domingo, 6 de marzo de 2016

OTRA NO RESEÑA. Y VAN CUATRO.

Termino la cuarta lectura seguida para la que no habrá reseña y me estoy empezando a preocupar. Ninguno de estos libros ha logrado ni siquiera arañarme. Bueno, si soy sincera, sí, uno de ellos consiguió sacarme de quicio como hacía mucho que no lo hacía una novela, pero eso no es bueno.

La última lectura es una novela romántica que ni fu ni fa. No puedo decir de ella que la historia sea previsible porque las cosas que hacen los personajes me parecen tan idiotas que no puedo considerarlas ni así. No me gusta cómo está escrita: simplona, dando por supuesto que yo sé cosas que no sé. No me atraen los personajes, todo pasa tan rápido y de manera tan poco "realista" que me descolocaba todo el rato. A lo mejor es que nunca he sido multimillonaria y no lo entiendo, que eso puede ser. El meollo de la trama no he sido capaz de creérmelo, así que todo el presunto misterio que esperas que se desvele al final de la lectura ha terminado de derrumbar la estructura de este castillo de naipes sin pies ni cabeza. Ni siquiera había algo con lo que reflexionar ni un poco.

Después de la lectura, como hago siempre, me fui a buscar qué decían de ella.  Y ahí llegó mi problema. Nada malo, un solo comentario que tampoco se explica mucho, que pasa muy de puntillas por los puntos débiles. Todo halagos que no consigo entender, salvo que yo haya perdido el criterio lector en este año 2016.

Ahora estaréis pensando que se trata de una novela digital autoeditada, ¿verdad? Pues no. Papel. Esta vez no ha sido una descarga gratis.

La anterior que leí es una novela clasificada como crossover. Me la regalaron y la verdad es que la empecé ilusionada porque yo también he escrito sobre magia y me apetecía la sinopsis, aunque el título no lo entendía. No iba mal hasta que... comprendí a qué se refería el crossover en esta trama. La novela es más infantil que juvenil, menos cuando a la autora (americana) se le va la pinza del todo y los personajes se ponen a follar como locos y sin ton ni son. ¿No me has dicho hace dos párrafos que no se pueden ni ver y encima se acaban de conocer hace un par de días? ¿Por qué se enrollan así? ¡Joder, que estamos en el principio de la novela! ¡De magia! ¡Juvenil! Bueno, seguí, por si acaso aquello mejoraba, pero fue a peor. La novela es para niños, ni siquiera para adolescentes (y eso a mí no me molestaba, porque quizá se la podría recomendar a mi niña), pero de pronto los personajes se meten en la cama y me lo explica con detalle, con lo cual deja de ser para niños. Adiós a la recomendación. Para cuando llegue a tener edad para esa parte se le habrá pasado para lo principal. Una cosa muy rara, la verdad. Llegué al final, por si merecía la pena la historia de magia, pero tampoco. En esta parte, no ha cumplido. Lo que no es muy confuso es facilón.

Pero la leí, por cabezonería. Las dos que la siguen (es una trilogía) no las leeré ni loca. Fui a mirar los comentarios y solo tiene dos. Excelentes. Incluso se atreven a compararla con Harry Potter. No sé si decir eso tiene pena de cárcel o te cae directamente un conjuro en la cabeza que te inutiliza el cerebro de por vida. ¡Es una barbaridad de las gordas!

Vamos a por la que me sacó de quicio. Esto no sé cómo valorarlo. Es una novela que tiene unanimidad en la crítica bloguera. Todo el mundo se ha puesto de acuerdo en decir que es una obra de arte, que es una maravilla de escritura, de ambientación, de personajes... y yo. Yo casi me muero de aburrimiento con ella. No hacía nada más que mirar lo gorda que es, lo poco que me estaba gustando la manera en la que estaban construidas las frases, el enfoque del narrador... Los personajes son planos, intenta contar una historia de amor entre dos de ellos y le sale un churro (vale, no es novela romántica, pero tampoco es tan complicado que te creas una historia de amor en una novela negra, ¿no? ¿O sí? ¿O acaso no es tan sencillo escribir romántica como dicen los que no las escriben?)

La terminé porque pensé que algo raro estaba pasando para que mi valoración estuviera a años luz de las que había leído de gente en la que confío. La acabé. Me costó, pero lo hice y la trama, que era lo que estaba salvando para mí a la novela, fue otra de las cosas que se me cayeron: adiviné todo cien páginas antes del final. ¿Yo? ¿La torpe? ¿La incapaz de enterarse de quién es el asesino en una novela aunque tenga el cuchillo en la mano ensangrentado delante de mis ojos?

Miré. La mayoría de comentarios eran buenísimos, pero encontré dos o tres que describían las mismas sensaciones que yo había tenido a lo largo de la lectura. Bueno, no me sentí tan mal. Igual no estoy tan tonta. Por lo menos no me sentí tan sola en mis impresiones.

¿Os he dicho cuatro novelas? Bien, llevo un rato intentando recordar qué es lo que leí antes de esta y no soy capaz. Esa es la huella que me ha dejado: cero. Ni siquiera título, ni género, ni autor. Nada de nada. Creo que esto lo dice todo.

Menos mal que en el último mes sí ha habido una lectura productiva, una que me ha gustado, de la que desconozco el final, pero que todo el camino recorrido hasta ahora ha merecido mucho la pena. Una de esas de las que no se puede hablar aún.

Ahora tengo que escoger otra. Hay varios libros que me esperan, a los que yo espero con ilusión, pero no estoy segura de empezar a leerlos porque, ¿y si soy yo? ¿Y si ya no se leer? ¿Y si mi percepción está viciada por algo y todo me parece mal? ¿Y si nunca voy a volver a leer un solo libro que me llene en toda mi vida? ¿Y si los valoro mal y no se lo merecen?

Pues eso, que no sé qué leer. Ni sé si leer algo más. Ni me apetece escribir.

23 comentarios:

  1. ¡Hola, Mayte! No creo que sea cosa tuya, sino que hay libros que no están hechos para ciertos lectores. Y el hecho de que muchas personas lo califiquen como bueno no quiere decir nada. A mí me pasa con las películas: he visto comentarios malísimos de una película antes de verla y luego me ha encantado. Así que no te preocupes ni vayas a dejar de leer por una mala racha de elecciones malas ;)

    ResponderEliminar
  2. Si la de magia es "cumpliré tus deseos" estoy en el primer polvo mágico y todavía lo flipo por todo lo que tú ya has dicho, seguramente no hablamos de la misma novela, pero en lo que llevo leído pinta igual y eso que me lo regaló una buena amiga y me lo pintó superbien, quizá por eso mismo me está decepcionando, no sé.
    Terminaré esta parte, a no ser que empeore en plan el trol es un machista total y ella aún más, que me lo estoy oliendo; las otras partes no creo que las lea, le pediré a alguien que me cuente el final para no quedarme con el gusanillo si lo hubiese y ¡chimpún!
    ¡Un abrazo muy fuerte y dime si hablamos de la misma aunque sea por privi en fb! ;)

    ResponderEliminar
  3. ¡Mara la adivina! Tú sí que tienes poderes!!

    ResponderEliminar
  4. No sé si son los libros o soy yo. Tiendo a echarme la culpa de todo, R. ¿Cuándo sabré cómo te llamas? Llamarte R. es raro!

    ResponderEliminar
  5. Vale, Mayte, gracias por quitarme la duda y hacer que me sienta menos sola e incomprendida!!! jejeje, a lo mejor ahora que me espero lo peor de la historia, empieza a gustarme ;) ¡¡¡un besote enormeee!!!

    ResponderEliminar
  6. Mara, como no leas las otras dos no te vas a sentir "satisfecha" porque esta no acaba. Se queda en medio, abierta del todo. Yo ya he dicho que no sigo. No, porque los polvos en estas novelas prefiero que sean de hadas (llámame antigua o loca) y porque lo demás no me consiguió conquistar del todo.

    ResponderEliminar
  7. A ver si hay mejor suerte en las próximas lecturas. En mi caso no me puedo quejar, pero también reconozco estar arriesgando poco. No salgo de mi zona de confort, con géneros e historias que suelen gustarme.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Bueno, Mayte, a mí me pasa lo mismo, no sé si por saturación o porque ya no leo del mismo modo que leía antes, creo que ahora me voy fijando más en los detalles ajenos a la historia y no me involucro tanto. De todas formas, yo soy muy fan del fragmento de Amazon y muchas de las cosas que bajo por curiosidad se quedan ahí. No te desanimes, ya encontrarás una perla entre tanta ostra vacía. Un beso!

    ResponderEliminar
  9. Hola, Mayte, no te sientas rara ni torpe. A mí me ha pasado varias veces con novelas que tenían una crítica excelente. Por ejemplo, tengo por terminar, desde hace muchos meses, «La luz que no puedes ver». No es que no me guste, es que se me hace muy lenta y pesada, me aburre. Y la novela «Cicatriz», de Sara Mesa, me dejó absolutamente ojiplática por rara y por no llegar a entender apenas nada. Tuve unas sensaciones muy raras durante su lectura. Y así podría seguir con algunas más. No te agobies, ha sido casualidad. Y no se te ocurra dejar de escribir, que lo haces muy, muy bien. Un besín :-))

    ResponderEliminar
  10. Me hago fan de tu blog desde YA
    Ahora voy en el tren pero luego por la tarde confirmó el papeleo, te sigo oficialmente y formalizó todo lo necesario ;)
    Me encanta la entrada. Y más la gente que sabe leer con criterio.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Mayte, yo he dejado dos. Creo que tu error es acabarlas por cabezonería porque eso te frustra aún más. Si no te está gustando, a por otra, que hay mucho bueno esperando ser leído.
    Y, sobre todo, no dejes de escribir.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Pues a lo mejor es verdad, Almudena, que no tenía que haberlas terminado, pero es que estaba tan sorprendida que necesitaba llegar hasta el final.

    Ginis, bienvenida al blog!

    ResponderEliminar
  13. Isabel, como te he dicho antes, puede que me esté pasando lo que a ti, que leemos con ojos críticos y eso hace que no disfrutemos como antes. A ver si la próxima mejora mi percepción.

    ResponderEliminar
  14. Agatha, es que cuatro... ya me vale. Sí me había pasado con una, de pronto, y lo que solía suceder es que la siguiente la veía casi mejor de lo que era por la comparación. No sé si me he vuelto más crítica o más tonta!

    ResponderEliminar
  15. Yo he leído o iniciado varios best sellers nacionales y me he quedado fría como un atún de Noruega. Pero se editan buenas novelas. Hace poco descubrí, por ejemplo, gracias a unos amigos, una novela titulada Tres muertes en Estambul, que está ambientada muy bien y posee unos personajes llenos de vida. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Todo lo que cuentas sobre tus sensaciones de lectura lo comparto y reitero: escribir novela romántica no es nada fácil, hay que saber escribir.
    Desgraciadamente muchas editoriales publican cualquier cosa solo porque el género vende.Pobre favor le hacen.

    ResponderEliminar
  17. Yo quiero encontrar una así, Tati, pero se ve que no es mi momento. De todos modos tengo muchas en espera, me pondré con ellas.

    ResponderEliminar
  18. Mira, Laura, una de las que tengo en espera es la tuya, que no sé por qué, la coloqué en la estantería y se me ha olvidado! A lo mejor es el momento de ponerse con ella. O no, casi mejor que se me pase la tontería!

    ResponderEliminar
  19. Hay muchos factores que podrían estar interviniendo en tus lecturas. Como muy bien apunta R. Crespo, no todos los libros son para todos los lectores. Tal vez hayas tenido mala suerte a la hora de elegir los títulos. ¿Que son cuatro seguidas? Pues no pasa nada. Seguro que tendrás rachas en las que leerás cinco que te encandilarán. También puede influir que no sea el momento. A mí me ha pasado con algunos títulos y los he tenido que aparcar por un tiempo para retomarlos después (y me ha funcionado). Por eso, también es un buen consejo el de Almudena. A mí me costaba dejar lecturas inacabadas aunque fueran un tostón soporífero. He aprendido que la vida es muy corta y hay demasiados libros por leer (y tú sabes muy bien que la lista aumenta cada día). Lo mejor es escoger otra lectura y seguir disfrutando.

    Un besote de los grandes.

    ResponderEliminar
  20. Supongo que algo de eso hay, Sandra, aunque no me suelo equivocar tanto y tan seguido porque me conozco bien. Lo chocante es que todos eran en papel y suelo ser mucho más cuidadosa que en digital con ellos, no sé si es por el precio o por el aprecio que tengo a los libros. De todas maneras, uno de ellos sabía que quizá no era de los míos, pero el que peores sensaciones me dejó estaba convencida de que sí. Y ni de lejos.

    Voy a dejar pasar unos días hasta leer de nuevo, a ver si se me pasa.

    ¡¡Besos!!

    ResponderEliminar
  21. No te preocupes para nada. Primero porque no todo lo que se publica merece ser leído y segundo porque cada libro tiene su momento y su lector. Todos pasamos por malas rachas lectoras, no le des importancia y te vuelvas apocalíptica, ya verás como pronto tropiezas con algo que te devuelve la fe :-))) Y si no, recuerda que siempre tienes a mano los clásicos, con esos nunca fallas. Besotes.

    ResponderEliminar
  22. Me considero afortunada porque me ha gustado mucho lo que he leído últimamente, pero es que iba a tiro fijo, y todo ha sido de quitarse el sombrero.
    También hay rachas en las que por algo un libro no te llama y luego te gusta, también me ha pasado.
    Tú no desfallezcas, hay muchos peces en el mar...y también mucha morralla.
    Besos

    ResponderEliminar
  23. Pues vaya zurruspio no? Cuatro libros y que ninguno te llene.... ya lo siento chica!

    Espero q recuperes las ganas de escribir o de leer algo diferente. Ánimo!! besotes

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?