lunes, 27 de mayo de 2013

EL CARACOL DE BYRON DE RAFAEL R. COSTA


Sinopsis:

A la remota bahía de Byron llega don Amós, su enigmática presencia cambiará el futuro de los tres habitantes del lugar. Fascinados por el paisaje donde están de algún modo encerrados, los personajes dan continuos paseos mientras se cuentan historias y festejan la belleza de un atardecer o de un guiso de pescado. El tiempo no lo marcan los relojes sino las mareas y los paseos y las charlas, mientras se van sucediendo los dulces atardeceres y los temibles aguaceros que pautan los estados anímicos de la trama.

Esta obra ganó el premio Irún de novela, y aunque es de 2003, para mí es de la semana pasada, que fue cuando realmente entró en mi memoria literaria. Sé que hubo una edición impresa, tan pequeñita que apenas se distribuyó más allá del País Vasco. Se agotó así que ésta ha sido una lectura digital.

No sé cuándo descargué esta novela. De verdad, no me acuerdo. Probablemente fue en alguna de las promociones gratuitas del autor, incitada por la curiosidad. Contrario a lo que hacen muchos, que descargan cuando es gratis por el mero hecho de hacerlo, yo sólo lo hago si hay algún detalle que me llama la atención y además me leo los libros, o al menos les doy la oportunidad de empezar su lectura. El caso es que hace unos días, repasando lo que tenía pendiente en mi kindle me volví a percatar de su presencia y me adentré en Byron Bay.

Ha sido una sorpresa muy agradable.

Mi mejor lectura en lo que va de año.

El caracol de Byron es una novela de ritmo pausado, una novela enigmática en la que la prosa exquisita de Rafael R. Costa te va envolviendo y sin querer te encuentras en la bahía de Byron, sintiendo la brisa del mar en tu rostro, como si fueras parte de ese paisaje por el que se mueven cuatro personajes. Porque no hay más. Aunque las referencias a personas que forman parte del pasado que los vincula son constantes, nada más son cuatro: Amós, un arquitecto septuagenario que se instala en la casa cerca del faro y la familia que vive en la bahía formada por Henrique, un adolescente de catorce años, Agapito Venturini, marinero al que le falta el brazo izquierdo y mamá Cesárea. Los demás, los que le sirven al autor para dibujar esta preciosa estampa, planean por los recuerdos de los habitantes de El comodoro, el antiguo restaurante donde viven. Amós ha viajado para comunicarles una noticia importante pero habrá que leer para saber, para encajar las piezas de este puzle. El amor, la muerte, el destino que ha ido tejiendo sus hilos en torno a ellos se narran desde el punto de vista de un narrador en tercera persona que indaga en los sentimientos de cada uno, dejando para el final una conclusión que tienes que establecer tú.

Dibujo del autor, Rafael R. Costa


Me vino a la mente Al faro, de Virginia Woolf. Ella no explica la simbología en la novela de ese elemento aglutinador en torno al cual gira toda su obra. Rafael, acertadamente en mi opinión, tampoco explica este enigmático título dejando que sea el lector quien saque sus propias conclusiones. Os aseguro que no es difícil, aunque para ello hay que llegar al final de la novela.

A veces querría preguntar al autor muchas cosas y no siempre es posible, pero en este caso juego con la ventaja de que un día de octubre del año pasado, en una librería, tropecé con Rafael. Fue un encuentro fugaz, poco más de un intercambio de saludos, pero las redes tienen algo bueno y es que ese contacto se puede mantener en el tiempo y hoy, concluida la lectura, puedo acceder a él y preguntarle lo que quiera.

Lo hice.

Otro elemento que fascina en la novela es la presencia del mar, tratado casi como si fuera un personaje. Éste se presenta vivo, con sus mareas, cambiando los colores que refleja al ritmo que le marca una naturaleza que a veces se vuelve tan inconstante como los estados de ánimo de unos personajes que saben en todo momento que esos días en los que se mueve la novela van a cambiar sus vidas por completo. Los términos marineros, el léxico vinculado al océano es riquísimo y me ha permitido saber que alguien como yo, de tierra adentro, no sabe nada de nada de horizontes azules.

Oye, Rafael, ¿cómo sabes tanto del mar?

¿Cómo sé tanto de la mar? No diría yo tal cosa... pero, vamos. Ten en cuenta que yo nací a 100 metros de una orilla, que yo me bañaba todos los días antes de comer, según mi abuela "para abrir el apetito", como si a mí me hiciera falta eso, je,je,je... Aunque dicen que como poco... En fin... Además, mi querida novela "Valdemar Canaris..." trata sobre un tipo que le da la vuelta al mundo en solitario en un barquito de 10 metros, ahí sí que salen cosas de la mar salada.

Me fijo en el matiz, en la manera distinta de usar el artículo que tenemos los que somos de secano frente a los que tienen el alma enredada con la sal y la brisa marina…

Salto a otro de los temas del libro que me ha llamado la atención, la comida.  

Mamá Cesárea cocina como los ángeles, sabe sacarle al mar los sabores más auténticos y los adereza con las hierbas que cultiva en su pequeño huerto. Esa mujer, que retrata como alguien físicamente imperfecto (obesa, estrábica) a medida que avanza el relato, con su particular visión del mundo, con esa manera tan suya de entender la vida y de sentirla, se va haciendo un hueco en ti. A mí me olía a cocina a media mañana, a sabiduría antigua encerrada en una mujer que es muchas a la vez. Mamá Cesárea fue cantante en el pasado pero el tiempo, aunque ha borrado esa imagen no se ha llevado su voz, con la que deleita a su marido pero sólo el día de su cumpleaños, momento en el que El comodoro se transforma en una fiesta íntima pero aderezada como si los invitados fueran cientos. Igual que sus platos, exquisitos, dignos de un restaurante de cuatro tenedores aunque cocine sólo para el pequeño grupo que habita Byron Bay.

Los platos que prepara mamá Cesárea, ¿te los has inventado o de verdad existen?

¿Tú qué crees? Mira, algunos días, mi abuela quería cocinar "arroz con música", y me decía: ¿por qué no te acercas a la orilla a ver si coges algunas almejitas para echárselas al arroz? Y yo tenía una caña de pescar (casera, me la fabriqué yo) con la que pescaba esos peces que salen en la novela.

Sonrío y me imagino a su abuela haciendo un gesto de mamá Cesárea que es pura ternura, el de secarse los ojos con la punta del delantal.

El misterio que envuelve la llegada de Amós se desvela al final y los personajes que hemos ido conociendo a través de las conversaciones de los protagonistas se unen dando coherencia a la historia. Doris, El Neme, La Consulesa… dejan de ser anécdotas para completar este cuadro marinero en el que los nudos que ha ido tejiendo Rafael se deshacen frente a tus ojos.

Quiero seguir leyéndote. ¿Me recomiendas otro de tus libros?

¿Que te aconseje una…? Pues La interpretadora de sueños, pero elige la que quieras, y léela cuando quieras, puedas o te parezca, nunca tengo prisa por eso.


Eso está hecho, seguro que la leeré. ¿Y vosotros?

7 comentarios:

  1. Me han seducido las conestaciones de Rafael R. Costa, además de lo que tú nos explicas de esta novela. Sin duda, me ha dejado con la miel en los labios, así que apuntada me la llevo. Besos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Muchas gracias! ¡Muy amable, Mayte! De verdad que me emociona saber que te ha gustado esta novela.
    Es de 2004, no de 2003; pero un año más o menos, ¿verdad?
    Cesárea Santolíquido está inspirada en Cesárea Evora... ¿Te suena ahora? Obesa, piel oscura, gran sensibilidad, estrábica... canta...
    Bueno, que me has alegrado la journée.
    ¡Suerte y merecidos éxitos, Mayte!

    R.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho lo que cuentas en esta medio reseña, medio entrevista. Y si además el mar, la mar, tiene una presencia constante en esta historia, más motivos para querer leerla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Mónica, es un libro de los que me obligo a leer despacio porque no quiero que se acaben, de los que pienso que me gustaría haberlo escrito yo. Si un libro me provoca eso ya sé que se va a quedar conmigo mucho tiempo.

    No sé cómo definirlo, si fuera comida, probablente sería de esos platos que al probarlos cierras los ojos.

    Me recuerda a cierta noctalia :)

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Ups, Rafael, los números se ve que no son lo mío...

    Gracias a ti por esta perla en el océano de libros. Me alegro de haberla encontrado. La siguiente de tus novelas que leeré, sin duda, La interpretadora de sueños, pero tenme paciencia, de vez en cuando también necesito escribir.

    Tú me alegraste una semana :)

    ResponderEliminar
  6. Margari, yo creo que este libro te podría gustar mucho a ti.

    Convencida te lo digo.

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Esta mañana acabo de enterarme de la "historia" de Rafael R.Costa quedándome absolutamente sorprendido de que sus novelas apenas se hayan publicado en papel. Hasta el momento solamente he leído suyas "La interpretadora de sueños" y "El cráneo de Balboa", ambas extraordinarias (tengo descargada ya Valdemar Canaris y pienso seguir con El Caracol de Byron etc.). Me encanta el lenguaje que utiliza y el ritmo de sus obras. Supongo que en estas cosas siempre influye tu estado de ánimo en cada momento y , por supuesto, las cosas que te atraen personalmente pero, habiéndome encantado las dos obras leídas del autor, pondría un puntito por arriba "El cráneo de Balboa". Una historia muy interesante, altamente evocadora que te transporta casi físicamente al entorno donde se desarrolla.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?