domingo, 20 de diciembre de 2015

ESOS ÉRAMOS NOSOTROS



A veces nos entendíamos a gritos, tan furiosos que cualquiera que no nos conociera bien podría pensar que jamás sellaríamos la paz de nuevo. Sin embargo, instantes después, la tormenta se alejaba como lo hacen las de verano y el sol lucía de nuevo en nuestro cielo particular.

Esos éramos nosotros.

Me enseñaste a ser quien soy, doblegaste mi impaciencia a base de enseñarme que las cosas que se consiguen fácil al final no perduran, que hay que poner cimientos a la vida porque si no se acaba derrumbando encima de ti. Me diste amor, seguridad, rellenaste mi infancia de recuerdos felices y de viajes, esos que tanto nos gustaban, en los que siempre repetías que hay que comer pan de muchos hornos para crecer.

Esos meses previos a tu partida yo me aferré a ti. Pensaba, tontamente, que agarrándote las manos con fuerza la muerte no ganaría la partida. Me propuse un ejercicio que nos mantuviera unidos, una tarea que yo sabía que no dejarías incompleta porque siempre fuiste un hombre de palabra que terminaba todo lo que se proponía.

Yo lo conseguí, claro. Tú sí, tú aguantaste hasta que terminamos.

Te fuiste pronto, muy poco después del amanecer de aquel caluroso día de julio de hace ya demasiados años. Nunca olvidaré la sensación de desamparo al ver salir al equipo médico con aquel aparato que arrastraban en un carrito. De él colgaba una hoja milimetrada que llevaba impresa una línea plana.

Ya estaba.

Se había acabado.

Me costó unas horas llorar, mentalizarme de que ya no te vería nunca. Me costó despedirme de tu cuerpo porque de ti jamás lo haré. Seguirás siempre conmigo, siendo la mano que necesito para no ahogarme en este mar revuelto que es a veces la vida, el faro que me guía para enseñar a mis hijos a vivir. Igual que lo hiciste tú conmigo.




6 comentarios:

  1. Las líneas planas solo están en el papel. Dentro de nosotras, bailan al ritmo de los sentimientos: unas veces, suben y bajan con brusquedad, al compás de la risa o de esa tristeza inevitable; otras, parecen mecerse con nostalgia al son de las reflexiones, de los recuerdos placenteros, de las enseñanzas... El dolor le va cediendo el sitio al amor, cada vez más puro, más profundo, que lo va llenando todo. Y que está y estará cada día más vivo.
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
  2. Hola: unas palabras llenas de dolor y de sentimiento de tristeza y angustia. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo, amiga mía. Que bonito recuerdo le guardas siempre, más hermoso aún si cabe porque el compartirlo con los lectores no le resta ni un ápice de intimidad a tu dolencia de ausencias.

    ResponderEliminar
  4. Me has hecho llorar. Qué precioso lo que has escrito. Un beso amiga.

    ResponderEliminar
  5. Triste y bonita entrada. Tienes razón, sus cuerpos se alejan, pero su alma permanece en cada rincón de nuestros recuerdos.

    ResponderEliminar
  6. La Navidad me llena de nostalgia. Echo de menos muchas cosas que sé apartar en otros momentos del año, debilidades que no me permito, pero que estos días se me escapan. El blog siempre ha sido una válvula, un refugio donde me siento segura, aunque a veces sea demasiado personal. Total, tampoco hay extraños por aquí. Lleváis tanto tiempo conmigo que sois como de la familia. Una familia virtual.
    Feliz Navidad

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?