lunes, 9 de mayo de 2016

LA OTRA ESCRITURA

Hay dos escrituras. Una, cuando te sientas, cuando posas tus manos sobre el teclado y dejas que los dedos se deslicen por él, poniendo en palabras tus pensamientos. Otra, más larga, más íntima, en la que las manos no intervienen. Ni siquiera es necesario sentarse frente a un escritorio. Puedes estar escribiendo

... mientras paseas por el bosque...

... sentado en la orilla del mar...

... corriendo...

... mientras te tomas un café...

... cuando te vas quedando dormido...

... planchando...

Y estás escribiendo mientras buceas en libros para documentarte, cuando ves una película o un documental. Cuando tomas notas de manera compulsiva, aunque sepas que muchas no las vas a usar porque son demasiadas.

Estoy ahí, en la fase de poner orden. Tengo datos, fechas, imágenes... tengo ideas y la mitad de la novela redactada, pero hace meses que la pausé y he vuelto a ella esta semana. No sé cuánto me llevará terminarla. Creo que he escrito más o menos la mitad y esto me ha llevado año y medio (aunque es cierto que en medio he escrito otra de otro género). Necesito al menos otro año y que las cosas no se tuerzan mucho para poder terminarla.

Creo que si soy capaz de sacarla de mi cabeza tal y como la imagino, os va a sorprender.

3 comentarios:

  1. Pues paciencia, si hace falta otro año para que salga todo como necesitas o esperas, dáte ese tiempo.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Me lo voy a dar, porque me gusta cómo está quedando (lo escrito y lo pensado). Por eso también he escrito otra más ligera, porque necesitaba sensación de avanzar para coger fuerzas para esta.

    ResponderEliminar

¿Me dejas tu reflejo?