas que, normalmente, rigen nuestra sociedad. Edel Doowan, de 17 años, es la protagonista, la hija de un militar que no se siente cómoda con el mundo perfecto en el que ha crecido, tal vez porque ella misma es una anomalía dentro del sistema. No es perfecta, ha nacido del amor que un día se tuvieron sus padres y no de una inseminación artificial que señalase el embrión del que venía como el ideal. Tiene problemas para controlar su peso y tampoco es guapa.

Edel, con quien más se relaciona es con Marjorie, un androide, tal vez porque su familia está rota debido al alcoholismo de su madre y a la nula empatía con su padre, que la controla a través de una pulsera ACC (descubrid qué significa). Es feliz entre ordenadores viejos, tratando de hacer que funcionen las reliquias de otro tiempo que se ha evaporado. Porque aunque nunca se mencione el momento temporal, esta historia transcurre en un futuro que tampoco parece demasiado lejano. Es la única que sigue asistiendo al instituto, donde ya no hay alumnos ni profesores, pero que se mantiene abierto porque las autoridades se comprometieron a que así siguiera mientras uno solo de los alumnos quisiera asistir a las clases (por cierto, impartidas con un profesor virtual). Edel, desde ahí, nos va mostrando su rebeldía. Ella sola mantiene en funcionamiento un colegio vacío, silencioso, y lo hace porque aún cree que las cosas pueden cambiar y sueña con el día en el que esos pasillos se llenen de risas y de adolescentes como ella.

El día de su cumpleaños, su padre le regala un ordenador descatalogado, un Hangar del 52, y Edel hace que funcione una antigua aplicación para comunicarse a través de mensajes de texto (¿os suena?). Logrará así, por casualidad, contactar con Alexander, un líder de la resistencia, representante de los imperfectos que está luchando porque ese mundo anterior al que devastan las neo personas no desaparezca y no se cansa de buscar a alguien que quizá no existe.

Iván aprovecha la excusa que le brinda esta historia para reflexionar sobre el contraste entre dos mundos muy próximos, que en la actualidad comparten espacio incluso en una misma ciudad. Uno es ese en el que el dinero y el poder han eliminado cualquier rastro de miseria (y por qué no, gran parte de humanidad) y otro ese en el que se lucha por la supervivencia día a día, barrios marginales en los que las carencias más absolutas de lo básico nos gritan fuerte en cuanto posamos la vista sobre ellos.

No cuento más, siempre hay que dejar que el lector se sumerja en las historias y las descubra por sí mismo (no quiero describiros lo que más me ha gustado de la novela), pero sí quiero hacer hincapié en un aspecto de la lectura que a nadie se le va a escapar. Iván, a lo largo de esta novela corta, va reflexionando sobre el rumbo que están tomando nuestras vidas, hacia donde nos lleva esta dependencia de la tecnología y, sobre todo, se pregunta dónde llegaremos si dejamos de luchar por las cosas en las que creemos, si dejamos que nos gobiernen y nos controlen sin oponer ninguna resistencia.

La novela se me ha hecho corta y no porque lo sea. Creo que tiene una manera de construir historias adictivas en las que quieres dejarte llevar y que se acaben tan pronto sólo lo compensa el hecho de que todavía me quedan más novelas aliadas que descubrir.

¿Os animáis?

4 comentarios:

  1. Una excelente reseña que me anima a leerla. Felicidades a los dos

    ResponderEliminar
  2. Sólo he leído La protegida Wittman y lo que más me gustó fue como estaba narrada, que me encantó.
    Y vaya, respecto a esta que nos presentas, las distopía sme gustan mucho.
    Bajaré algo los pendientes y a ver si me hago con ella.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Pues me tientas con este libro, que esos temas que plantea son muy actuales. Y ya me gustó el autor con La protegida Wittman, así una razón más para quererlo.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Buenas!!
    Pues yo no conocía ni al autor :( pero bueno, con la reseña que has hecho, la verdad es que me lo apunto en libros que espero leer algún dia (la lista es interminable ya!! jejeje)
    Besotes!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?