domingo, 27 de noviembre de 2011

INDECISIÓN

El buen escritor reinventa el mundo, suscitando en el lector emociones desconocidas o aletargadas, y mostrando la faz profunda de lo cotidiano, aquella que, por costumbre, ya no puede ver.


Fernando Lázaro Carreter.

Qué hermoso sería ser capaz de hacer esto, proponerse despertar las emociones de quienes se acerquen a leer nuestras palabras y lograrlo. Una vez, lo sé, fui capaz de hacerlo pero con trampa, lo reconozco. No inventé. Con La arena del reloj fue fácil. Cómo te escondes del dolor, cómo te las arreglas para que no te inunde y contagie a todo lo que haces cuando es tan grande, tan nuevo, tan difícil de manejar. Al fin y al cabo, desde el siglo XV llevamos dándole vueltas a este tema en literatura. Es un libro difícil, de los que te gustan para siempre o los que no eres capaz de soportar. Justo como yo, carente de ese término medio que me haga encajar perfectamente en este mundo en el que vivimos. En lo único que soy exactamente así es en mi reflejo, esa imagen que tienen sobre nosotros los que nos ven a diario sin conocernos. Ni alta, ni baja. Ni guapa, ni fea. Ni tonta, ni la más lista. Invisible casi siempre.

Me puse un reto, un libro* que tocase a quien se atreviese a sumergirse en sus páginas, pero esta vez inventando, partiendo de cero. Está hecho y sé que lo he logrado con el pequeño círculo que siempre está ahí dispuesto a darme su opinión. Sin embargo, ha habido un "pero". Diminuto aunque desconcertante. Un matiz que se me había pasado por alto. Suficiente para que un proyecto de años no salga a la luz. La indecisión que siempre me acompaña de la que nunca voy a ser capaz de deshacerme. Podría corregirlo pero, fíjate tú por donde, no quiero. Se me olvidaba que también he sido una rebelde.

*Ese libro del que hablaba sin hablar era Detrás del cristal. Ese pero fue alguien que me sugirió que estaría mejor en la papelera de reciclaje (y a punto estuve de tirarlo). Por fortuna lo hice al contrario: rescaté el libro y tiré a la papelera a la persona. 10/01/2016

16 comentarios:

  1. No deberias tenerlo. No tienes k tener dudas para enseñar tu proyecto. Yo tngo esa indecion por verguienza, pero ai k vencerla.

    Espero ke t animes a enseñarlo y con suerte, espero poder leerlo algun dia^^

    ResponderEliminar
  2. Mayte, no dudes ni un momento, tú vales mucho y seguro que si nos enseñas tú trabajo estarás contenta de haberlo hecho.
    No he leído nada tuyo, pero por lo que he visto en este blog pones mucho sentimiento en todas las cosas. Así, que ánimo que confio en ti y seguro que nos darás muchos momentos inolvidables con tus historias.
    Espero que los Reyes me traigan el ebook, y el primer libro que voy a leer será "La arena del reloj".
    Un besazo

    ResponderEliminar
  3. Tengo la sensación de que nos informas de algo, creo que no necesitas opiniones al respecto porque la decisión, sea la que sea, ya la tienes tomada.

    Y seguro que es acertada.

    ResponderEliminar
  4. Emilio, te aseguro que no tiene la decisión tomada, con total seguridad, la conozco casi como si la hubiera parido y os aseguro que es lo más indeciso que hay bajo la capa del cielo. Hoy es que si, mañana ya veremos, después es que hay que pensarlo.... así que hasta que su chip tenga un pico de tensión y haga que arranque de una vez, que no será por que no se lo hemos dicho TODOS!!! tqm.

    ResponderEliminar
  5. Astarielle, no es vergüenza, es pánico a no estar a la altura. Sólo que esta vez la altura me la he puesto yo solita.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Marga, me gustará saber tu opinión sobre La arena del reloj, aunque no sé si te tendré que mandar unos Klennex... ¿Sabes lo bueno? Que a mí ya sólo me hace recordar y sonreir. Ni una sola lágrima.

    Gracias por la confianza.

    ResponderEliminar
  7. Emilio, para qué te voy a decir nada, si ya te han contestado... Indecisión es la palabra que mejor me define, pero que conste que sólo me pasa conmigo misma. Toda la fuerza que puedo transmitir a los demás se me escabulle entre los dedos cuando se trata de mí misma.

    Por cierto, he roto mi propósito y me he pasado la tarde escribiendo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Al, ¿no acababas de hablar por teléfono conmigo? Qué te voy a contar que tú no sepas... Supongo que tiene que llegar el día que cierre los ojos y me lance a la piscina. De todas maneras, el miedo es libre, ¿no?

    ¿Picos de tensión? ¿Chip? A ver si en vez de venas tengo cables y no voy a ser real...

    Luego nos vemos.

    ResponderEliminar
  9. Y hasta es bueno tener un poco de miedo. No habría valentía si no hubiera miedo. Pero con miedo y todo, deberías enseñar tu proyecto. Que seguro que escucharás muchas palabras buenas... Y de las malas también se aprende algo. Porque lo que es seguro que no a todos vas a gustar. Pero lo importante es que estés contenta contigo misma. Y que no llegue el día en que te digas: ¿Y si hubiera hecho...?
    Muchos besotes!!!

    ResponderEliminar
  10. Sabías lo que iba a ocurrir si nos contabas esto: nadie te iba a decir que te guardaras para ti la obra. Esa decisión es muy personal, así que no opinaré al respecto. Solo te diré una cosa: que estoy completamente seguro de que leeré al menos otra novela tuya. Y la elección la harás tú: Su chico de alquiler o La que (no) tuvo una oportunidad.

    ResponderEliminar
  11. Hay más de un asunto aquí. Y te lo digo porque a mi me pasa lo mismo y no se como resolverlo. Primero: El gustar, para gustar hay que hacer, lo que a los otros guste se quiera o no. Segundo: El que te guste a ti y ser suficientemente valiente para mantenerlo como te gusta, aunque no guste a los demás. Tercero. El aprender: Si se escribe pues se tiene que aprender el cómo, la forma, el estilo y más cosas de las que tú sabes más que yo :D Allí si no hay que irse con rebeldías porque iría en contra de nosotras mismas. Cuarto: ¿Quién es el experto que te a dicho que así no va? porque imagínate si veo la obra de Picaso y le digo a mi me parece que esas rayas están muy finas si las pones más gruesas se vería más armónico con el resto de colores. Seguro que me mandaría a freír plátanos.

    ResponderEliminar
  12. Mayte: Ya vi el premio. Gracias :D Está lindo al igual que la tarea que me das. Me pondré a hacerlo lo más pronto posible.
    Te mando un abrazo emocionado.

    ResponderEliminar
  13. Enrique, me voy a poner un plazo. Ayer creo que mis dudas se trasladaron de mi cerebro al blog y le di a publicar sin pensarlo mucho. Habrá que buscarle algo bueno a esto. A lo mejor me obliga a tirar hacia adelante.

    ResponderEliminar
  14. Margari, uno de los personajes de esa novela dice que si uno no apuesta, jamás ganas nada. Lo puse yo en su boca, así que a lo mejor tendría que aplicarme el cuento.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. Patito, siempre me sacas una sonrisa. No ha sido una crítica, ha sido sólo un matiz. El problema es que soy demasiado perfeccionista.

    Por cierto, hubo quien corrigió a Miguel Ángel, nada menos. Me has hecho recordarlo.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  16. Yo espero que tus miendos impidan darnos a conocer esas joyas que tienes escondidas del mundo!
    Me encantaría leer algo más tuyo pronto.
    Un beso!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?