martes, 11 de septiembre de 2012

LA SENDA TRAZADA, DE PEDRO DE PAZ




Título: La senda trazada.
Autor: Pedro de Paz.
Editorial: Algaida
ISBN: 9788498776751
XX Premio de Novela Luis Berenguer.

Sinopsis (extraída de ANAYA):

Alfonso Heredia es un periodista gráfico que atraviesa una mala racha económica y personal. Casi de casualidad llega a sus manos un viejo libro con extrañas sentencias en caracteres góticos, y cuando lee en el periódico el fallecimiento del Papa, cae en la cuenta de que el texto revelaba las circunstancias de la muerte del Santo Padre. Al examinar el libro con más atención descubre que se trata de un escalofriante obituario sobre personajes de toda condición y nacionalidad, predicciones de muertes que todavía no han ocurrido. Pronto le asaltará la duda de si utilizar con fines filantrópicos o egoístas ese sorprendente conocimiento, que muchos desearían poseer a cualquier precio… En La senda trazada Pedro de Paz hilvana una trepidante trama, a medio camino entre el relato de intriga y la novela fantástica, donde el lector pronto empieza a preguntarse qué haría él mismo si estuviera en el lugar del protagonista.

Mi opinión:

El verano pasado cayó en mis manos el primer libro que leí de Pedro de Paz, El documento Saldaña, cuya reseña podéis leer aquí. Fue la casualidad la que me llevó hasta él, curioseando por la estantería repleta de libros de la biblioteca de mi madre y finalmente me encontré con una novela que me enganchó, que leí casi del tirón bajo la atenta mirada de las ardillas del parque de las piscinas. Me gustó cómo escribe Pedro y me dije que leería más libros suyos en cuanto se presentase la ocasión.

Cuando tuve noticia de la publicación de La senda trazada se fueron encadenando circunstancias que me apartaban de conseguir el libro (una librería que acababa de poner el cartel de cerrado, un encargo que jamás llegaba, el día que la tenía en mis manos mi monedero tenía telarañas…) pero supongo que todo tiene un por qué, y quizá era que mi libro tenía que ser especial. Lo fue, por supuesto. En una de las primeras páginas, bajo el título y el nombre del autor, unas palabras manuscritas (lo siento, son mías, no las comparto) me recordarán siempre que lo compré en la Feria del Libro de Madrid y que quien lo puso en mis manos fue su propio autor.

No había leído la sinopsis hasta que decidí abordar su lectura. Me daba lo mismo, me fiaba de las sensaciones que tenía guardadas en la memoria desde hacía un año e intuía que a poco que se pareciera el estilo de escritura lo iba a disfrutar. Siempre valoro mucho más el cómo me cuentan una historia que la propia historia. Bueno, pues no sólo me ha gustado sino que incluso me ha gustado más que el anterior. La senda trazada aborda un dilema ético: ¿serías capaz de impedir una muerte si la conocieras de antemano? ¿Y si el hecho de no impedirlo te reportase beneficios? El protagonista, Alfonso Heredia, acuciado por las deudas y por uno de sus acreedores, acaba refugiado en una librería de viejo del centro de Madrid. Allí se entretiene mirando ejemplares hasta que pase el peligro. En ese tiempo, un extraño libro cae en sus manos. Es un manuscrito sin título, encuadernado en cuero negro, con unas curiosas inscripciones doradas y que contiene crípticas sentencias. Alfonso acaba gastando en él sus últimos diez euros. El librero, un hombre extraño, de cabello blanco y edad infinita, parece complacido porque se lo lleve. Alfonso no sabe que acaba de cambiar su vida para siempre.

La novela, organizada en capítulos y narrada en tercera persona por un narrador omnisciente sigue los pasos del protagonista y la influencia que va ejerciendo el manuscrito en su comportamiento. Hay un buen equilibrio entre los diálogos (fluidos y creíbles) y la parte descriptiva, que se inserta en párrafos no demasiado extensos pero muy hermosos. Al final de cada capítulo siempre termina con una o dos frases que constituyen un párrafo completo. Cierran el discurso y actúan como gancho para que el lector sienta la necesidad de continuar.

Al principio de la novela Alfonso Heredia tiene una relación con Luisa, una artista que se está abriendo paso. No están en su mejor momento y Luisa, pretendiendo que con su gesto Alfonso reaccione y empiece a encauzar su vida, le abandona. No es desamor, es cansancio pero el protagonista no será capaz de darse cuenta a tiempo. Como tampoco se dará cuenta del tremendo poder que ejerce sobre él ese manuscrito.

El libro reflexiona sobre si realmente el destino está escrito o si somos nosotros los que cada día vamos trazando el rumbo, la senda por la que transitamos. Todo ello ensartado en una historia ágil que te lleva de la mano hasta el final. Pero no se queda en eso. Alfonso es un fotógrafo, un paparazzi de los que obtienen su sustento espiando para los demás la vida de los famosos, y es ahí donde el autor refleja su opinión sobre este oficio, lo mucho que ha cambiado en poco tiempo, lo que la sociedad ha acabado pervirtiendo una profesión que no hace tanto era bastante digna.

Una de las curiosidades de la novela (intuyo que hay más escondidas que no he sido capaz de detectar porque no conozco a Pedro y su mundo) es la alusión a Rodrigo Saldaña, autor del documento que daba título a la otra novela que leí y al que atribuye la anterior posesión del libro hasta que llegó a la biblioteca y la descripción que el autor hace de sí mismo en un momento del principio de la novela. Se define como: "novelista de larga cabellera veteada por las canas, barba pulcramente recortada, expresión de macarra de barrio y aspecto de palmero de Utrera, recién salido de un festival flamenco". Eso ha sido fácil. Si no, juzgad vosotros en esta foto que he tomado prestada de su web.



¿Alguna vez habéis pensado en el destino?

¿Os acomodáis a lo que la vida os dé o lucháis por cambiar las cosas? 

¿Alguna vez habéis trazado mal vuestra senda?

Este libro fue premiado en la XX edición del premio de Novela Luis Berenguer-

8 comentarios:

  1. Me anoto este título, me parece muy interesante por el juego que propone. Qué gran dilema esto del destino!! Creo que todos hacemos nuestro propio camino pero también es cierto que no todo depende de nosotros porque siempre existe el factor "icognitus". Ya sé que dicen que "Dios no juega a los dados" pero...

    ResponderEliminar
  2. ay qué buenos recuerdos me trae este libro a la memoria :-)
    Fué una tarde genial y me alegro de que la compra resultase tan buena, no he leído nada de él pero espero solucionarlo pronto que ya veo que me va a gustar
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me había fijado ya en esta novela pero entre tanto pendiente, la tenía un poco olvidada. Pero ahora prometo no olvidarla más, que tiene muy buena pinta. Y esa reflexión sobre el destino... Soy de las que piensa que cada uno se forma su destino. Que somos nosotros quienes decidimos, a veces bien, y a veces mal.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. No conocía este libro pero a pesar de esta reseña tan buena, no creo que lo lea por el momento. No termina de llamar mi atención.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Hola!! Gracias por pasarte por el blog. Si, la verdad es bueno que ya este de vuelta, así que ya se me vera con más frecuencia por la bloggosfera.

    Saludos :)

    ResponderEliminar
  6. Sin duda, para mí fue toda una sorpresa descubrir el año pasado "El documento Saldaña", porque supuso una lectura harto entretenida y una historia bien contada. Por tanto me llevo esta noticia a mi lista de pendientes, pero con la ventaja de que el autor tiene una impresión positiva en mi memoria.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Muchísimas gracias, Mayte, por tan generosa reseña. Me alegra mucho que hayas disfrutado con la lectura de "La senda trazada". Y sí, la mención a Rodrigo Saldaña es un guiño que has descubierto hábilmente. Mis textos están plagados de ellos. A otros textos míos, a amigos, a autores que admiro... Es un juego cómplice que siempre me ha gustado mantener con el lector. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Pedro, he visto más guiños (¿quizá un escritor que muere atropellado?) pero no me he atrevido a incluirlos por si me equivocaba.

    Ha sido un placer, te seguiré leyendo. Espero que me firmes también la siguiente.

    Un beso

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?