domingo, 9 de noviembre de 2014

EL PACIENTE DE JUAN GÓMEZ JURADO.



Arranca la trama y ya sabes que en esta historia algo no ha ido bien. Si no, David Evan, el neurocirujano protagonista, no te la estaría contando desde el corredor de la muerte. Ese enfoque, perfecto disparador del interés del lector, me predispuso para seguir adelante. Empecé a leer. 

Quienes frecuentáis El espejo de la entrada sabéis que pongo siempre la sinopsis antes de empezar a contar mis impresiones de cualquier libro. En este caso, no será así.

No lo será porque, aunque os parezca imposible por tratarse del libro que se trata, empecé a leer a ciegas, sin saber ni una palabra de la trama, sin haber leído ni una sola reseña del libro. Ya sé que suena raro, que paso demasiado tiempo entre libros, redes y blogs como para no haber caído en la tentación de leer, aunque fuera una sola línea sobre el libro. Más si cabe pensando que en la Feria de Madrid estuve parada frente al autor, esperando a que se lo firmase a una amiga.

No estoy segura pero creo que les hice una foto y todo.

¿Por qué, entonces, yo que me paro hasta a mirar los catálogos de la ferretería, no había reparado en este libro? No lo sé, supongo que el verlo tanto me hizo convencerme de que ya sabía algo de él y lo pasaba de largo. A veces me pasa con los best sellers.

Habría cometido un error.

En muchas, casi todas mis reseñas, dejo anotado cómo llegó cada libro a mis manos. Soy socia del Círculo de Lectores desde tiempos inmemoriales. Hace unas semanas me llamó la agente del Círculo y me preguntó qué libro quería. Como siempre. La verdad es que me cogió con el pie cambiado, no había abierto la revista por falta de tiempo y me pilló en medio de una de mis clases, así que tenía que responder rápido para no perder demasiado tiempo. No era el momento de ponerse a buscar la revista y como aplazase la llamada para devolvérsela, lo más seguro era que me olvidase. Recordé que en Facebook alguien había mencionado que El Paciente estaba en la revista.

Le solté el nombre del libro y colgué, pidiendo perdón a mis chicos por usar el teléfono y continué con la clase de literatura.

Cuando, días después, me lo trajo a casa, ni me acordaba de qué era lo que le había pedido. Lo dejé, con el plástico y todo, en la estantería, para cuando me apeteciera.

A mediados de esta semana empecé a leerlo, después de decidirme, por fin, a dejar un tostón con el que no puedo y tras haberme deshecho de La familia de León Roch (a unos sicarios me apetecía casi contratar para eliminar a la estirpe al completo, de lo costoso que ha sido leer esa novela de Galdós). Reconozco que tuve la tentación de darle la vuelta a El Paciente y enterarme de qué iba pero, total, si no lo había hecho hasta ese momento y ya lo tenía en mis manos, en papel, en edición de tapa dura... ¿para qué ya? ¿Por qué no dejarle que me contase lo que quisiera? ¿Por qué no entrar en él a ciegas?

Es lo que hice.

La verdad es que me ha encantado. Me ha durado tres ratos, me lo he pasado muy bien con la historia. Tiene la dosis de intriga que hace falta para interesar, los giros precisos para sorprender, la narrativa fluida para no tener que releer. Tiene unos personajes atractivos, su dosis de reflexión, su pizca de sentimentalismo, un poco de pasado familiar, un pelín más de actualidad... Lo tiene todo y todo medido, en su sitio. Ah, y no acaba, de ningún modo, como te daría por pensar al principio.

Quiero felicitar al autor y a ti, lector, decirte que, si no lo has hecho, lo leas. No deja mal sabor de boca.

Para nada.

Pondré la sinopsis aunque te aseguro que no hace ninguna falta leerla.

El prestigioso neurocirujano David Evans se enfrenta a una terrible encrucijada: si su próximo paciente sale vivo de la mesa de operaciones, su pequeña hija Julia morirá a manos de un psicópata. Para el Dr. Evans se inicia una desesperada cuenta atrás cuando descubre que el paciente que debe morir para que su hija viva no es otro que el presidente de Estados Unidos.

Con su habitual maestría en la literatura de intriga, Juan Gómez-Jurado atrapa irremediablemente al lector. Una novela apasionante y emotiva que se desarrolla en 63 frenéticas horas, que no da respiro en su lectura y que plantea un dilema moral imposible que puede cambiar el curso de la Historia.

11 comentarios:

  1. Tengo todos los libros de este autor pendientes. A ver si me pongo pronto con ellos.

    ResponderEliminar
  2. No he leído nada de este autor, pero me parece que este será el título con el que me estrene. Saludos

    ResponderEliminar
  3. A por él. Sistema de préstamo on-line de bibliotecas andaluzas. Adios a la lista de espera. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Lo tengo en mi lista de deseos desde hace tiempo. Y tu reseña me anima aún más.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. De este autor solo he leído un libro que me gustó mucho y este quiero leerlo porque todas las opiniones que he visto han sido positivas y además creo que a mí también me gustará
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias por la recomendación. He leído varios libros de Juan, una persona excelente que tuve la suerte de conocer en Barcelona. No me lo pierdo, será mi próxima lectura.

    ResponderEliminar
  7. No lo he leído, pero... ¡el argumento es idéntico al de una serie de televisión que pasaron este verano!

    ResponderEliminar
  8. Yo también lo tengo pendiente. Y ahora me has animado. Ya te contaré.

    ResponderEliminar
  9. Me han hablado muy bien de este libro....a ver si puedo hacerme con él ! Y es curioso como a veces, algunos libros llegan a nuestras manos casi por casualidad, y luego resultan ser uno de nuestros mayores aciertos, verdad ?
    Besos !

    ResponderEliminar
  10. Pues "El paciente" llegó a mí de un modo muy parecido, a través de Círculo, en plan "no tengo ni idea de qué pedir, vamos a elegir este que seguro que está bien". En mi caso iba un poco sobre seguro, me ha gustado mucho todo lo que he leído de Juan Gómez Jurado (que además es un tipo que me cae genial, y eso, quieras que no, hace su parte).
    Total que se quedó en la estantería hasta que me dio un aire y ya está, fue cogerlo y merendármelo en un par de sentadas. Un gran blockbuster literario, sin duda.
    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Me gustó mucho, se lee en un suspiro y la historia te atrapa. Peeero (sí, tengo un pero), con una cosilla del final, tuve la sensación de que el autor había jugado conmigo (el autor, no el protagonista), lo que me sacó de la historia y no me convenció. Sin ese pero, hubiese sido un libro de diez. No sé si sabes a qué me refiero, es que no quiero hacer un spoiler, jeje.
    Un beso!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?