miércoles, 19 de diciembre de 2012

EL POZO DE HAROD DE EDUARDO PERELLÓN



Sinopsis (extraída de Amazon):

Toledo, 1485.
El Santo Oficio juzga a un hombre por su supuesta vinculación con una Orden secreta, enemiga de la Iglesia.
Madrid, 2012.
Carla Martín sufre la muerte de su padre. Casi al mismo tiempo, los dos amigos íntimos de éste son asesinados en extrañas circunstancias…
Éste es el punto de partida de una aventura en la que una trepidante sucesión de acontecimientos terminan poniendo al descubierto la verdadera identidad de los tres muertos y el impresionante secreto que protegían, uno que, de hacerse público, arruinaría a la Iglesia.
El Vaticano, con el cardenal Candutere a la cabeza, y en su afán de protegerse, dirige dos acciones paralelas semejantes a las que desarrollaban en los tenebrosos días de la Inquisición.
Varios episodios de intensísima acción, en los que se suceden asesinatos, traiciones, dobles juegos, pistas y descubrimientos, serán la antesala de un sorprendente desenlace que afectará, no solo a los protagonistas directos de la historia, sino a toda la humanidad.


A veces los libros te llaman. De verdad.

Había visto este libro de Eduardo Perellón en Amazon, y me llamó la atención la portada, sobre todo porque no entendía qué tenía que ver con el título, así que me dispuse a leer la sinopsis, por si me daba una pista. Y ahí, de pronto, me encontré que empezaba en Toledo en 1485, narrando un proceso de la Inquisición, para más tarde trasladarse a nuestros días. Supe que tenía que leer este libro sí o sí, porque es un tema del que he leído bastante y me interesa. Pero no acabó ahí. Coincidí con Eduardo en Twitter, donde empezamos a retuitearnos y, para rematar, Blanca Miosi hizo una reseña del libro que leí con interés.

Ahí, definitivamente, supe que lo leería.

Procuro seguir un orden de lectura, y digo procuro porque no hay manera. Se me ocurrió, nada más comprar el libro, empezar a leer. Un poquito. A ver qué tal… y ya no pude dejarlo. Abandoné la lectura de otro libro y me sumergí en las más de seiscientas páginas de El pozo de Harod, que se me han acabado haciendo cortas.

Mis impresiones.

Siempre digo que no hago reseñas al uso, que escribo sensaciones de lectura, las huellas que cada libro me van dejando. Este empezó bien, narrando un hecho sucedido siglos atrás con un realismo tal que pone los pelos de punta. Las torturas a las que someten a Pedro de Villanueva, por defender sus ideas, me hicieron pensar que los inquisidores que retrato en El medallón de la magia habían pasado por una conversión mental (mía) que casi los había dejado en malos de Walt Disney. Todo era tan cruel y tan cierto que te hacía plantearte cómo los  hombres pueden llegar a ser tan inhumanos con los de su misma especie, tan solo por conservar el poder.

En cuanto la novela se traslada a la actualidad, el ritmo de la narración es diferente, incluso el lenguaje cambia, pero siguió arrancándome emociones que venían muy de dentro. Siempre digo que jamás lloro con los libros y en este caso me salté mis propias costumbres. Hubo un momento en el que me derrumbé y no pude controlar las lágrimas porque cuando Carla Martín, la protagonista, pierde a su padre, enfermo de cáncer, ella era yo y esa noche horrible que vive, la última de su padre, se convirtió en otra noche que me tocó vivir en primera persona. Eduardo me contó que nunca ha experimentado una situación como esa y todavía me hizo creer más en él como narrador, porque ha sido capaz de crear, imaginando, un momento que para otros fue en su día muy real.

Nunca desvelo nada del contenido, ni rescato frases de los libros, pero hubo una en este que me tocó y, con el permiso del autor, la comparto: "y en sus ojos, aún cerrados, comenzó a llover". No se me ocurre una manera mejor de expresar la emoción que esta, la verdad. No es una novela intimista, en cuanto al género, podemos decir que estamos ante una novela de suspense y aventuras, pero ello no quita para que en algunos momentos la prosa te envuelva en sensaciones muy profundas.

El narrador de El pozo de Harod, en tercera persona, nos va conduciendo a través de un relato en el que los personajes tienen que ir desenmarañando pistas. En esto tengo algo que contar: no soy muy hábil. Es facilísimo sorprenderme, pero hubo un par de ellas que logré descifrar a la primera. Una de ellas tenía que ver con un lugar geográfico que debían averiguar y lo supe al instante. Supongo que tiene que ver con que he estado allí y con mi formación, porque en El eterno olvido, de Enrique Osuna, me pasó lo mismo. Una pista sobre tres ciudades la capté al vuelo. En este, además, fui capaz de ver la relación que había en unos números que aparecían en una tabla también sin ninguna dificultad. Las demás necesité que los personajes llegasen a sus propias conclusiones para hilvanarlas…

La cronología del relato es lineal, los hechos se van sucediendo ordenados, salvo cuando aparecen referencias a documentos que van descubriendo y que los protagonistas leen, trasladándonos al pasado. El autor elige para la novela una estructura en 37 capítulos largos, a los cuales añade un prólogo y un epílogo. El estilo ágil, directo, pero a la vez con un vocabulario amplio y rico hace que avances en la lectura muy rápidamente, pero a la vez disfrutando de ella. Los diálogos están muy presentes y acercan y definen a los personajes mucho más de lo que lo hace el narrador. Este procura no posicionarse, pero cuando se trata de los "malos" a veces no lo puede evitar y se le escapan algunos pensamientos sobre ellos que pueden condicionar de alguna manera al lector. Es lo único que podría haber tratado de evitar, pero tampoco creo que esté mal.

Los personajes que aparecen durante la novela son muchísimos. Destaca Carla Martín, la hija de Luis Martín, gran Maestre de la Orden del Ocho, una orden que lleva existiendo según el relato desde hace miles de años, y que defiende una postura de la religión más acorde con las enseñanzas bíblicas que la que ha mostrado la Iglesia de Roma. Carla es valiente y decidida y cuenta con Pablo, un joven arqueólogo, reconvertido a informático, como ayudante para resolver los misterios. Junto a ellos, en la primera parte, también tendrán a Inaki, hermano de Carla, que resulta ser esencial en la historia. Frente a todos, el Cardenal Candutere, que busca eliminar a la Orden y destruir cualquier prueba de su existencia. Un personaje siniestro le acompaña: Franek, un mercenario a sus órdenes sin ningún escrúpulo. Además de estos, aparecen muchos otros que sirven para completar este mosaico, pero que no os voy a desvelar: los tendréis que ir descubriendo al leer.

Como he dicho, las sensaciones de lectura son muy buenas y además ocurre algo peculiar con esta novela: cuando crees que ha terminado tienes ante ti más de medio libro sin leer. De pronto da un giro inesperado y la historia crece de nuevo, ofreciendo si cabe, y en mi humilde opinión, lo mejor de sí misma. Pero no acaba ahí, otra vez cerca del final vuelve a girar y sorprende aún más.

La novela creo que puede interesar a quienes les gusta sumergirse en novelas con trasfondo histórico, cargadas de aventuras y misterios.

¿El título? En el libro se explica… 

7 comentarios:

  1. Me había fijado en este libro por el título, que me parecía muy curioso, pero es la primera reseña que encuentro sobre él. Me has convencido. La frase que compartes con nosotros es... bueno, que despierta un montón de imágenes con sólo leerla. Es hermosa. Quiero reencontrármela pronto.

    ResponderEliminar
  2. No me sonaba de nada este libro. Y ese argumento llama y tu reseña tienta. Otro más para la lista de pendientes!

    ResponderEliminar
  3. Dicen que el castellano es uno de los idiomas más ricos, capaz de permitir que se revelen con palabras hasta los sentimientos más profundos.
    Pues no consigo encontrar las palabras apropiadas para expresar lo que he sentido al leer esta reseña y el sentimiento de agradecimiento que me invade. Tendré que aprender otro idioma, a ver si don dos...
    Mil gracias, Mayte. Es un honor contar con la opinión de una gran escritora y mejor persona. Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ya me habías hablado de él y lo tenía anotado, tiene una pinta muy buena y creo que me gustara, en cuanto despeje mi lista si eso es posible le hago un hueco
    besos

    ResponderEliminar
  5. Una increíble reseña y muy apropiada al interés que despierta en todos esta magnifica novela de Eduardo (la tengo entre mis preferentes para leer)Y que,no me extrañe nada al decir de él mismo, que le ha emocionado mucho al leerla. (La reseña)es de las reseñas que a todos los que escribimos nos gustaría hacer sentir a quienes leen nuestros libros. ¡Felicidades a el autor y por supuesto a la reseñadora que lo hizo de modo impecable!

    ResponderEliminar
  6. Magnifica reseña Mayte, me ha gustado mucho y no podría estar mas de acuerdo con lo que dices. A mi personalmente me atrapo la trama de este thriller desde el principio, y me paso como a ti, no pude dejar de leer... Según te vas adentrando en la trama vas teniendo mas necesidad de ir resolviendo los misterios que contiene, y como bien has dicho hay varios giros en la historia que dan mucha fuerza al argumento hasta el final de este. Sin duda una novela muy recomendable y de la que se disfruta mucho.

    ResponderEliminar
  7. Lo tengo en mi lista de lecturas pendientes desde hace semanas, posponiéndolo debido a sus más de 600 páginas. Ahora me lo ponéis muy difícil, tendré que empezar a leerlo YA

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?