viernes, 7 de junio de 2013

FLORITURAS LITERARIAS

Cualquier necio puede escribir en lenguaje erudito. La verdadera prueba es el lenguaje corriente. (Clive Staples Lewis)

Intenté leer un libro de esos que encontramos recomendados en FB cada día. De alguien que reniega de la publicidad cansina que reconozco que a veces hacemos, pero que la practica en cuanto tiene ocasión y novela nueva. A pesar de que tiene una mayoría de opiniones positivas, incluso de gente con gustos afines a los míos, tengo que decir que desistí antes de llegar al consabido 10% de cortesía. Y eso que tenía la novela entera, que me la descargué pagando. El lenguaje, farragoso hasta más no poder, sobre adjetivado, imposible, me despertó un sopor inmenso y antes de darme cuenta estaba pensando en cualquier otra cosa que no fuera en la protagonista de la historia.

Abandoné.

Hace unos días, en un blog, leí que cualquiera que se lo plantee puede escribir un best seller. No estoy nada de acuerdo. Hay determinados esquemas que provocan que una novela se venda bien porque ayudan a que se lea sin apenas darte cuenta, pero fijándome en ésta, adelantando páginas, observando la longitud de los capítulos y la manera de cerrarlos, fui consciente de que los sigue a rajatabla… salvo uno: sencillez expresiva. Que no simpleza. Una grande de las letras, de las grandes de verdad, Ana María Matute, decía en algún momento que escribir sencillo no es nada fácil y corroboro sus palabras. Como autor te puedes decantar por decorar los escritos para huir de ese cliché que te atizan en cuanto se entiende perfectamente lo que dices y sin querer acabas haciendo lo que ocurría en esa novela: la sobrecargas de reflexiones inútiles, la llenas de metáforas y adornos y el lector se va de paseo por su mente, olvidándose de que estaba leyendo la historia que imaginaste.

Volví a las opiniones de la novela en Amazon y descubrí que aunque podía sentirme identificada con alguna de las negativas, tampoco podía descartar las buenas porque no he logrado ni siquiera adentrarme en la novela. No me sirvieron de nada, esa es mi conclusión. Lo único que me sirvió fue probar.

Sin embargo, sé algo. Creo que desestimo leer ni una sola de las que vea suyas en adelante porque hay miles donde elegir y no me ha gustado su estilo. La elegancia de una frase sencilla jamás la tendrá una en la que sobran palabras. La elegancia, me decían, no está en vestirte de sedas, sino ponerte un trapo y que te quede como si fuera seda. Es algo innato que sólo algunos llevan en sus genes. Yo, me pongo un trapo y sigue pareciendo un trapo, pero mi hermana, por ejemplo, no. Le sienta bien cualquier cosa, la convierte en algo especial sólo con mantenerla en contacto con su cuerpo. Mira que nos parecemos, pero el efecto no es el mismo.

Con la escritura creo que ocurre algo así, hay quien convierte lo aparentemente fácil en arte y quien confunde el talento con las florituras literarias. A lo mejor estoy equivocada.

Seguro.


No digo que siempre haya que ser sencillo, pienso que hay quien no lo es y se maneja de maravilla pero eso está al alcance de muy pocos elegidos.

8 comentarios:

  1. Olé, olé y olé! Totalmente de acuerdo!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué sensación tan extraña he tenido al leer tu entrada! Por un lado estoy totalmente de acuerdo contigo, pero por otro... ¡qué respeto me ha dado ponerme delante de un papel en blanco!
    Felicidades a esos elegidos que saben manejar las palabras a placer de forma correcta, los admiro profundamente, porque son los que hacen de la escritura un arte.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Siempre provoca respeto escribir. Al menos a mí. Pero honestamente creo que para hacer una doble pirueta con salto mortal hacia atrás y no meterte un batacazo primero hay que entrenar mucho. Te puede salir a la primera pero mira que es difícil.

    Creo que antes, hay que entrenar mucho y aprender.

    ResponderEliminar
  4. La verdad es que escribir sencillo puede ser lo más complicado del mundo. Cuando leemos, no hay nada mejor que tener la sensación de que el autor no ha tenido que esforzarse en absoluto para poder oír en su mente lo que dice, como si nada fuera más fácil. Y eso no se consigue con florituras.

    ResponderEliminar
  5. Es cierto, a veces puede parecer que adornar mucho las palabras es lo deseable de cara al sentido estético de la novela, pero no debemos olvidar que de lo que se trata es de contar una historia, por lo que demasiado adorno y poca sustancia al final alejan al lector de una novela.

    Como todas las cosas, se trata de encontrar el punto de equilibrio.

    ResponderEliminar
  6. Yo siempre digo que en la sencillez está el buen gusto, me parece que es aplicable a todos los ámbitos y pienso que es más complicado lograr algo sencillo que recargar demasiado. Supongo que a la literatura se le puede aplicar esto mismo
    besos

    ResponderEliminar
  7. Quizá podríamos ampliar este debate a otros aspectos, como la calidad y lo comercial, y habrá quienes sostengan que los bestsellers se encuadran con más frecuencia en el segundo grupo. Yo quiero una novela que me entretenga, que me haga vibrar y mantenga el interés. Demasiados adornos ralentizan y me aburren. Pero puede que todo sea cuestión de gustos. En lo que no hay duda es en la "complejidad de la sencillez". Uno de los más grandes ajedrecistas de la historia, José Raúl Capablanca, tenía la virtud de hacer que sus partidas fuesen tan sencillas y limpias que parecía que cualquiera pudiera firmarlas. Eso es lo que parecía. En la comunidad ajedrecística hay unanimidad en afirmar que ni ha existido, ni probablemente existirá, nadie como él.

    ResponderEliminar
  8. ¡Muy buena entrada! Completamente de acuerdo... las "florituras" escribiendo no hacen que una novela sea buena. Muchas veces consigue todo lo contrario de lo que pretende su autor: aburrir al lector. Un saludo.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?