domingo, 18 de enero de 2015

CAMINOS REVUELTOS



Hay momentos en los que la vida revuelve los caminos, la niebla desdibuja el horizonte y me siento perdida. Entonces, cuando no soy capaz ni de intuir el siguiente paso, mi valor se esfuma, perdido entre esa nada blanca que me rodea, y lo único que me apetece es hacerme un ovillo y esperar a que vuelva a salir el sol.

Quizá no sea valiente.

Quizá no sirva más que para aplazar lo inevitable.

Hoy amaneció con una densa niebla que no ha despejado en todo el día. Las calles están húmedas, se me han mojado el pelo y el abrigo y en cuanto he llegado a casa he buscado mi manta.

Me he refugiado en ella, con un buen cargamento de palabras.


No conozco otro lugar mejor en este mundo.

13 comentarios:

  1. No te preocupes, el sol está a la vuelta de la esquina ;-)

    ResponderEliminar
  2. Es humano sentirse perdida de vez en cuando. Es más, yo diría que es hasta aconsejable, porque eso te obliga a elevar la guardia, a mirar, a estudiar a conciencia las alternativas, lo cual minimiza los riesgos de estrellarte. Tener las cosas tan claras como para no sentirse perdido nunca puede que no sea un signo de seguridad, ni de valentía, sino de ignorancia de lo que realmente existe, tanta como para no anticipar lo que a ti te asusta.
    Tómate el tiempo que necesites acurrucada en esa manta, pero no esperes siempre a dar pasos sobre seguro. El mundo es de los que arriesgan ;)

    (Perdón por la perorata. Es lo que tiene haber estado pensando en lo mismo recientemente, jaja).

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Mira a tu alrededor. Seguro que encuentras un ángel o una persona con luz que te ilumina mientras esperas a que salga de nuevo el sol :-)

    ResponderEliminar
  4. Grandes y enigmáticas cosas surgen a veces de los ovillos, por ejemplo las mariposas azules, los guantes de un mago alemán, planetas sin nombre donde todo sucede.
    R.

    ResponderEliminar
  5. La niebla se disipa cuando aparece el sol.
    A veces es normal sentirse perdido y buscar refugio. Que siempre sea con tus palabras.
    Ánimo.
    Besos

    ResponderEliminar
  6. Conozco esa sensación demasiado bien, pero seguro que mañana o pasado vuelve a salir el sol...

    ResponderEliminar
  7. Me gusta tu refugio, sobre todo por el buen cargamento de palabras. Pero no pases mucho tiempo en él. El sol vuelve prontito.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Forma parte de nuestra esencia. Momentos de "mirar hacia dentro". Pero sabes que no aguantarás demasiado tiempo bajo esa manta. Tus personajes no te dejarán.
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Como digo siempre, todos los días sale el sol, sólo que a veces no somos capaces de encontrarlo, hay que mirar más atentamente, besotes

    ResponderEliminar
  10. Todos necesitamos esos momentos para refugiarnos, así que no reniegues de ellos. Biquiños!

    ResponderEliminar
  11. ¿Será el invierno? Yo me siento un poco así últimamente.

    ResponderEliminar
  12. Hola, guapa!

    Cuánto tiempo sin saber de ti!

    Tengo un nuevo concurso en el club al que perteneces. Te dejo el enlace por si te interesa:

    http://elclubdelasescritoras.blogspot.com.es/2015/01/te-gustaria-conseguir.html

    Saludos y feliz jueves!

    Pd: Si no te interesa participar pero, en cambio, sí quieres ayudarme a promover mi novela, te estaría muy agradecida si lo hiceras!

    ResponderEliminar
  13. Entiendo perfectamente esa sensación. Hay veces, en las que también me siento perdida y no sé para donde ir.
    Besos.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?