lunes, 9 de mayo de 2011

DEJAR DE ESCRIBIR

En estos meses he tenido mucho trabajo, más clases de las normales que han ido sumando cansancio y, poco a poco, he ido dejando de escribir. No sé cómo ha pasado pero me acabo de dar cuenta de que, últimamente, enciendo el ordenador, me siento delante y, cuando voy a abrir el archivo... me despisto. A lo mejor es una foto que me grita que necesita unos retoques urgentes, o un problema de trigonometría cuya solución, si no me pongo con él, no me va a dejar hacer la digestión. La verdad es que las excusas se acumulan y la desgana vence a la disciplina. Y abandono. El libro en el que trabajo lleva semanas atascado en la página ochenta. Tengo a los personajes en un camino lleno de polvo, exhaustos por un viaje, a punto de llegar a casa, pero ahí. Abandonados. Espero que me perdonen.

Creo que no tengo nada que contar o, quizá, no tengo a nadie a quien contarle nada. Hasta ahora mis historias tenían un destinatario principal, yo misma, pero si no me apetece oírme, ¿para qué? Quizá es que hoy es un día raro en el que he tropezado con algún que otro espejo o, a lo mejor, es que he descubierto que no sé nada de lo que creía saber. Es una mierda enfrentarte al reflejo en tu habitación de siempre. Te hace recordar por qué saliste corriendo de allí. Es odioso ser tan diferente por dentro y por fuera...

Mañana me lo pienso. Después de dormir un poco. Mañana decido si me queda algo dentro o dejo de escribir.

5 comentarios:

  1. Noooooo!! Me niego...todo el mundo pasamos por momentos peores, en los que dejamos de creer en nosotros mismos, pero no nos podemos dejar vencer por esto.

    Date una oportunidad, si lo que te gusta es escribir, que no seas tu misma la que te frene...

    En fin, espero que lo reconsideres, la inspiración volverá, estoy segura.

    Besazosss

    ResponderEliminar
  2. Creo que todos pasamos malas rachas, pero lo que importa no es cuantas veces caigas, sino cuantas veces seas capaz de levantarte y seguir adelante.
    Espero que consultarlo con la almohada te haga bien y si estás cansada, pues quizás tomarte un respiro, pero no abandonar... al menos no por esa razón.
    Espero que te sientas mejor!!!

    ResponderEliminar
  3. Ayer fue un día raro, lo reconozco. Me ayuda mucho leer vuestros comentarios. A ver si tomo aire y empiezo otra vez. Lo de tomarse un respiro... la verdad es que necesito un respiro más largo del que me puedo permitir. Muchas gracias!!
    Trataré de volver a poner entusiasmo cuando apriete las teclas del ordenador.

    ResponderEliminar
  4. Como en todas las cosas hay momentos de subidón y de bajón.....en el fondo sabes que no vas ha poder abandonar algo que forma parte de ti.....aunque ya lo habrás descubierto esta mañana...cuando las cosas se ven de otra manera.....

    ResponderEliminar
  5. Dormir bien es un buen calmante para cuando el espíritu se inquieta. Hoy he estado escribiendo y me siento mejor. Siempre ha sido el mejor antídoto contra lo que no me gusta de la vida. Lo que pasa es que hay días idotas (también idiotas todos los días) que te pueden machacar simplemente con miradas.
    Gracias Eva, por estar ahí. Aunque no nos veamos lo que deberíamos.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?