lunes, 10 de diciembre de 2012

EL PRINCIPITO DE Antoine de Saint-Exupéry


Unos años atrás, esperando mi turno en una librería, observé como la dependienta envolvía en papel de regalo una lujosa edición de este maravilloso libro. Me había llamado la atención y había tenido un ejemplar en mis manos, valorándolo como una joya que es. Incluso me tentó comprarlo, pero era demasiado caro y entonces tenía otras prioridades más urgentes que el comprar un libro repetido.



Pero no fue eso lo que más me llamó la atención, sino el comentario de la compradora: había elegido el libro para un niño de apenas seis años, esperando que le gustase mucho. Mi mente malévola pensó: espera sentada. Un niño de seis años no puede jamás encontrar la belleza que encierran cada uno de los párrafos de esta novela, sencillamente porque no está preparado para entenderla. Como mucho, podría disfrutar de las ilustraciones pero me preguntaba si sería capaz de apreciarlas también en su justa medida y mi cerebro insistía en la imposibilidad de ese hecho.

Hay multitud de fragmentos en el libro que son poesía en prosa, sencillez cargada de una profundidad inusual, y hoy, en lugar de reseñar un clásico que casi todo el mundo conoce, me limito a rescatar de uno de ellos la más hermosa definición de amistad que conozco.

" -¿Qué significa "domesticar"? –volvió a preguntar el Principito.
-Es una cosa ya olvidada –dijo el Zorro-, significa "crear lazos"…
-¿Crear lazos?
-Efectivamente, verás –dijo el Zorro-. Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos. Y no te necesito. Tú tampoco tienes necesidad de mí. No soy para ti nada más que un zorro entre  otros cien mil zorros semejantes. Pero si me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo… "

9 comentarios:

  1. Este es uno de mis libros favoritos: desde que lo leí, veo la vida de otra manera. Sin embargo coincido contigo en que no creo que un niño tan pequeño podrá apreciar la profundidad de esta gran obra... Pero bueno, si cuida bien de dicho ejemplar, cuando sea mayor tendrá una joya incalculable. 1beso!

    ResponderEliminar
  2. Coincido con Tizire, es uno de mis libros favoritos de todos los tiempos. Desde el inicio, con su accidente de avión el desierto, hasta su final, cada una de sus palabras es única y extraordinaria. No importa cuántas veces vuelva a leerlo, siempre me gusta.
    Oye, qué buena la imagen de los zapatos de "El principito".

    ResponderEliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo... Lo leí de pequeñita pero no fue hasta una relectura ya en la adolescencia cuando supe valorarlo como merece... En fin, al menos lo tendrá en la estantería esperando ser necesitado :P

    ResponderEliminar
  4. Este es uno de mis libros favoritos, es de una belleza infinita, pero es uno de los que no tengo, siempre que lo he leído lo he sacado de mi biblioteca de cabecera. Yo creo que esa mujer hizo bien en regalarle al pequeño esa edición tan bonita, ya la tendrá cuando cumpla la edad suficiente para saber apreciarla :)

    Un beso shakiano!!

    ResponderEliminar
  5. Es también uno de mis libros favoritos. De esos que siempre gusta abrir por una página cualquiera y releer el fragmento que toque. Pero no es el mejor libro para un niño. Mi hija a veces me lo ha pedido porque le atraen los dibujos, pero empieza a leerlo y no entiende mucho. Y siempre le digo que lo deje para cuando sea más mayor, que seguro que lo disfrutará.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  6. Precioso pasaje. Tienes razón que un niño de seis años no está preparado para apreciar toda la belleza de esta obra, pero nunca es pronto para contagiar a los pequeños de nuestro amor por la cultura, aunque siempre a su medida y sin agobiarles.

    ResponderEliminar
  7. ¿Os gusta la foto? La encontré por casualidad en internet (no es mía, ya me gustaría) y me pareció divina para ilustrar esta entrada que ya había escrito hace unos días.

    Muchas gracias por pasaros cada día por aquí.

    ResponderEliminar
  8. Sobre esta maravilla literaria he dicho y escrito tantos calificativos que me parece que he superado las palabras de todos los diccionarios del mundo. ¿Soy una exagerada? Un besito, Mayte, y no se me ha olvidado la conversación pendiente con cierto escritor que, te adelanto, va a ser poeta y clásico, pero es que las musas están un poco remolonas.

    ResponderEliminar
  9. Ya sabes que coincido contigo en la visión de este libro, y sí, creo que es mejor leerlo un poco más mayor. Aunque como lectura de cuento, acompañado de un mayor, también es una joya. Ya os contaré cómo nos conocimos el principito y yo.

    Un beso y gracias por la entrada.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?