domingo, 4 de mayo de 2014

LA MEDIOCRIDAD SE HA CARGADO EL INVENTO

"La mediocridad se ha cargado el invento".

Me lo decía un amigo escritor a propósito de Amazon y los libros digitales autoeditados. Nada se parece a ese inicio, cuando a finales de 2011, principios de 2012, muchos nos lanzamos a la aventura de subir nuestros textos a una plataforma novedosa que permitía que el autor "publicase" sin coste alguno y, no solo eso, obtuviera además beneficios por ello.

¡Una maravilla!

Muchos textos, algunos muy, muy buenos, pudieron abandonar los cajones donde llevaban años esperando una oportunidad sin encontrarla.

Encima que se superaba la traba del rechazo editorial, los autores podíamos aspirar a cobrar por nuestro trabajo. Eso sí, dentro de los estrechos márgenes de poner las obras a un euro porque todo aquel que pretendió subir más allá, enarbolando la bandera de la dignidad o la calidad personal (los había de todos los colores en sus razonamientos) se dieron un tortazo de muerte, algo que no había que ser demasiado listo para intuir. Salvo honrosísimas excepciones se convirtieron en invisibles en las listas de ventas, aunque a final de mes el 70% de beneficios que reporta subir por encima de los tres dólares el precio compensase esas ventas menores. (Las compensa pero, ¿compensa tener menos lectores cuando ya has decidido salir del cajón?)

El hecho de que encima, casi nada más empezar, las editoriales se lanzasen a la búsqueda del ansiado best seller (es mucho más cómodo que te digan, lee esto que merece la pena, que ir buscando tú entre un montón de manuscritos) contratando a los autores que les parecía que encajaban con sus catálogos, hizo que la gente se lanzase en masa a subir todo lo que tenía entre sus manos, dejando de lado en muchas ocasiones algunos pasos que deberían darse antes de lanzarse al vacío.

Autocrítica.

Reposo de los textos.

Revisiones exhaustivas.

Autocrítica.

Autocrítica.

Autocrítica.

¿Me repito?

A lo mejor es que como yo soy tan crítica conmigo misma me parece que es lo más importante, valorar si todo lo que aterriza en Amazon es interesante por algún aspecto o si subimos la primera mierda que nos aparece por el disco duro porque esto, como leí en el blog de todo un experto que tiene una docena larga de libros publicados (bajo seudónimos varios, según él, así serán) esto no es más que un negocio que hay que alimentar.

Una inmensa hoguera de vanidades, añado yo.

Está ocurriendo algo, dentro de unos meses volvemos a ello si queréis. Lo primero, la sensación que tengo, es que se venden muchos menos libros que hace simplemente un año. Los libros que ocupan en top tienen unas ventas inferiores a las que tenían el año pasado otros libros en los mismos lugares. Lo segundo es que estoy convencida de que hay menos calidad en general y lo tercero es que, como decía mi amigo, la mediocridad se ha cargado el invento.

Algo de razón tiene.

En mi kindle he inaugurado una lista. Cruelmente la he llamado NO (para eso el kindle me lo compré yo solita y es mío). Significa que no voy a leer esos libros, que los he empezado y me han decepcionado tanto que no voy a perder un minuto de mi vida en ellos. ¿Por qué? Pues sin decir títulos, allá cada uno con su conciencia, voy a contaros qué me pasó con algunos.

Primero de la lista: me aburrió profundamente antes del cinco por ciento. No le encontré la gracia aunque no estaba mal escrito. Creo que no tiene alma y cuando algo no tiene alma...

Segundo: uf, uf, uf... que simple soy. Tanta profundidad me perdió al siete por ciento. Me hace falta alguna carrera más para entenderlo. Eso, o que no hay por dónde cogerlo.

Tercero: ¿pero esto qué es? Un aburrimiento absoluto, sin ningún estilo al que agarrarse como salvavidas. Llegué con las expectativas altísimas, muchas recomendaciones y no pude superar el 10% de cortesía. Me superó él a mí.

Cuarto: este me llamó la atención lo malísimamente mal escrito que está. Cambia de tiempos verbales como quien se está probando ropa mirándose a un espejo. La sinopsis era interesante, la portada buena pero el contenido... una pena. Pero de las gordas.

Quinto: un peñazo. Floritura tras floritura para demostrarme que sabe usar muchos adjetivos unos detrás de otros pero sin ningún ritmo. En el primer diez por ciento no había pasado nada así que cerré y a otro.

Voy a parar porque así tengo treinta. Menos mal que en el otro extremo hay noventa que sí me han gustado, pero el porcentaje de error es demasiado alto como para que ahora vaya alegremente a comprarme un libro a Amazon. Por mucho que cueste un euro o tres, por muchas opiniones buenas que tenga. Tengo que asegurarme primero de que lo vale.

En el extremo opuesto, os lo he ido contando, libros que pese a su sencillez en algunos casos cubren con creces mis deseos lectores pero encontrarlos cada vez cuesta más.


15 comentarios:

  1. Estoy intentando asimilar esa afirmación que usas como título, porque a priori no sé si estoy de acuerdo o no, creo que tengo que seguir dándole unas cuantas vueltas, igual estoy un poco espesa, que también es posible, jaja.
    ¿Qué invento? ¿El de poder sacar las novelas del cajón, publicarlas en Amazon para que vean la luz y compartirlas con quienes no las podrían leer si tuviéramos que depender de una editorial? Ese invento sigue estando ahí, con mucha más morralla que antes, pero sigue estando ahí, ofreciéndonos esa posibilidad. Si te refieres a que ya no podemos descargarnos una obra autoeditada con garantía de calidad porque sus autores no se exigen a sí mismos que la obra sea lo suficientemente buena como para subirla a la plataforma..., entonces sí, ahí te lo doy la razón, hay que investigar más a la hora de elegir lectura para no equivocarnos.
    Pero yo me pregunto si son los autores que suben (o subimos, que no me quiero excluir) sus bodríos a Amazon los que se han cargado ese invento o son los propios lectores sin criterio los que ensalzan obras que no lo valen confundiendo a los demás, porque si esas obras tuvieran críticas negativas y no se compraran ni se leyeran, no pasaría lo que está pasando, el autor tal vez sería más autocrítico la próxima vez, ¿no? Es lo mismo que con los programas-basura; críticamos a las cadenas de televisión por ponerlos, pero es obvio que si nadie los viera no existirían. ¿O no?
    Buff... esto es mucho pensar, Mayte, mañana sigo, jajaja.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Ay, Pilar, es que esto da para mucho!!!

    La frase surgía precisamente por la cantidad de paja que hay ahora, que impide encontrar el grano aunque te pongas a vocear como loco porque en este mercadillo hemos aprendido todos a dar voces y entonces, ¿cómo sé dónde está la calidad?

    Hay por otro lado poca exigencia general. Bueno, quizá sea yo que antes de poner algo ahí lo he leído y releído y me cago en todo cuando veo un error, y hago otro archivo y lo subo, y veo otro error y repito el proceso aunque sea una mísera tilde. Y sigue habiendo errores porque hay cosas que no veo pero lo intento. Hay textos en los que si hay intención, o es floja o necesitan, seriamente, clases de lengua.

    Se han pedido estrellas sin pudor, le dices a alguien te he leído e inmediatamente te pide un comentario. Bueno, por supuesto.

    No me hables de programas basura. He estado documentándome para mi siguiente novela y ni por esas he sido capaz de aguantar uno entero. Eso sí que da para mucho.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Quitando tu cuarta razón, lo mismo me sucede a veces con libros publicados por editoriales. Bueno, últimamente hasta la cuarta razón podría incluir aquí, que se ve cada cosita... Es un riesgo que hay que asumir. Quizás ahora más por la facilidad para publicar en estas plataformas. Como dice Pilar, ahora hay que investigar más para elegir bien. Y aún así, podemos equivocarnos. Y cuando sucede esto, pues al menos ya he aprendido que no hace falta terminar un libro.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Luz E. Macias No hay ningun invento, las editoriales publican mucha basura, se han premiado libros que nadie lee después de 10 años o pasaron de moda. Los escritores marginados no se atreven ni a enviar sus cuartillas a las grandes editoriales porque ya saben lo que pasa, los dejan en un rincón ignorando la calidad. Ejemplo Juan Rulfo con Pedro Páramo. Además el libro que se pública dependiendo de quién lo lea, y ese es el que hace segun ellos la primicia acompañados con los medios de comunicación que se reparten el botín.

    ResponderEliminar
  5. Pues es verdad, Margari. Antes siempre terminaba los libros hasta que se me empezaron a acumular lecturas y tuve que tomar la determinación de elegir. Solo tenemos tiempo en esta vida y, lamentablemente, no alcanza para leer todo lo que queremos.

    Y luego que haya que oír que hay gente que se aburre, con todo lo que se puede descubrir en un libro.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Luz E. Macias No hay ningun invento, las editoriales publican mucha basura, se han premiado libros que nadie lee después de 10 años o pasaron de moda. Los escritores marginales no se atreven ni a enviar sus cuartillas a las grandes editoriales porque ya saben lo que pasa, los dejan en un rincón ignorando la calidad. Ejemplo Juan Rulfo con Pedro Páramo. Además el libro que se pública dependiendo de quién lo lea, y ese es el que hace segun ellos la primicia acompañados con los medios de comunicación que se reparten el botín.
    Corrigir marginados por marginales

    ResponderEliminar
  7. Menos mal que existen blogs como el tuyo con crítica de los libros autopublicados de Amazon que no permiten que cometamos errores :D

    ResponderEliminar
  8. Hablaba de libros autoeditados en Amazon, Luz. De las editoriales hablaremos otro día.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Dácil, yo solo os digo lo que a mí me ha gustado y mis razones. Nunca abro la boca cuando algo me parece malo porque creo que puedo ser yo, o que no se ha enterado de nada o que tengo mi propio gusto personal y no quiero condicionar negativamente a nadie.

    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Luz Macias: Pilar hablas muy bien y estoy de acuerdo contigo. ¿Que se lea ahora? ¿que es lo que la publicidad anuncia? La gente compra o saca de la biblioteca los mas vendidos, lo que la crítica recomienda. ¿Quién reseña esos libros. Recomende un libro que estaba en el estante de la biblioteca a un estudiante; un libro muy bien reseñado y la madre del estudiante llegó a comentar sobre el léxico del libro. Vulgar, Otros buscan "las 50 sombra de Grey, alguien llegó a la biblioteca por éste debido al escándalo y contoversias que causo en las bibliotecas de otro condado. Ahora cual es tu criterio de lectura. Hay diferentes tipos de narrativas: decimos literatura liviana a toda aquella que se lee de un tirón. Pero hay otras que tienes que buscar como entrar ejemplo "El lobo estepario, Ofendidos y humillados, Los hermanos Karamazov, La montaña mágica y otros.., libros de pocas páginas El Viejo y el mar, Juan Salvador gabiota. No son fáciles. Esto es para mi literature de peso. Un ejemplo de lo que te hablo te agrego el enlace

    ResponderEliminar
  11. Por una parte me encanta que Amazon sea una puerta abierta para dar a conocer muchas obras y muchos autores, lo que no me gusta es que muchos lo ven como una puerta fácil y suben bodrios sin revisar ni perfilar. La verdad que hay grandes autores que merecen que sus libros sean publicados por una editorial, sus obras son fantásticas y tienen mucha calidad, pero hay muchos que se suben al carro y perjudican al resto. Igualmente ocurre con las opiniones por compromiso.Hay que ir con mucho cuidado y leer algunas críticas de gente de confianza. Está claro que no a todos nos gustará lo mismo, pero hay que exigir un mínimo de calidad. Y lo que me duele es que una novela trabajada se tenga que vender a un precio ridículo, mientras otros por el mismo precio venden unos pocos relatos que no llegan ni a las 30 páginas. Aunque aquí influyen los contactos del autor, la promoción y que los lectores acepten pagar por ello. No domino tanto este tema para saber si se venden más o menos libros que antes, lo que sí está claro es que de cada vez hay más autores y más libros, y muchos de ellos desaparecen en pocos días sin dejar rastro de su existencia.
    También tengo en mi kindle unas cuantas novelas que no superaron el examen. Abandono y a otras lecturas, será por libros.
    Besotes

    ResponderEliminar
  12. Creo que eso lo pensamos casi todos cuando damos un paseíto por Amazon, pero también por cualquier librería. Hay mucha basura. Pero ahí entra el criterio del lector, como muy bien explicas tú que has hecho en tu kindle: NO todo vale, debemos ser selectivos y exigir nivel en Amazon como en cualquier otra librería.

    ResponderEliminar
  13. Querida Mayte, antes de comprar un libro acostumbro leer la muestra, que en ocasiones contiene hasta tres capítulos, siempre y cuando al autor no se le haya ocurrido poner su historía personal acerca de cómo llegó a la conclusión de que quería escribirlo.
    He tenido que dejar de lado a libros de autores amigos, porque simplemente no están en mi línea de lectura. Detesto las historias insípidas aunque estén bien escritas. Pero tienes razón, hay mucha mediocridad y parece que el público se está acostumbrando. Espero que mis libros pasen la criba de los buenos lectores y no estén en las listas debido a otros motivos.
    Un abrazo, amiga!
    Blanca

    ResponderEliminar
  14. Reconozco que en los últimos tiempos he pasado de leer la muestra por las prisas y quizá por eso me he equivocado más al elegir. Eso que apunta Blanca, que es una opción que nos da Amazon, es una buena práctica que deberíamos aplicarnos todos.

    No te preocupes, creo que tus libros están donde están porque están bien escritos y traen historias dinámicas que apetecen al lector (y no están en mi lista de NO, los no leídos están a la espera)

    Lo que dice Marga es interesantísimo. Es un poco absurdo que un relato de treinta páginas tenga el mismo precio que una novela de seiscientas.

    Mónica, al ser novedad, en kindle no hemos seleccionado mucho, supongo que es ahora cuando se empieza a hacer por parte de quienes se han acostumbrado a leer en el dispositivo.

    Por cierto, he leído esta mañana en un artículo que provoca cáncer. El kindle. Me he quedado muerta.

    Besos

    ResponderEliminar
  15. La autocrítica está muy mal repartido, unos tienen de más y otros no tienen nada. Lo mismo le pasa a algunos que van a esos concursos de cantar, que ni ellos ni nadie les han dicho que desafinan, pues lo mismo con los libros. Por eso me gustan los blogs de reseñas, porque tienen opiniones sinceras y me sirven para decidirme. Biquiños!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?