miércoles, 15 de febrero de 2012

LA PORTADA

Lo prometido dicen que es deuda. Aquí tenéis la portada de El medallón de la magia. Y alguna cosita más del libro, que ya está a punto de dejar de ser invisible…



Estos días he dejado que personas que han estado al margen de todo este proyecto leyeran el libro. Siempre lo hago, tratando de suplir de alguna manera el hecho de no tener a nadie "profesional" detrás. Este proyecto de escritora que soy va a su bola completamente y he descubierto que, a pesar de todo, los resultados son mucho mejores que mis propias expectativas. Dejé que lo leyesen adultos, a pesar de que en principio se escribió para un niño y las palabras de vuelta han sido las mejores.

Leído en muy poco tiempo, disfrutado a tope.

Así que, con el miedo unos grados por debajo, dentro de unos días la novela estará disponible para todo el mundo. ¿Mi plan? Dejarla que se mueva, como las otras dos, en el plano real, en formato libro de papel primero. Concentrarme en ello, aunque también apostaré por un formato digital, con el único objetivo de que sea más accesible para quien sienta curiosidad. En ello estoy aunque como todo lo que haces por primera vez, me está costando. Tengo un barullo mental de términos informáticos que para que os cuento. Menos mal que hay almas caritativas que me orientan (gracias Armando, Arantza… ¿qué haría sin vosotros?).

En todo este tiempo, desde que en 2009 se me ocurrió la feliz idea de autoeditar La arena del reloj, mis planes han ido cambiando. He pasado por todos los estados de ánimo que se os puedan pasar por la cabeza: desde la euforia del principio, cuando tuve el primer ejemplar entre mis manos, la emocionante presentación del libro, los comentarios positivos… El periplo sudamericano de Su chico de alquiler fue también extraño y genial a la vez (mi primera entrevista vino de Costa Rica y mi primera recomendación de Chile; la primera reseña y las que significaron más para mí, de México). 

Frente a eso, alguna vez no hace demasiado he sentido que no merecía la pena el esfuerzo y quise dejarlo todo abandonado. TODO. Menos mal que tengo alguien que creo que no me merezco que me dio un buen tirón de orejas. Todo esto hasta que empezó este 2012 y el eco que provoca internet hizo visible lo invisible y empecé a recibir mucho más de lo que ni siquiera me atreví a imaginar. 

Por eso, ahora tengo clara una cosa: no me importa no tener una editorial que respalde todo esto. A lo mejor es que no conozco la sensación, o quizá es que me da lo mismo (va a ser esto último). Me parece que me quitaría trabajo, no tendría que hacerlo todo sola, pero también restaría magia al proyecto. No me importaría quedarme aquí, desarrollar lo que sea sólo a través de internet y de este blog.

Dije que este libro sería el último que publique y de momento así será. Sé que os he contado que hay otra novela casi terminada (os enseñé la portada de Nadia, gracias de nuevo, preciosa), que El medallón tiene su continuación, pero habrá que darles su tiempo. 

A ellas y a mí misma. 

Esto requiere toneladas de energía que ahora necesito para otras cosas más importantes.

No significa que deje de escribir o de seguir de cerca todo lo que se avecina (que es mucho) desde este espejo. Eso es imposible. Digamos que necesito unas pequeñas vacaciones mentales para recargar pilas. 

Mientras tanto, ahí os dejo lecturas, para que las disfrutéis.

18 comentarios:

  1. Esta portada nos deja con la intriga de descubrir la magia de este libro.
    Me alegro que hayas cambiado de opinión y no tires la toalla. Yo te he dicho varias veces que todo necesitaba empezar a rodar y que las cosas cambiarían. No pienses en que será el último libro que publicarás. Piensa en que la próxima semana tendrás a la venta el medallón y que seguro que mucha gente disfrutará de la magia de tus letras. A disfrutar del presente y el futuro ya llegará...
    Un besazo

    ResponderEliminar
  2. Qué ganas de descubrir lo que se esconde tras esa portada! aunque tengo claro que una historia preciosa. Yo también me alegro como dice Margaramon de que alguien te haya dado un tirón de orejas y decidieses seguir adelante. Creo que hay que disfrutar el presente y vivir el día a día, los proyectos futuros irán llegando solos, por el momento disfruta de esas merecidas vacaciones aunque solo sean mentales
    un beso!

    ResponderEliminar
  3. un placer haberte encontrado
    un saludo
    Roberto

    suige mi estela...

    ResponderEliminar
  4. Me sumo al hecho de vivir el presente e irnos adentrando en los acontecimientos día a día para disfrutarlos plenamente. Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Pues nada, ahora tenéis que intentarlo entre todos los que queréis que siga escribiendo, eso si, hay que dejar que se tome sus merecidas vacaciones, pero ahora tirad vosotros de las orejas, que a mí sólo me queda arrancárselas.
    Mira que es dura la muchacha esta....

    ResponderEliminar
  6. Cada vez que leo alguna de tus entradas, veo que tu vida es una constante aventura a la que te animas sin más. A veces salen mejor, a veces peor, pero te arriesgas.
    Enhorabuena por este nuevo, seguro que está muy bien.
    A ver si hago un huequito y leo alguno tuyo, que tengo creo que uno por ahí.
    Saludines y muchos éxitos.

    ResponderEliminar
  7. Con muchas ganitas de descubrir la historia que hay tras esa portada nos dejas. Me alegra mucho que te pegarán un tirón de orejas. Porque tienes un talento que no tiene que estar escondido. Y si ahora necesitas unas vacaciones, a disfrutarlas. Pero recarga pilas y vuelve a escribir. No nos dejes sin tus historias.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Marga, preparar todo esto agota porque el miedo a estrellarte no hay quien te lo quite. Y el problema no es el porrazo, es levantarse de nuevo. Soy muy de tener los pies en el suelo en la vida real (otra cosa es lo que escriba).

    Pienso disfrutar lo que venga, al final, la vida es tan corta que hacer otra cosa es una estupidez. No se puede perder el tiempo que nos queda viviendo angustiados. Siempre es menos del que esperábamos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Sí que me voy de vacaciones, Tatty, aunque no abandono esto. Tengo cositas preparadas que iré poniendo para que no os olvidéis de mí.

    Mi futuro inmediato tiene proyectos variados (parece una bolsa de cóctel de frutos secos), espero que todos salgan lo mejor posible.

    Un besote

    ResponderEliminar
  10. Koncha, al final, el presente es lo que tenemos. Y es tan efímero. Acabo de escribir esto y ya es pasado. Si no disfrutamos, si aplazamos vivir, la vida, a la que se le da de maravilla esto, te puede sorprender con que no tienes billete para continuar.

    Un beso

    ResponderEliminar
  11. Al, ¿dura? A lo mejor, pero como el chocolate, me derrito con un poco de calor.

    Me voy de vacaciones, a lo mejor nos vemos.

    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Sarah, sin un poquito de riesgo no hay emoción. Prefiero equivocarme a pensar que no lo intenté, aunque reconozco que aplicado a los libros el miedo a equivocarse (mi miedo) es mayor.

    Empieza por La arena del reloj, si no lo tienes yo te lo paso.

    Un beso

    ResponderEliminar
  13. Me encanta la portada y sobre todo me intriga saber acerca de la historia.
    Animo!! y no te nos alejes mucho de este arte. Mira que tienes un excelente talento!!

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  14. Mucha suerte en todo lo que se te avecine Mayte. Espero y estoy seguro de que con todo esto que te traes entre manos llegarás a buen puerto. Si algo he aprendido en este breve periplo es que en este mundo hay que ser paciente y cuidadoso.
    Procura serlo.
    Un abrazo grande Mayte.

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Carolina, por los empujones pasados, presentes y espero que futuros.

    Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  16. Emilio, me apuntaré lo de la paciencia, últimamente la pierdo con demasiada frecuencia.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  17. Mayte, no sé si estás de vacaciones ya, si es así ¡disfrútalas! Me pierdo un par de días y... Yo creo que los momentos chungos, que se tienen, no tapan para nada lo estupendo de esta forma de vivir que es juntar letras. Porque yo creo que al final es una forma de vivir y de hacerte vivir más la vida con los demás. Yo estoy viendo ahora que es muy duro hacer esto sin el respaldo de una editorial convencional, pero también estoy seguro de que es mucho más bonito, cansado, pero bonito. Si no me hubiese decidido a meterme en este mundo bloguero no hubiese conocido a gente como tú o como Pilar y a las maravillosas lectoras blogueras como Margari, como Margaramon, como Silvia, como Kayena. Bueno, Margaramon ya está entre dos aguas. Je, je. A Pedro Luis. A mi hermana Koncha ya la conocía... Y mucha más gente que va apareciendo poco a poco. Merece la pena y, además, yo creo que cuando se empieza a escribir ya no se puede abandonar. Bueno tendría mucho más que hablar, pero me parece que ya no cabe aquí. Seguimos ahí. ¡Un besazo!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?