miércoles, 27 de agosto de 2014

TIEMPO DE ESPERA

Abro ventanas virtuales. 
Me rodeo de cuadernos. 
Leo. 
Escucho. 
Proceso. 
Me distraigo en las redes un rato. 
Plancho. 
Vuelvo.

Hace días que el proceso creativo, ese que me lleva años, puso un punto y me siento un poco desubicada sin tener escritura entre las manos. De momento no es final, no lo será hasta que la novela esté en vuestras manos, pero sí es el prólogo a, al menos, seis meses de espera.

Sé que quizá es mucho, que la paciencia no es una virtud del siglo por el que transitamos, pero en este caso, creedlo, es necesaria. Muy necesaria. Tengo que hacerlo, tengo que darme una oportunidad, explorar este nuevo sendero y, si no es el mío, retornar al origen y seguir adelante.

Pero hay que esperar porque tiene un plazo.

Lo que voy a presentaros es digno. Me he esforzado mucho en que así sea, he talado grandilocuencias para ir a lo esencial, he buscado las palabras que aclaren el discurso eliminando aquellas que no eran nada más que florituras. Lo sabéis, yo no soy así. No me gusta la escritura pedante porque tengo claro que somos lo que escribimos. Tan oscuros como el resultado. Tan transparentes como las sensaciones que provocamos en los lectores. Tan superfluos como cada palabra que escribimos de más.

Si este camino que tomo se complica… quizá no lo cuente. Quizá se quede ahí, en mi cajón de historias imposibles, un secreto compartido con los íntimos. Demostrarme que lo cobarde es siempre no intentarlo, refugiarse en lo seguro para no sufrir los arañazos de las decepciones profundas. He aprendido en estos años que de esos no te libras nunca. Por mucho cuidado que pongas. Por mucho silencio que guardes. Por poco que te expongas, lo que duele, duele. Mejor ir preparado y que no te encuentre con el pie cambiado como me ha pasado algunas veces.

Había dos opciones, dos novelas en las que poner el foco y la elección solo dependía de mí misma. Está hecha.

No voy a enseñaros el dolor, no es el momento. Sé que esta novela, la que me guardo, tiene alma y literatura pero quizá yo no estoy preparada para lo que supone, así que os mostraré otra faceta, esa que ya conocéis de mí, la que de pronto os saca una sonrisa y que provoca que al acabar os paréis a pensar en qué os he intentado contar realmente. Porque, otra vez, hay dos lecturas: la simple, la superficial y la otra, la que deja caer pensamientos que sé que quienes como vosotros están entrenados en esto de leer no dejan pasar.

Pero dadme un tiempo.


Lo necesito.

3 comentarios:

  1. Todo el tiempo que necesites. Y qué razón tienes, de las decepciones no te libras nunca, por mucho que te empeñes en no exponerte.
    Besotes y cuídate!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por pasarte, Margari. Dado lo abandonados que os tengo es un detallazo!!

    Cuando tenga un ordenador que obedezca, prometo retomar mis visitas. De momento, hasta en mi blog me cuesta entrar.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Ya estoy de vuelta. Me consta que tu proceso creativo tiene su tiempo de maceración, pero a mí no me importa esperar, porque el resultado será bueno. Biquiños!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?