martes, 24 de noviembre de 2015

NUEVAS FORMAS DE RELACIÓN CON LOS LECTORES


Hace ahora cuatro años se me ocurrió una entrada para este blog que titulé “La relación autor-lector”. En ella hablaba de la nueva vía de comunicación que las redes sociales abrían entre los escritores y los lectores, una aproximación única que las nuevas tecnologías permitían. Algo que, hasta ese momento, era impensable. Los autores nos encontrábamos que podíamos tener de primera mano las impresiones que causaban nuestros escritos casi de manera inmediata, mientras que los lectores podían hacernos preguntas y dejarnos sus sensaciones. Eso suponía toda una revolución, una proximidad que nunca se había dado y que, en estos cuatro años, se ha ido consolidando, de tal manera que creo que apenas quedan escritores que no tengan una vía de contacto abierta con sus lectores.

Al menos vivos.

Para esta ocasión conté con las palabras de varios autores que se abrían paso en esos momentos y a los que tuve acceso precisamente por esa facilidad que dan las redes. Entre ellos hay nombres que se han hecho un hueco en el panorama literario actual, auténticos fenómenos de ventas, incluso los hay con cientos de miles de fans. Otros, como es normal también, han ido reconduciendo sus pasos, porque este es un camino muy duro y no todo el mundo tiene la templanza de mantenerse. O quizá la calidad, de eso también se podría hablar.

Hoy la reflexión, aunque pensé en principio volver a contactar con algunos autores, la voy a hacer sola. La facilidad para hablar con ellos sigue existiendo, las redes juegan un papel esencial, pero también hay otros caminos que no podemos olvidar. Existen otras maneras de encontrarse con los lectores, más de tú a tú, y es en esas en las que he empezado a notar cambios.

Lo primero que he detectado es que las presentaciones de libros están empezando a quedarse obsoletas. Cada vez es más frecuente que un autor se tome la molestia de hacerse cientos de kilómetros para un encuentro con lectores y, llegado al lugar, sentado detrás de una mesa bien colocada, con sus libros expuestos y un par de personas de apoyo para hablar sobre el libro, al otro lado no haya más… de media docena de personas.

Con suerte.

Eso no es rentable. No lo es porque el acto queda frío, porque los escritores, la mayoría, no vivimos de esto y cada encuentro con los lectores nos cuesta tiempo y dinero. Demasiado esfuerzo para la escasa compensación que supone, que no es más que conservar unas fotografías que atestigüen que sucedió. Por eso no es raro encontrar a autores que expresan sus reticencias a las presentaciones clásicas. Si contamos con que, desde casa, sentados tras la pantalla del ordenador, podemos mantener una charla con el lector mucho más enriquecedora, ¿para qué salir de nuestro confortable refugio? ¿Para vender… uno o dos libros? ¿Para firmarlos?

Sigue habiendo presentaciones, claro, pero cada vez me encuentro con más autores a los que este método no les atrae en absoluto.

Sin embargo, he visto otras estrategias que, quizá por la innovación que suponen, sí parecen encauzar el tema. Una de ellas es organizar una ruta sobre el libro con la presencia del autor. Es cierto que no todas las novelas se prestan a esto, pero las que sí lo hacen están obteniendo resultados que merece la pena pensar en ellas. Mucho más enriquecedores que el sentarse tras una mesa, porque quienes acuden a estos actos muchas veces llevan ya leída la novela. Y siempre hay tiempo para una firma, tal y como sucede al final de una presentación. Con respecto a esto tengo que decir que he tenido dos experiencias. Estuve en Barcelona, haciendo dos rutas, la de La catedral del mar y la de La sombra del viento, sin los autores presentes y en Toledo con Eloy Moreno, siguiendo los pasos de Lo que encontré bajo el sofá. Me encantaron ambas, pero sobre todo la segunda, porque no solo vivías los escenarios de la novela, sino que podías preguntar al autor sobre lo que quisieras en el mismo lugar donde transcurre la novela. Dejé mis impresiones en una entrada del blog. En esta, además, fui con personas que no habían leído el libro y a las que también les gustó mucho. Algunas leyeron el libro después. Otras no leen ni así, pero ese es otro tema.

Otra de las cosas que se están haciendo son charlas en un ambiente mucho más íntimo. He tenido la oportunidad de acudir a una y la verdad es que es infinitamente mejor que una presentación. Ahí se habla de un libro leído previamente, se pregunta al autor mientras te tomas un café y el momento se convierte en una experiencia literaria de las de recordar durante mucho tiempo. Mirad si no la crónica del encuentro con Mikel Alvira en el Hotel de las Letras en Madrid hablando de La novela de Rebeca. El autor convocó a quienes quisieran ir por Twitter y la verdad es que estuvo genial. Fuimos muy pocos, aunque estaba abierto para quienes quisieran, quizá porque es algo muy nuevo y la gente no acababa de entender qué sería eso.

Con los blogueros también se están planteando encuentros muy enriquecedores. El autor cuenta con impresiones de lectores de primera mano y esto nos sirve para chequear las sensaciones que causa la novela casi al tiempo de ser publicada. Todavía no he acudido a ninguna de estas, me he tenido que conformar con leer las impresiones en distintos blogs, pero creo que es otra manera para el autor de acercarse al lector que está en auge. Podéis ver una de ellas en este enlace que he “robado” del blog El búho entre libros, del encuentro con César Pérez Gellida en Madrid con motivo del lanzamiento de Khimera. ¿Que el resultado de esto, la crónica en el blog no resulta demasiado objetiva? Es algo que me sugieren desde un comentario de Facebook mientras comento que estoy escribiendo esta entrada. Pues no sabría qué deciros con respecto a los demás. En mi caso, desde luego que no me tomaría la molestia de escribir ni una línea de algo que no me haya aportado algo positivo.

Este año al blog le faltarían, si hiciera eso, reseñas de al menos treinta novelas que no me han dicho nada de nada. O me han dejado sensaciones tan poco memorables que no merecen ni que me siente a escribir sobre ellas. Pero ahí está cada uno, para tomar decisiones sobre lo que escribe y lo que no, lo que apoya y lo que deja pasar. Si es que lo digo muchas veces, pero creo que es cierto, los libros de los que no se habla, se mueren.

Pero sigo, no me quiero desviar, que me conozco.

La última que he visto es muy original, y aún está pendiente. He visto anunciada en las redes una cata de vinos en una bodega con Mikel Alvira. Otra manera, sin duda, de disfrutar la novela que se sale de lo que conocíamos hasta ahora. Me pilla lejos, si no me plantearía ir para vivirlo de primera mano. Ya sabéis que no sé estarme quieta.

Por supuesto, siguen haciéndose presentaciones clásicas y las firmas en las Ferias de Libros, pero los cambios están ahí. La aproximación entre lectores y autores sigue dando pasos. Se consolidan las redes como elemento esencial, pero se abren otros caminos muy interesantes que no hay que perder de vista.


¿Se te ocurre alguna más?

11 comentarios:

  1. La cercanía con los autores, gracias a las redes sociales, me han abierto un mundo en el que disfruto y del que estoy aprendiendo muchísimo.
    También ha conseguido que mis lecturas se limiten, casi en su totalidad, a autores españoles actuales, porque me encanta poder comentar con ellos el resultado.
    Creo que sigo siendo objetiva, o no digo nada, cuando no me gusta o, si tengo mucha confianza, se lo digo al autor. Jamás daré una buenas crítica a algo que no me guste porque el escritor sea amigo o me caiga bien.
    Mayte, es un placer haberte conocido.
    Por cierto, me gustan más los encuentros que las presentaciones.

    ResponderEliminar
  2. A mí también, creo que se disfrutan mucho más.

    ResponderEliminar
  3. Yo no he ido a ninguna presentación ni encuentro, pero creo que preferiría lo segundo porque es algo un poco más íntimo ¿no? De hecho, mientras terminaba de leer tu entrada pensaba: "En algún momento yo también haré esto en los lugares que pueda para conocer a lectores a los que les interese dialogar y preguntar cosas sobre mi(s) obra(s)".

    Ha sido un placer leer esta entrada, la verdad. Pero es algo que me pasa siempre desde que conocí tu blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Solo te digo una cosa, yo en las presentaciones no suelo preguntar nada (cuando estoy como espectadora) y en la charla de Mikel Alvira casi me tenía que contener para que preguntasen los demás. Es diferente y, sobre todo, mucho más enriquecedor.

    ResponderEliminar
  5. A mí ya sabes que los encuentros me encantan. Dices que no has acudido a ninguno de blogueros, pero el de Mikel Alvira fue así, pero sin editores, jejeje.
    Y con lo de no ser objetivos... ¿acaso con nuestras opiniones/reseñas lo somos? Sí, puedes opinar de un aspecto objetivo de la novela en concreto, pero lo que suele primar (al menos en las mías) son las sensaciones que ese libro te ha deparado, y eso siempre es subjetivo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  6. Me ha gustado mucho tu entrada, Mayte.
    Sobre los encuentros literarios, presentación de novela principalmente, no sabes la cantidad de veces que he querido asistir y no he podido, ¿por qué? por los horarios. Los que terminamos de trabajar a las ocho de la tarde no tenemos opción de llegar a tiempo a nada, porque empiezan a las siete, siete y media máximo (horario de librería, claro).

    El encuentro de Mikel Alvira de hoy, que me he intentado hacer el pino puente lateral para poder llegar, no llego por solo 30-35 minutos. Y eso aún da más rabia. Pero me parece original, además de que a los de Bilbao nos gusta mucho el vino, y me parecía un plan estupendo, que no ha podido ser. Mi horario de comercio me impide muchas cosas.

    Y respecto al resto de puntos, yo soy de las que pienso como tú. Si algo no gusta, ¿para qué perder el tiempo en ello?

    Estupenda entrada, besos.

    ResponderEliminar
  7. Teresa, eso surgió en un hilo, cuando hablé de preparar esta entrada, pero llevas toda la razón, siempre somos subjetivos en todo. Si no, las madres no veríamos a nuestros hijos como los más guapos del mundo mundial (que algunos hay que ser muy, muy, muy subjetivos para ignorar lo espabiladas que tienen las orejas) y lo hacemos. Pues con los libros, con los encuentros con autores o con el sabor de la paella del domingo, igual.

    ResponderEliminar
  8. Yo es que valoro mucho mi tiempo, pingüinilla, y hace años que cuando algo no me gusta hago como que no lo he leído y listo. Total, yo lo sé que es quien importa y no me va a apetecer recomendarlo. En ese contexto, en mi blog no cabe.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  9. La verdad es que, si lo piensas, las presentaciones resultar ser un poco incongruentes. Si vas con el libro sin leer, poco puedes preguntar, se convierte casi en un monólogo. Si vas con el libro leído, lo que quieres es solo preguntar, no escuchar de lo que va, que ya lo sabes. De todas formas, siempre hay cosas que se pueden contar que no tienen que ver directamente con la trama y pueden resultar interesantes. Una presentación también se puede enfocar como un encuentro con los lectores, o ser casi una excusa para una firma de libros. Creo que todo está entremezclado. En cuanto a la eficacia..., si depende de los ejemplares que se venden allí no merece la pena (a excepción de escritores muy consolidados), pero a veces la repercusión se extiende al antes y al después (anuncios, publicidad, crónica, fotos, impresiones...) y eso también vale para dar a conocer la novela, que puede que no se compre en la propia presentación, pero sí después como consecuencia de lo que mueve. En fin..., que todo es un poco complejo. Pero estoy de acuerdo en que hay que buscar alternativas, más que nada por aquello de innovar y no aburrir.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  10. Los encuentros con autores una vez que se ha leído el libro resultan más amenos que las presentaciones, que muchas veces resultan más frías y es más difícil comunicarse con vosotros.
    ME ha gustado mucho tu reflexión con la que estoy bastante de acuerdo. Un saludo

    ResponderEliminar
  11. Preciosa reflexión :D la verdad es que lo de encuentros en petit comité y para hablar de "mi libro", me asusta, pero me encantaría, lo de las presentaciones no me atrae nada de nada y si se te ocurre algo mejor, ¡cuéntanoslo!
    ¡Un abrazo muy fuerte!

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?