miércoles, 13 de abril de 2016

RECORDANDO

"15 de febrero. Parque del Retiro: 21:00.
Empezar de nuevo. Dejar atrás todo lo vivido. Poner el contador a cero para centrarse sólo en lo que está por llegar. Curar todas las heridas antes de volver a pelear. No es posible nada de esto si se quedan cosas guardadas por los bolsillos. Por eso Andrés, aquella noche, había salido de casa antes de tiempo. Tenía una cita pero antes debía hacer algo.

Esa misma tarde, cuando estaba preparándose para volver a verla, la encontró. La pequeña caja que llevaba mucho tiempo ya en el bolsillo de su abrigo. Pensó en qué hacer con ella. No le apetecía devolverla pero tampoco quedársela. Sabía que era una de esas cosas que un día te recuerdan otra vida y no estaba dispuesto a darle esa oportunidad.

Liberarla. Como un libro que quieres que encuentre alguien. Quizá con una nota.
Sí, era una buena idea.
Allí, de noche, encima de un banco, Andrés dejó el paquete. La nota, escueta, sólo contenía una palabra: disfrútalo. Para que alguien, quien fuera, lo encontrara. Sonrió al pensar en la cara que pondría esa persona. A lo mejor nunca sabría que le había costado más de mil euros.
Se dio la vuelta y se fue. Olvidando conscientemente un episodio amargo de su vida, seguro de que así podría empezar de nuevo.
Una anciana, que en otro momento dedicase sus esfuerzos a vaciar los bolsillos de cientos de incautos en la Plaza Mayor recogió el paquete mientras no se creía que la suerte le hubiera sonreído esa noche tanto."
Detrás del cristal, Mayte Esteban.



El resto podéis encontrarlo siguiendo el enlace. Por 1,89€ (versión ebook) tendréis una historia con la que reír, llorar, enamorarse y sentir. Una novela pequeñita, que busca lectores de los grandes, de los que son capaces de leer entre líneas. De los que eligen con el corazón.

4 comentarios:

  1. Pues no he leído esta novela tuya, Mayte. Y la verdad es que me dejas con la intriga.
    Me la compro para el Kindle ahora mismo, pero no prometo cuándo leerlo, jeje.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Si la lees, un día que no tengas que madrugar, que no quiero que me regañes por provocar que te duermas al día siguiente. No sería la primera vez que esta novela hace que alguien trasnoche.

    Un beso y gracias!

    ResponderEliminar
  3. Cuánto disfruté con esta novela Mayte! Es de las que sé que en algún otro momento volveré a leer.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Margari. Esa es la clave, disfrutar leyendo. Sumergirse en la historia y dejar que te lleve con ella.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?