lunes, 28 de noviembre de 2016

IGNORANTIA JURIS NON EXCUSAT


Estos días, a los que nos autoeditamos utilizando plataformas como Amazon, nos ha sorprendido una nueva noticia que vulnera nuestros derechos como autores. Hemos sabido que hay quien, echándole un morro impresionante, se ha dedicado a subir novelas con seudónimo, vendiéndolas o usando la promoción que permite regalarlas, cuyos derechos pertenecen a otras personas.

El método, en este caso, ha rizado el rizo. Para que los autores no nos enterásemos, se han cambiado los títulos y las portadas y listo. El perfil de la persona que se dedicaba a hacer esto, en muy poco tiempo, se llenó de títulos. Intuyo que algún euro también cayó en sus bolsillos...

Supongo que ha sido casualidad el que se haya descubierto el engaño, los buscadores no interpretan que se trata del texto de otra persona porque la comparación se hace solo en base a título y autor, y ha tenido que suceder que alguien, por una de esas casualidades de la vida, se haya dado cuenta de que una de esas novelas era suya para que el "negocio" se destapase y se cayera.

Pero es solo un caso, ¿podemos estar seguros de que no hay más?

El debate que se abre es el lógico y las medidas que se deberían tomar son tan sencillas como exigirnos, a los autores, que incluyamos al subir las novelas la documentación que acredite que somos los propietarios de los derechos de esa obra.

Creo que esto es tan fácil que no entiendo por qué no se hace.

Bastaría con una casilla en la que se tuvieran que adjuntar los documentos que quienes sí nos tomamos la molestia de ir al registro de la propiedad intelectual, tenemos en nuestro poder. Eso, si me permitís, también limpiaría de morralla la página. Muchas de las seudonovelas que se publican no estarían ahí, porque ir a hacer los trámites, pagar por ellos, perder la mañana, esperar a que te llegue la confirmación de que la novela en efecto es tuya, lleva tiempo. Y esfuerzo. Estoy segura de que mucha gente que piensa que esto es Jauja, dejarían lo de publicar.

La pereza que demuestran en corregir seguro que es un síntoma de la que tendrían para hacer todo lo que hay que hacer para hacerte con los derechos de un texto.

Amazon, que es donde ha surgido el problema concreto del que hablo, también tendría que tener consecuencias legales. "Ignorantia juris non excusat o ignorantia legis neminem excusat (del latín, ‘la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley’) es un principio de Derecho que indica que el desconocimiento o ignorancia de la ley no sirve de excusa, porque rige la necesaria presunción o ficción legal de que, habiendo sido promulgada, han de saberla todos." Creo que no saber que esa obra que se ha subido sin los pertinentes derechos y que vulnera el del autor, tendría que tener consecuencias legales para ellos.

Si yo me salto un semáforo, alegando que no sé que cuando está rojo me tengo que parar, creo que no habrá juez que dicte a mi favor.

¿O sí?

14 comentarios:

  1. No doy crédito. Qué morro y qué negocio más bien montado, y que se ha descubierto por pura casualidad. Yo como siempre, con mi relación amor odio con la gran plataforma que una vez más se decanta hacia el otro lado.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es imposible luchar con todos lis frentes que se abren sin perder la cabeza. Del troll al hater, al pirata, del plagiador tonto al que se pasa de listo...

      Estoy cagada con la nueva. Calculo cinco o seis horas como tiempo que tardarán en piratearla desde que se ponga a la venta, un par de ellas más para que me pongan comentarios lis haters (en el perfil de la página americana, que es dobde jode más las ventas y un día para que la destripe la misma de siempre en el foro de siempre). Una pena para el trabajo que nos estamos pegando con ella.

      Besos

      Eliminar
    2. Pero qué mal escribo con el móvil!!!

      Eliminar
  2. No sé quién es tan imbécil como para hacer eso. Como ya he comentado en FB, la piratería en España sale 'medio' gratis, pero el plagio es un delito muy grave, y puedes acabar en la cárcel. El que se arriesga a plagiar una novela, por ganar unos pocos euros (no olvidemos que el autor/a es lo que más llama a los lectores a la hora de decidir), no tiene un dedo de frente. Si me sucediera a mí, en nada tendría a mis abogados con una demanda de órdago. Y sí, Amazon debe tomar medidas más estrictas, no sólo con este tema. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se ha extendido la idea del todo vale. Y cuando a la gente le das la mano te toma el brazo. Ojalá le caiga todo lo que le tenga que caer encima.

      Eliminar
  3. Jo, Mayte, me dejas helada. Pero, ¿hasta dónde vamos a llegar? No es suficiente con intentar llegar a un público que cada vez somos más exigentes, la puñetera piratería, y ahora también esto??? ¿Ahora también plagio? Porque a mí que lo llamen como quieran, pero cambiar nombre y poco más es un atentado contra tu obra, una falta de respeto y una intromisión en tu trabajo, pero que si te robaran en tu propia casa.
    Espero que se tomen represalias drásticas.
    Besos y mucho ánimo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso ha sido solo nombre y portada. Se han dejado, según contaban, hasta las dedicatorias de las originales.

      Se cuenta que también se da el caso que dices tú, que hacen refritos de obras de éxito y a vender.

      Un beso

      Eliminar
  4. Si no había bastante con la piratería, ahora también esto... Y lo malo es que ya no nos sorprendemos de nada. Sólo esperamos qué es lo próximo que se le van a ocurrir.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Eso es lo peor.
      Yo lo sigo dejando aquí, para el futuro. Me hubiera gustado vivir de esto, pero sin trampas y creo que es imposible.

      Besos

      Eliminar
  5. Lo de tener más morro que espalda cobra una nueva forma ahora. Increíble. Hay que andarse con pies de plomo con esto, porque sin comerlo ni beberlo de tu bolsillo puede salir dinero para un fraude. Es que vaya tela...

    En fin, gracias por avisar, Mayte. Y fuerza y paciencia, algún día se acabará con esto, o eso espero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no te metan en un lío tributario vamos bien, que me temo que cualquier día.

      Eliminar
  6. En todo de acuerdo. Habría que hacer una revisión profunda de cómo se suben algunas obras y, sobre todo, de cómo se gestionan dichos autores. El registro de la propiedad intelectual y su comprobación es una de las medidas que habría que tomar, pero hay más como el depósito legal (de momento, no obligatorio para impresión bajo demanda) y la regularización de la situación tributaria/laboral de los escritores, auténtico quebradero de cabeza si quieres hacer las cosas como es debido.

    Un saludo, desde «Con Pluma y Píxel»

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El depósito legal no lo veo tan necesario, sobre todo porque ni siquiera creo que exista (esto no estoy segura, tendría que averiguar) para obras digitales, aunque es verdad que para el papel sería otra barrera porque tampoco sale gratis. Tienes que entregar en Cultura libros impresos e ir hasta allí, lo que pone otra traba más.

      La tributación laboral para los escritores, si no entendí mal a Lorenzo Silva, no se puede hacer bajo este epígrafe porque, tal como no existimos como enseñanza regulada, tampoco existe una casilla en Hacienda. Entraríamos donde los escultores.

      Un sinsentido detrás de otro.

      Eliminar

¿Me dejas tu reflejo?